Diario Vasco

real sociedad

Real Sociedad: «Pensar que los horarios son la culpa de todo sería echar balones fuera»

gráfico

Un aficionado, en las taquillas de Anoeta este año. / LOBO ALTUNA

  • Cuatro socios de la Real Sociedad reflexionan sobre la escasa afluencia a Anoeta los últimos años y esperan que tras eliminar las pistas se note un repunte de asistencia

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

David Moyes no triunfó en la Real. Su mensaje no caló ni en el vestuario ni en la afición. Tampoco él terminó haciéndose a la vida en Gipuzkoa, ni a la propia Liga. Uno recurre al tópico y piensa en un escocés a las doce de la noche, y se lo imagina durmiendo o con una cerveza en la mano. Y claro, pasada la medianoche del sábado 25 de abril de 2015, el entonces técnico txuriurdin no se ubicaba dando una rueda de prensa en Anoeta tras haber empatado con el Villarreal. No eran horas.

Dos días más tarde, el siguiente lunes, compareció otra vez ante los medios de comunicación, en la víspera de jugar en San Mamés, un martes de nuevo a las 22.00 horas. Y entonces Moyes soltó una de las pocas frases que dejó en Donostia: «¿Cómo vas a conseguir que vayan niños (al campo)? Antes de la hora de empezar el partido ya están dormidos y eso la Liga debería pensarlo bien».

Jokin Urdangarin, añorgatarra de 60 años, 48 de ellos como socio -y accionista-, opina que «desde luego, no es la mejor hora para un partido entre semana. Yo vivo en Añorga y en el Topo me planto en diez minutos. Solo me he perdido dos partidos por estar de viaje, pero pienso más en el socio de fuera de Donostia. Si tras el partido tiene media o una hora de autobús y al día siguiente trabaja a las seis o las siete, entiendo que lo vea en la tele».

Josean Pérez es accionista y socio desde hace 43 años. El lezoarra residente en Errenteria admite que «este año he fallado algún partido por comodidad, porque estoy jubilado y podría ir a cualquier hora». Suele ir al campo con su hijo, también socio. «Entre semana, si llega de trabajar a las siete y media, cansado, es difícil animarnos a ir a Anoeta y optamos por la tele en familia». Es una opción lógica, «y eso que este año daba gusto ir a Anoeta. Desde el año de la Champions, la Real no había jugado tanto».

«Ha sido una gozada ir a Anoeta por el juego de la Real, porque otros años se necesitaba mucho ánimo», resuelve Maddalen Marzol. La andoaindarra de 32 años, justo la mitad como socia, asegura que «este año he ido al partido siempre que me lo ha permitido el trabajo en la tienda», una perfumería en la plaza de Zaragoza. «Los horarios, que sea entre semana o no, que llueva, son factores que influyen, y más cuando hoy puedes ver un partido en tu ordenador». Suele ir con una amiga, pero «ha tenido familia y ha venido menos. Si alguna de las dos no puede, nos dejamos el pase para 'engañar' a otra persona», ríe.

También coincide en la problemática de los horarios Oier Marigil, socio, accionista y presidente de la plataforma Realsocialismo!, que aglutina a aficionados y accionistas de la Real. El donostiarra de 32 años apunta que «es evidente que entre 3.000 y 4.000 abonados no están yendo al campo. Y el club debe pensar en algo. Soy joven para haber vivido el gran ambiente de Atocha. Recuerdo algo de la última temporada, pero yo he conocido Anoeta. De hecho, le hicieron socio con nueve años, cuando se estrenó el estadio, donde «los días de partido dejan mucho que desear. No es atractivo ir al campo. Habría que potenciar el antes y después del partido para que ir al campo sea atractivo».

Los cuatro coinciden en hasta qué punto se puede reivindicar cierta racionalización en la designación de los horarios con el dineral que los clubes reciben de las televisiones. «Se podría entender que cuatro partidos se jueguen en horario de máxima audiencia, y que los restantes sean en horas más normales para ir al fútbol», propone Josean Pérez.

En cualquier caso, «la solución para llenar Anoeta es difícil», añade. Piensa que «cuando se reforme el campo, irá más gente. Pero hará falta también que el equipo siga transmitiendo como este año. Quiero ser optimista».

Maddalen Marzol opina similar, pero se centra también en los 21.000 aficionados que acuden de media. «Hay veces que me pongo enferma con la gente alrededor de mi asiento. Parece que van a desfogarse y a criticar. Esta temporada han estado más relajados, pero espero que cuando quiten las pistas y el jugador esté más cerca, tengan más empatía con él, porque no debe de ser agradable jugar escuchando críticas. En redes sociales se dicen barbaridades».

Respuestas inesperadas

Marigil estima que «pensar que los horarios son la culpa de todo sería echar balones fuera. La marcha del equipo también influye. Cuando nos hemos jugado algo, aunque fuera no descender, la afición ha respondido». Sin embargo, en las últimas cinco jornadas y con Europa en juego, solo ante el Málaga se superaron los 20.000. «Ante el Villarreal, un domingo a las 12, la entrada fue muy floja», recuerda Josean Pérez.

«A veces -apunta Marigil- se dan situaciones inesperadas, pero el club incentivó acudir al partido del Málaga y la gente respondió. Por eso, convendría trabajar el antes y después de los partidos. Si le damos a la cabeza saldrían ideas».

Las acciones del club para motivar al aficionado conllevan también un riesgo. La víspera del día San Sebastián se repartieron entradas para el duelo de Copa con el Barcelona. «Eso penaliza al socio», considera Urdangarin, uno de los muchos que aquella noche no fue al campo al sucumbir a la cena y el tambor. «Te encuentras con que hoy puedes regalar una entrada y mañana no puedes entrar al campo», lo que da pie al debate sobre los días de ayuda al club. «Me río de ellos. Si luego regalas entradas, no puedes cobrarnos a los socios en otros partidos», opinión que comparten Josean Pérez y Maddalen Marloz.

Marigil no es tan rotundo. «La Real debería analizar qué quiere priorizar. Si desea obtener recursos económicos en cada acción, lo que supondría sacar la máxima rentabilidad a cada partido, o si opta por facilitar a la afición el ir al campo. El consejo de administración, la afición, las peñas, la prensa... todos, tendríamos mucho que reflexionar».

En este sentido, Josean Pérez pone el ejemplo de la Bundesliga, la competición europea que más espectadores lleva a sus campos, 41.500 de media, por 35.800 la Premier, 27.700 LaLiga y 22.200 la Serie A italiana. Incluso la segunda división alemana (21.700) supera a la Ligue 1 francesa (21.200). «En Alemania las entradas son mucho más baratas que aquí, y los campos se llenan», afirma. «Se empieza a pensar que hemos superado la crisis, y hay mucha gente que lo sigue pasando mal», advierte Oier Marigil. «Hay que cuidar los detalles».

«Sobre todo con el socio», observa Jokin Urdangarin. El añorgatarra lamenta, por ejemplo, que «solemos ir cinco personas juntas al campo. Antes nos sentábamos juntos, pero cuando hicieron los accesos para discapacitados, nos separaron. Han pasado ya años, y yo me siento con mi hijo, y mi cuñado y los otros dos, en otra zona. Espero que en el nuevo Anoeta nos puedan juntar. Y eso que vemos muy bien para lo que pagamos». Añade que «mi hijo tiene 25 años y aunque paga como sénior, sigue entrando con la tarjeta júnior. Yo llevaré diez años con la misma y casi no se ven las letras».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate