Diario Vasco

real sociedad

«Yo siempre llevaré las botas puestas»

Aintzane Encinas-
Aintzane Encinas- / PEDRO MARTÍNEZ
  • La capitana Aintzane Encinas disputa este domingo su penúltimo partido con la Real y pondrá fin a su carrera tras 388 partidos como txuri-urdin

Aintzane Encinas (Donostia, 1988) disputa este domingo su penúltimo partido con la Real en las semifinales de la Euskal Kopa ante el Aurrera de Vitoria (12.00 horas). El último choque será un amistoso el fin de semana que viene contra el Beasain. Será entonces la última vez que vista de txuri urdin después de haberlo hecho en 388 ocasiones durante trece temporadas. Toda una vida dedicada al equipo de sus amores, desde su fundación, que daría para escribir un libro.

– ¿Se atrevería a relatar su trayectoria sobre el papel?

– No creo que sea necesario escribir un libro para contar mi trayectoria. Soy una jugadora que ha pasado por la Real. He podido contar momentos que he vivido aquí y que hablan mucho de mí, pero no de mi trayectoria.

– Si lo hiciese, ¿cómo empezaría?

– Supongo que empezaría igual que mi carta de despedida, ‘Tú nunca sonríes...’. Así empezó mi trayectoria en la Real y así supongo que comenzaría mi libro.

– ¿Ha sido complicado adentrarse en el capítulo final?

– No es fácil. Aunque lo hayas pensado y lo tengas en la cabeza, no es sencillo asimilarlo con el momento en que sabes que lo dejas.

– ¿Cuándo tomó esa decisión?

– No lo pensé al comienzo de la temporada. Llevaba muchos años dándole vueltas a la cabeza. No sabía cómo sería el momento. He llorado muchísimo recordando situaciones, sintiendo que ya no iba a ser lo mismo. Ya no voy a poder compartir las horas de vestuario, no voy a poder saltar al campo como jugadora.

– ¿Cuelga las botas definitivamente o se ve con fuerzas para seguir en otro equipo?

– La expresión ‘colgar las botas’ no está hecha para mí. Yo siempre las llevaré puestas. Físicamente no tengo problemas, podría probar en otro equipo, pero no me veo acabando en otro lugar que no sea en la Real. Era el momento y así lo he sentido. Llevo mucho tiempo aquí y eso desgasta muchísimo.

– ¿Esperaba estar tantos años?

– No. Primero no soñaba siquiera que fuera a existir el equipo. Luego, cuando se crea, te llaman y eres una de las elegidas, no esperaba que contasen conmigo durante tanto tiempo. Para mí ha sido un camino muy bonito.

– Ha visto mejor que nadie la evolución del equipo. ¿En qué ha mejorado desde que se fundó allá por 2004?

– Principalmente en el valor y apoyo que le da el club y las instituciones. Al principio éramos desconocidas incluso dentro de la propia casa, una sección más, y ahora estamos completamente integradas en toda la estructura del club.

– ¿Qué pasos se deben de dar a partir de ahora?

– Quedan muchas cosas que hacer y techos que romper. Se están dando pasos grandes y muy importantes, se está valorando el trabajo que se hace y así tiene que seguir. Todavía hay que llamar más la atención de las instituciones. Las niñas tienen que ver en las jugadoras de la Real un referente. Hay trabajo que hacer dentro y fuera.

– Usted ha conseguido ser un referente para muchas niñas que empiezan a jugar al fútbol.

– Sé que muchas se fijan y quieren ser como algunas jugadoras. Ahora tienen esa opción. Antes no existía un ejemplo tan cercano. Recibir sus mensajes, su cariño, ir a cualquier lugar y sentirme reconocida es algo increíble. No podría pagar de ninguna manera todo el este cariño que he recibido.

– ¿Qué va a hacer una vez termine su último partido?

– Siempre estaré vinculada al fútbol. Me apasiona, me encanta ver partidos, entrenar y dar clases. A partir de ese día empezaré a creerme que ya no soy jugadora. Ahora mismo en mi cabeza está seguir dando clases en el curso de entrenadores, en la asignatura de dirección deportiva, que es la mía.

– ¿Le veremos a corto plazo en el banquillo de la Real?

– Es algo que me gustaría, pero me gustaría sentirme preparada para ello. Quiero hacerlo bien, rodearme de gente con conocimiento, que sea mejor que yo.

– ¿A qué cree que debe aspirar en los próximos años la Real?

– La aspiración es estar entre los primeros, porque hay mucha calidad en ese vestuario. Tienen que demostrar el talento que hay en Gipuzkoa. Las jugadoras tienen que dar pasos adelante y ser verdaderas referentes para coger las riendas y decir que estamos entre los mejores equipos.

– Ha sido una temporada con despedidas importantes, la suya, la de San Miguel, Maialen Zelaia.

– Son momentos que llegan. Cada uno tiene sus motivos y sigue su camino. Solo espero que no afecte en nada al rendimiento del equipo en el futuro.

– ¿Quién va a recoger su testigo en el vestuario como voz autorizada?

– Hay jugadoras muy capacitadas para hacerlo muy bien. Es cierto que es un equipo muy joven, pero siempre lo hemos sido. Yo tengo 29 años y no voy a continuar. Siempre se ha apostado mucho por la juventud. Tenemos jóvenes muy capacitadas para convertirse en grandísimas jugadoras.

– Quizás falte experiencia.

– Los equipos tienen que hacerse y es cierto que hay jugadoras muy jóvenes, pero con la calidad que tienen suplen cualquier cosa. En ese sentido no hay problema. Sí que es verdad que a veces hay partidos que hay que vivirlos para poder competir de tú a tú con las rivales. Muchas veces la falta de experiencia nos ha impedido sacar partidos adelante.

– ¿Le gustaría recibir la insignia de oro y brillantes antes de un partido en Anoeta?

– Es una situación con la que el club nunca se ha encontrado. Jamás una futbolista había jugado tantos partidos durante tanto tiempo en la Real. No sé cómo será el homenaje que reciba, no tengo ni idea. Para mí, el mejor homenaje me lo hicieron mis compañeras en el último partido en Zubieta ante el Valencia. El hecho de que vaya tener un homenaje es de agradecer. Somos futbolistas, llevamos mucho tiempo en la Real. No somos una sección más del club y entiendo que la gente se preocupe por que haya igualdad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate