Ocasión para reivindicarse

Imagen tomada en el partido de ida./EFE
Imagen tomada en el partido de ida. / EFE
Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

El del Camp Nou no es un partido más. A menudo incurrimos en el error de reducir el fútbol a la trascendencia clasificatoria y este juego es mucho más que una posición en la tabla. Por eso esta noche la Real se juega tantas cosas en su despedida liguera.

Para empezar su honor y dignidad. Ha sufrido tantos reveses en campo azulgrana que no estaría mal darse una alegría el día que cuelga las botas Xabi Prieto. El capitán no sabe lo que es puntuar en el Camp Nou y sería bonito que pudiera hacerlo en su adiós.

Para Imanol también será un encuentro especial. Lo ha bordado en estos ocho partidos anteriores, en los que solo el Levante y el Betis han sumado más puntos, y querrá rematar la faena con una buena actuación en uno de esos campos en los que medio mundo tiene puestos los ojos. Un escenario así estimula a cualquiera porque es un lugar inmejorable para reivindicarse. Además, que ambos equipos no se jueguen nada en la clasificación no le resta atractivo. Porque los buenos partidos en los grandes campos nunca se olvidan.

Todos recordamos cómo se dieron las dos últimas victorias en el Camp Nou, con una Real que al final del campeonato tampoco peleaba por grandes objetivos. En la 91/92, con Expósito y Amas en el banquillo, Aldridge y Atkinson desarbolaron (1-3) al contragolpe al Dream Team de Cruyff después de hacerle pasillo porque venía de conquistar la primera de las cuatro ligas consecutivas con el holandés. No estaría mal repetir aquel gesto si vaticina un desenlace semejante. En la 85/86, con Toshack de entrenador, fue Zamora el héroe de aquella tarde en el que el triunfo (2-3) también viajó hacia Gipuzkoa con postrero tanto de Uralde. Y ojo, porque aquel Barça de Venables fue subcampeón de Europa tras perder un mes más tarde la final del Pizjuán ante el Steaua.

Siempre es un buen momento para dar una alegría a los aficionados, sobre todo este curso en el que no han andado sobrados de ellas. Además, como dijo Olabe a su llegada, lo que pase en este final de Liga influirá en la forma de arrancar la próxima y puntuar hoy ante el Barcelona sería la mejor señal del renacer de este equipo. Hoy tiene una buena ocasión de demostrarlo.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos