Diario Vasco

real sociedad

Fideuá con almejas para los días de más trabajo en la Real Sociedad

El doctor González de Suso, en Ipurua durante su charla sobre la nutrición en la Real.
El doctor González de Suso, en Ipurua durante su charla sobre la nutrición en la Real. / MORQUECHO
  • El jefe de los servicios médicos de la Real, González de Suso, muestra en un estudio los hábitos alimenticios de la plantilla

A lo largo de una temporada las variables y factores que alteran un resultado o un estado de forma son innumerables. Hay tantos parámetros alrededor del juego, tanto individual como colectivo, que sería casi imposible separar unos de otros. Uno de los secretos mejor guardados de la Real Sociedad está en un lugar que en un territorio como Gipuzkoa es sagrado: la cocina.

Dentro del marco de charlas organizadas por los Cursos de Verano de la UPV en Eibar y con el título de 'Control y formación nutricional en la Real Sociedad', el jefe de los servicios médicos del conjunto txuri urdin, José Manuel González de Suso, expuso un estudio científico de varias temporadas donde explicó la evolución en la nutrición del primer equipo guipuzcoano, cómo ha influido y cuáles son las pautas que se siguen para intentar lograr el máximo rendimiento en el jugador a través de la comida.

Lo primero que quiso recalcar el galeno blanquiazul fue que «lo más importante es ir con el cocinero a la tienda de ultramarinos a comprar el producto. Para mí eso es el 90% de la comida», expuso el doctor González de Suso.

El jefe de los servicios médicos desveló que su idea principal cuando arribó a la entidad de Anoeta fue «huir de un tipo de alimentación para un rendimiento inmediato». Para el doctor nacido en Las Palmas de Gran Canaria, «la base de la alimentación es que tiene que ser saludable». Alabó al figura de Jony Porto, el cocinero que trabaja en Zubieta confeccionando los distintos menús para los jugadores. «Tiene especial relevancia el trabajo que hace Jony porque hay que darse cuenta de que hay unas trescientas sesiones de entrenamiento al año y tiene que pensar cosas distintas para que sea atractivo para el futbolista».

Menú variado y atractivo

«Cuando llegué en 2008 había en la cocina tortilla, chorizo y paté», reconoció el doctor González de Suso. Ese concepto ha cambiado diametralmente ya que toda la ingesta que hace un jugador a lo largo de la temporada se forma a través de un estudio donde se investiga cómo influye el alimento en cada jugador y qué es lo mejor para el antes y el después de las distintas tareas de entrenamiento».

No es lo mismo una comida después de una sesión táctica con poco gasto energético que en un entrenamiento de pretemporada. Además, el jefe de los servicios médicos de la Real Sociedad subraya que «no hay ningún entrenamiento que se parezca a la competición. Ni de lejos». El galeno blanquiazul expuso que comidas como el fideuá con almejas, el arroz negro o una paella de pasta son los platos estrella después de un día de paliza física.

El estudio que presentó el doctor González de Suso, en colaboración con los médicos del cuadro donostiarra y de Gabriela Retana, nutricionista del club, desvela comportamientos de los jugadores tan concienzudos como tener en cuanta los sprints que realiza en un partido o un entrenamiento

El menú que tienen los jugadores para elegir es variado. Partiendo de la pasta y el arroz, verduras al vapor o guisantes con jamón de primero, carne o pescado a elegir de segundo y postres lácteos ya que los jugadores tienen la obligación de comer fruta antes y después de cada entrenamiento, con lo que no haría falta más fruta.

Una dieta equilibrada, saludable y que varía según el estado de forma de cada jugador y su desgaste físico. El médico blanquiazul evitó poner nombres a todos los ejemplos prácticos que empleó en su charla aunque al final puso como ejemplo a Itziar Gastearena en el equipo femenino y a Xabi Prieto a la hora de tener una dieta ejemplar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate