Real Sociedad

Olabe en la Real Sociedad: tres etapas, cuatro funciones

Portero. Olabe ordena su defensa durante un partido con la Real. En la imagen, con Mutiu, Guerrero y López Rekarte. / DV
Portero. Olabe ordena su defensa durante un partido con la Real. En la imagen, con Mutiu, Guerrero y López Rekarte. / DV

Olabe, el nuevo director de fútbol de la Real Sociedad, tiene previsto llegar el lunes a Gipuzkoa para ser presentado el martes. Durante tres años como director deportivo lideró la modernización de Zubieta y asumió altas responsabilidades en el fútbol profesional

AXEL GUERRA SAN SEBASTIÁN.

Roberto Olabe (Vitoria, 1967) tiene previsto llegar el lunes a Gipuzkoa para ser presentando el martes como nuevo director de fútbol de la Real Sociedad e iniciar así su tercera etapa en el club. Aunque fue el miércoles cuando el club anunció el acuerdo con el Independiente del Valle para que liberase el contrato que le unía con el alavés por tres temporadas, habrá que esperar hasta la semana que viene para que se produzca su presentación oficial. El motivo es que Olabe se desplazó a Ecuador con su mujer y su hijo menor cuando comenzó a trabajar para el club de Sangolquí y estos días organiza el regreso de toda la familia a Donostia. Así, no estará presente el domingo en Ipurua en el Eibar - Real Sociedad.

Olabe se inició como portero en Segunda B, donde militó en Ibiza, Mirandés, Alavés y Salamanca. Su carrera despegó en el club charro, donde jugó 125 partidos y logró ascender de la categoría de bronce a Primera en tres campañas consecutivas. Llamó la atención de la secretaría técnica de la Real y fichó en el verano de 1995. En Donostia pasó cuatro temporadas a la sombra de Alberto. Mermado por las lesiones, se retiró en 1999, con apenas 31 años.

Aprovechó su época de jugador para sacarse los dos primeros niveles de entrenador entre 1998 y 1999 junto a algunos compañeros como Loren, Gracia, Idiakez, Antía o Mutiu. El título nacional lo obtuvo en 2003.

Tras colgar los guantes, la Real Sociedad le dio a Olabe su primera oportunidad en un banquillo al ofrecerle la dirección del primer equipo juvenil. La empresa no era sencilla para un técnico valiente pero falto de experiencia porque relevaba a Carmelo Amas, que hizo a la Real campeona de España dos veces consecutivas. Nada más debutar, Olabe ganó la Supercopa contra un Betis que contaba en sus filas con jugadores que luego llegaron a Primera como Joaquín, Arzu o Dani.

En su etapa en el juvenil, el gasteiztarra ya apostó por unos métodos revolucionarios en la metodología y una propuesta atractiva de juego, además de liderar una generación de jugadores como Prieto, Riesgo, Larrea, Mikel González, Garrido, Markel, Oskitz o Néstor Susaeta, entre otros.

La oportunidad de dirigir al primer equipo le llegó en marzo de 2001, tras la destitución de Toshack. A falta de nueve partidos para concluir la Liga, la Real era penúltima a dos puntos de la salvación y era necesaria una reacción. Lo hizo tras ganar cinco partidos y empatar dos. En el recuerdo queda el memorable triunfo contra el Real Madrid (3-0).

Tras concluir el campeonato, Olabe se hizo cargo de la dirección deportiva de la Real Sociedad hasta 2005. En esta etapa coincidió con Raynald Denoueix y fichó con la carta de libertad a jugadores como Karpin (Celta) y Schürrer (Las Palma), fundamentales en el subcampeonato liguero de 2003 y para alcanzar los octavos de final de la Champions la temporada siguiente.

Relevo generacional

Aunque algunos de sus fichajes resultaron discutidos -Lee Chun So, Rossato o Potillon, por ejemplo- condujo la transición de un equipo que vivía por encima de sus posibilidades y perdía 12 millones de euros anuales. Contrató a un especialista en el trabajo con los jóvenes como Amorrortu y dio la alternativa al grueso del Sanse que disputó el playoff de ascenso a Segunda (Riesgo, Garrido, Carlos Martínez, Uranga, Agirretxe...).

Al mismo tiempo, lideró la modernización de las estructuras de Zubieta, donde se produjo un relevo de los técnicos como Amas, Kortabarria o Artajo, entre otros, que durante largo tiempo habían sostenido la cantera. Además, extendió las zonas de captación a La Rioja, Iparralde y sur de Navarra, recuperó a Agirretxe del Athletic y avaló el fichaje de Griezmann con 13 años para traerlo desde Maçon a Zubieta.

En 2005 Olabe salió de la Real Sociedad tras la llegada de Fuentes a la presidencia. A partir de entonces trabajó en los banquillos del Real Unión y Eibar y en los despachos de Almería y Valladolid. En 2012 ingresó en la Academia Aspire de Qatar donde permaneció hasta 2016, cuando Aperribay le llamó para dirigir el fútbol del club txuri-urdin. Tras dejarlo en marzo 2017, en febrero de 2018 fichó como jefe de estrategia del Independiente del Valle ecuatoriano, su último club antes de regresar a casa para emprender su tercera etapa en la Real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos