Diario Vasco

real sociedad

Una década que ha curado la herida del descenso

Diez años después. Nieves Usandizaga, Daniel Quintana y Luis Calvo señalan el lugar que ocupaban en la foto que ilustró la portada de DV del 18 de junio de 2007 tras el descenso realista en Valencia.
Diez años después. Nieves Usandizaga, Daniel Quintana y Luis Calvo señalan el lugar que ocupaban en la foto que ilustró la portada de DV del 18 de junio de 2007 tras el descenso realista en Valencia. / MIKEL FRAILE
  • La Real no pudo evitar romper una trayectoria de cuarenta temporadas en Primera División

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

El próximo sábado 17 se cumple el décimo aniversario del descenso de la Real a Segunda tras cuarenta temporadas consecutivas en Primera División. «Con el paso del tiempo aquella herida se ha curado, pero la cicatriz que quedó hace que no olvidemos lo que ocurrió. Debe servir para estar alerta y no repetir los errores que nos llevaron a aquella situación». Quienes hablan así son Nieves Usandizaga, Daniel Quintana y Luis Calvo, tres de los seiscientos aficionados blanquiazules que presenciaron en Mestalla la caída de la Real al infierno futbolístico de la categoría de plata. En los diez años que han transcurrido desde aquella fatídica tarde en Valencia que certificó el fracaso realista, el club de Anoeta ha pasado de estar al borde de la desaparición a lograr clasificarse para jugar en Europa tres veces en las últimas cinco campañas.

Nieves es una donostiarra que pertenece a la Peña Mikel Alonso. Daniel, también de Donostia, es presidente de la Peña Luis García y Luis fue uno de los fundadores de la Peña Aurrera Mutilak de Astigarraga. Los tres viajaron a Valencia en busca del milagro y al día siguiente del descenso protagonizaron la imagen que DV eligió para ilustrar la desolación realista tras la debacle.

«Convencidos» de salvarse

El conjunto guipuzcoano llegó a la última jornada con la obligación de ganar y esperar resultados en otros campos. «Viajamos a Valencia convencidos de que íbamos a salvarnos. Es verdad que para lograrlo tenían que darse muchas carambolas, pero cosas más raras se han visto en el fútbol», cuenta Quintana.

Cada uno eligió un plan diferente para trasladarse hasta Valencia. Nieves lo hizo en coche junto a su marido y unos amigos. Daniel fue en autocar con los socios de su peña. Partieron el sábado y volvieron el lunes. Luis y cuatro amigos prefirieron una opción más cómoda. Viajaron en avión y estuvieron cinco días por tierras levantinas.

El primer recuerdo que tiene Calvo de aquella jornada dominical es que la temperatura era asfixiante en la ciudad del Turia. «Imagínate el calor que podía hacer un 17 de junio en Valencia. La Real pocas veces ha funcionado bien con unas condiciones semejantes, así que fue una dificultad añadida».

Hasta la hora del partido los seguidores realistas se encargaron de llenar de color azul y blanco las zonas cercanas al estadio y de reponer fuerzas para el choque. Los integrantes de las peñas Aurrera Mutilak y Mikel Alonso «y todos los realistas que se quisieron acercar» disfrutaron de una paellada organizada por la Peña Sueca de Valencia. «Fue una manera de aligerar tensión, de compartirla entre todos para que fuera más llevadera y de hacer tiempo hasta que llegara el partido», explica el astigartarra.

Los primeros momentos emocionantes del día se vivieron cuando el autobús realista llegó al estadio. «Estábamos un centenar de aficionados txuri urdin. Había un grupo que llevaba una pancarta que ponía 'En Primera o Preferente con la Real hasta la muerte'. Entramos al campo y nos colocaron arriba del todo, en una zona alejada del terreno de juego», rememoran.

La clave para confiar en el milagro pasaba por marcar primero y meter presión al resto de rivales. Un gol de Garitano en el minuto 2 les hizo creer que todo era posible. «Si el Racing de Santander marcaba ante el Betis en El Sardinero nos dejaba en Primera, pero la alegría nos duró poco», dice Daniel Quintana.

Un tanto de Villa en el minuto 5 y otro de Víctor López en propia puerta pusieron las cosas cuesta arriba. Díaz de Cerio empató antes del descanso, pero la Real seguía lejos de la salvación. «Aquella temporada fui a diez salidas y solo vi ganar a la Real en una, en Tarragona. Pronto nos dimos cuenta de que el milagro no se iba a producir. Fue una agonía lenta», recuerda Calvo.

En la segunda parte las noticias que llegaban de otros campos no eran favorables. El Athletic ganaba en San Mamés y el Betis en Santander. «Estábamos sentenciados». En el minuto 94 Teixeira Vitienes pitó el final del partido. La Real ya no era equipo de Primera División. Fue el punto y final a una preciosa historia que duró cuarenta años.

«Un palo muy duro»

Luis se quedó en «shock» y Nieves «estaba ida. Como sería la cosa que la Policía, que nunca permite a la afición visitante moverse hasta desalojar el estadio, me dejó bajar sola hasta la zona de vestuarios por la que luego debían salir los jugadores. Solo pensaba que había visto a la Real ganar una Liga en Gijón y que ahora me tocaba verle descender. Fue un palo muy duro».

Daniel se quedó en la grada. «No dejamos de animar. Los jugadores tuvieron que volver a saltar al terreno de juego a saludar. Había gente que no se quería ir del campo. Era como si quedándose allí dentro se aferrasen a Primera».

Una hora después de finalizar el choque, los futbolistas abandonaron Mestalla. Allí les esperaban muchos aficionados realistas. El dolor era compartido. No hubo reproches por el descenso, solo palabras de ánimo y consuelo. «Al que peor vi con diferencia era a Gerardo. En nuestro hotel se alojaba su hermano Moisés, que horas después seguía sin poder consolarle. Los chavales de la cantera también estaban rotos. Lo que no me gustó fue ver a los extranjeros montarse en los taxis e irse corriendo para iniciar las vacaciones», cuenta Usandizaga.

El afecto y el trato que les dispensó la afición valenciana se les quedó grabado. «Aquella noche salimos a tomar algo. La gente de las terrazas nos animaba y aplaudía. Recordaba que unos años antes ellos también habían bajado a Segunda y sabían por lo que estábamos pasando. La agrupación de veteranos del Valencia nos invitó a beber unas cervezas. Allí nació la idea de crear una peña de la Real», explica Calvo.

«No es fácil tratar con el dolor de una afición que acaba de vivir un descenso. A nosotros nos pasó cuando ganamos en La Coruña y nos metimos en Champions, pero el Deportivo bajó a Segunda. Encima, el que se salvó fue el Celta, con el que tienen una rivalidad muy fuerte. Esa noche no salimos a festejar el logro de la Real y nos quedamos en el hotel», añade Quintana.

Para el presidente de la Peña Luis García el descenso «era algo que en las últimas temporadas se veía venir. Antes o después hubiera ocurrido». La representante de la Peña Mikel Alonso cree que supuso «el inicio de unos años complicados que al final nos llevaron a tener que volver a los orígenes, mirar la cantera... No hay mal que por bien no venga». El fundador de Aurrera Mutilak considera que la Real estuvo en una situación «muy difícil. Se miró a la cantera porque había muchas deudas y poco dinero. Hubo que esperar a una nueva generación de Zubieta para hacer la base de un equipo competitivo».

«La Real ahora es atractiva»

El astigartarra agradece a Aperribay «haber dado la vuelta al 180% a la situación del club. Cuando descendimos no podíamos ni imaginarnos que íbamos a jugar tres veces en Europa en tan poco tiempo y que el club iba a tener la fortaleza financiera que tiene ahora. Sólo pensábamos en subir a Primera, en volver con los mejores». A Nieves la nueva hornada de canteranos le llena de ilusión. «Es que no son unos futbolistas cualquiera. Los cinco que van a subir ya están dando un nivel muy bueno. La clave está en acertar en los fichajes. Antes traíamos a 'Necatis' y ahora vienen jugadores de la talla de Juanmi y Willian José». Daniel añade un punto de valor. «Todos los chavales quieren seguir aquí. Están bien amarrados. La Real se ha transformado en un club atractivo para crecer deportivamente y conseguir logros».

Llega la hora de despedirse. Lo hacen con una mirada al futuro. Si volvieran a protagonizar una portada del periódico, ¿cuál les gustaría que fuera? «La celebración de un título de la Real», responden sin dudar. «Tal y como está montado el negocio es complicado, pero mira al Alavés, que ha llegado a la final de la Copa, y al Celta, que se quedó a la puerta de la de la Europa League. Ese es el punto de ilusión que ahora le hace falta generar al club entre la afición. Es el próximo reto que tiene que conseguir».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate