Diario Vasco

Juzgan al exjugador de la Real Sociedad 'Kiko' Zuñiga por quemar su casa para cobrar el seguro

'Kiko' Zuñiga, durante su etapa como entrenador en la escuela de fútbol del Real Madrid y Evergrande en China.
'Kiko' Zuñiga, durante su etapa como entrenador en la escuela de fútbol del Real Madrid y Evergrande en China.
  • El exfutbolista se enfrenta a 15 años de prisión acusado de incendiar con gasolina su vivienda mientras atravesaba una situación económica precaria

El exjugador de la Real Sociedad 'Kiko' Zuñiga se enfrenta a un juicio por, según le acusa la Fiscalía, quemar en 2011 una casa de su propiedad en la localidad navarra de Castejón para cobrar el seguro ante la precaria situación que vivía en ese momento.

El canterano donostiarra, que militó en la Real Sociedad entre 1984 y 1989, y después en el Oviedo y el Castellón, está imputado por los delitos de incendio con peligro para la vida, intento de estafa y denuncia falsa, por los que se piden para él 15 años y 3 meses de cárcel, así como 2.400 euros de multa. Además del Ministerio Público, están personados en el juicio, iniciado este miércoles en la Sección Primera de la Audiencia de Navarra, la compañía aseguradora y los vecinos afectados por la explosión y el incendio de la vivienda.

Según el relato de la acusación, Kiko Zuñiga atravesaba en aquella época una situación económica muy precaria. De hecho, en 2010 había aparecido en un reportaje de televisión contando su caso. Relataba que estaba divorciado, vivía en un piso compartido y tenía como únicos ingresos 200 euros mensuales por entrenar a un equipo de cadetes del Atlético de Madrid y una pensión de invalidez por una lesión. Cantidades que no le permitían pagar la manutención de sus hijos.

En estas circunstancias, la Fiscalía acusa al exjugador de la Real Sociedad de prender fuego a la casa de Castejón cinco días antes de que expirara un seguro que había suscrito por valor de 100.000 euros. Se trataba de una vivienda humilde que había comprado a sus padres tiempo atrás y que se encontraba en una zona en ese momento degradada, con varias casas abandonadas y algunas semiderruidas. Precisamente en la primera sesión del juicio han quedado patentes las sospechas de la aseguradora por las supuestas «mentiras» en que incurrió Zuñiga a la hora de contratar una póliza para cubrir un inmueble con un valor muy inferior al asegurado. Unas «falsedades» que hicieron que la compañía hubiera rechazado ya para entonces varios partes por robo presentados por el propio 'Kiko' Zuñiga.

Según el relato de la acusación, el 5 de noviembre de 2011, hacia las diez de la noche, Zuñiga prendió fuego a la casa, ubicada en la calle Ruiz de Alda de Castejón. Una vez comenzó a arder, los vecinos del portal colindante tuvieron que huir con sus hijos, algunos bebés, por las ventanas o entre las llamas tras una gran explosión que reventó la pared que separaba las casas. «Lo perdimos todo», han señalado varios de ellos.

Un total de 9 personas fueron evacuadas, varias de ellas niños y bebés.

La versión del acusado

'Kiko' Zuñiga, en cambio, acusa a dos gitanos de quemar la casa. Se trataría de dos personas a las que habría tenido alquiladas en su propiedad y que ya le habrían amenazado por haberles denunciado previamente por robo. Según su versión, el día de los hechos se dirigió en una scooter desde la localidad madrileña de Brunete donde residía a la casa de Castejón «para llevar unas fotos». En el portal se habría encontrado con los dos gitanos armados, que le llevaron para dentro. «Me dijeron que ya me habían avisado, que iban a quemar la casa conmigo dentro y uno le dijo al otro que fuera a por gasolina. Volvió con varias botellas de plástico con líquido, empezaron a esparcir ropa por la casa y salimos».

Según el exjugador de la Real Sociedad, al final le dejaron salir cuando iban a tirar la cerilla que provocó la explosión «porque era buen payo». «Ellos salieron huyendo y yo cogí la moto y me volví a Brunete, aunque tenía la cara y las manos quemadas», añadió. Cuestionado sobre por qué no avisó a los bomberos o la policía y por qué no denunció los hechos, se excusó en que en ninguna de las denuncias anteriores sobre robos le habían hecho caso. Finalmente denunció los hechos 24 días más tarde en la Guardia Civil de Brunete.

El exrealista alegó que en el momento en que se produjo la quema de la casa, había mejorado su situación económica porque había pasado a entrenar a cuatro equipos. «Ganaba 3.000 euros», aseguró. Respecto a las supuestas mentiras para asegurar la vivienda por encima de su valor, se justificó en que se dejó guiar por la recomendación del corredor de seguros. «Yo no puse la cantidad; me la aconsejó él», apuntó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate