Sus pasiones: su hija, la NBA, el turf y los videojuegos

Griezmann sigue siendo el tipo bromista que salió de Zubieta, como deja ver en las redes sociales. Convertido en una estrella mundial, lo mismo intercambia mensajes con jugadores de la NBA que invita a su casa al madridista Luka Doncic y Oblak para jugar una pachanga en la media pista de baloncesto que tiene en su casa en la urbanización La Finca, situada en Pozuelo de Alarcón. Padre de una niña (Mía) que acaba de cumplir dos dos años, a Griezmann le ha dado ahora por el turf. Es propietario al 50% de un purasangre 'Tornibush', que ya gana carreras en Francia. Y le siguen perdiendo los videojuegos. El pasado domingo celebraba un gol con dos dedos en forma de L en su frente imitando un baile del juego del momento, el Fortnite Batte Royale.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos