Diario Vasco

real sociedad

Esteban Granero: «No me gustaría pasar otro año jugando tan poco pero ahora solo pienso en ir a Europa»

video

Esteban Granero, en las instalaciones de Zubieta / J. M. López

  • Jugador de la Real Sociedad, Afirma que en verano será el momento de valorar y analizar las cosas. Hasta entonces quiere ayudar al equipo a conseguir el objetivo marcado

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Esteban Granero (Pozuelo, 1987) no vive su mejor momento en la Real Sociedad. Apenas ha jugado siete partidos titular esta temporada pero, más allá de la tristeza que denota su situación personal, se confiesa ilusionado con la opción de ir a Europa. No tiene una mala palabra para nadie, alaba el apoyo de sus compañeros y, en un momento de la conversación, admite que no puede pasar otra temporada igual, aunque aplaza esa decisión sobre su futuro al verano. Ahora quiere centrarse en estos seis partidos que quedan.

- ¿Cómo está llevando su situación?

- De una forma atípica. Estoy trabajando duro por hacerme con un sitio en el equipo y me está sirviendo para madurar, aprender y crecer en lo personal. Desde pretemporada hasta aquí he conseguido cambiar mi situación y voy a seguir en esta línea.

- Este curso no había concedido ninguna entrevista hasta ahora, ¿a qué se ha debido su silencio?

- Prefería estar centrado en resolver una situación que no me estaba gustando y que quería revertir. Era mejor estar al margen y trabajar para mejorarla. Para mí era lo más importante y por eso no he tenido demasiadas apariciones públicas.

- ¿Cómo se lleva que el equipo esté haciendo una temporada tan buena y que uno sea tan poco participe en esa trayectoria?

- Son dos cosas que analizo de forma separada. Me hace feliz la temporada del equipo, porque hemos jugado muy bien y eso nos ha colocado en el sitio que todos creíamos que podíamos estar. Mis compañeros han trabajado muy duro para que esto sea así. Personalmente veo las cosas de otra manera. No me hace feliz participar tan poco. Creo que puedo ayudar bastante más al equipo desde dentro del campo que desde fuera pero no soy yo el que toma esa decisión. El entrenador tiene una plantilla muy grande en la que escoger y mi trabajo es ponerle las cosas difíciles al hacer la alineación. Mi situación ha cambiado en los últimos meses y me siento orgulloso de ello. Quedan seis partidos y quiero estar ahí porque creo que el equipo me puede necesitar. Con esa mentalidad trabajo cada día.

- ¿Cuando analiza por qué juega tan poco llega a alguna conclusión?

- Esta temporada las cosas están siendo más complicadas para mí, lo que supone ponerme a prueba para ver si soy capaz de superar una situación tan adversa. Tengo la suerte de estar en un gran club y jugar poco me da más energía para cumplir mis objetivos. Ha sido el año que más fuerte he trabajado y en el que con más madurez y profesional he buscado crecer personalmente.

- Tiene 29 años y en teoría se encuentra en la mejor edad para un futbolista, ¿lo siente así?

- Física y mentalmente, como a nivel de experiencia, me encuentro en el mejor momento. Me veo fuerte y tengo muchas ganas de participar. Creo que si juego con regularidad me voy a encontrar muy a gusto, aunque sé que hay una plantilla muy grande y hay que trabajar mucho las oportunidades como los demás.

- Cuando mira a los cuatro años que lleva en San Sebastián, ¿qué es lo que ve?

- Muchas situaciones diferentes. El primer año fue duro porque me lo pasé en blanco por la lesión de rodilla. Luego viví dos de más inestabilidad, con varios cambios de entrenadores, y ahora estamos de nuevo en el buen camino jugando con un estilo reconocible y cerca de Europa.

- Da la sensación de que aquí siempre ha tenido que nadar a contracorriente. Nada más llegar se lesiona de gravedad.

- Fue un momento difícil, pero igual que les ha podido pasar a Canales y Carlos Martínez últimamente. Son cosas del fútbol. Fue muy duro pero tuve suerte de recuperarme bien.

- Después de aquello, el club decide ficharle en propiedad. ¿Le sorprendió?

- Lo vi como una gran muestra de confianza hacia mí y estoy muy agradecido al presidente porque siempre ha demostrado mucho cariño y confianza en mí.

- El segundo curso juega con asiduidad pero con el hándicap de venir de un año en blanco, ¿no?

- Lo jugué casi todo en unas circunstancias deportivas difíciles para el equipo, porque no acabábamos de encontrar un estilo definido. Aun así, hicimos un buen trabajo y pusimos los cimientos de la estabilidad de la que ahora disfrutamos.

- Cuando va a empezar su tercera temporada la Real ficha Illarramendi y aquello le cierra las puertas. ¿Lo ve así?

- Fue un acierto del club recuperarle, porque lo vi como una declaración de intenciones y de apostar fuerte en lo deportivo. Somos compañeros y, además, creo que somos también compatibles. Hemos jugado muchas veces juntos. Cuanta más competencia haya, mejor para el equipo.

- Y el verano pasado Eusebio le transmite personalmente que no cuenta con usted. ¿Cómo lo vivió?

- No es una situación agradable, pero uno tiene una madurez y una experiencia que hace que nadie tome las decisiones por mí. Tenía claro cuáles son mis cualidades y mis potencialidades y creía que podía ayudar al equipo esta temporada. Con el paso de los meses me he reafirmado en este pensamiento que tenía.

- ¿Le sorprendió la decisión que tomó el entrenador?

- Él tiene que planificar la plantilla y luego cada jugador tenemos nuestro punto de vista. El tiempo hace que las cosas se suavicen y una vez que uno pertenece al equipo pasa a ser uno más y si hace las cosas bien puede llegar a jugar.

- ¿No pensó en salir de aquí?

- En ningún momento. Sinceramente. Tomé la decisión antes de verano con plena responsabilidad. Tenía contrato hasta 2018 y quería cumplirlo porque me veía capaz de ayudar a la Real. Hasta navidades casi no pude jugar pero sigo igual de comprometido con el equipo que siempre.

- ¿Le ha comentado algo Eusebio en estos meses?

- Hemos hablado de cómo piensa él que puedo comportarme para ayudar más al equipo. Tenemos una relación normal. Intercambiamos nuestras opiniones y los dos sabemos que la Real Sociedad es más importante que Eusebio y Esteban Granero. Estamos en la misma trinchera y tenemos el mismo objetivo. Está haciendo un trabajo muy bueno, le tengo un gran respeto y vamos de la mano para ir a Europa.

- Pero parece que con él lo tiene complicado. De 59 partidos de Liga que ha dirigido a la Real solo ha sido titular en catorce...

- Prefiero pensar en qué responsabilidad tengo yo en esta situación que en si el entrenador me tiene manía o le gustan otros jugadores. Eso es una chiquillada. Tengo que trabajar fuerte para ver qué quiere el míster de mí y tratar de dárselo. Este el camino para que esos catorce partidos se conviertan en muchos más.

- ¿Entonces es responsabilidad suya que haya jugado tan poco?

- Para que pase una cosa influyen muchos factores pero en mi análisis la responsabilidad es 100% mía, porque tengo que buscar las cosas que yo puedo cambiar. No puedo influir en las responsabilidades de otras personas. Es lo más sano y lo que más me va hacer mejorar como jugador.

- La complicidad con sus compañeros ha sido muy alta desde que llegó, ¿qué le dicen?

- Desde el primer día su apoyo ha sido estupendo, empezando por los capitanes. Soy feliz de estar en este vestuario. Nunca había conocido uno así.

- Le escuché decir en una ocasión que se iría incluso de vacaciones con ellos, algo que no es normal en el fútbol profesional.

- Y nos iremos. Tenemos una relación basada en la nobleza. Se nota que hay una base de la casa, con gente guipuzcoana de la cantera, y los que venimos de fuera tratamos de comportarnos como ellos.

- ¿La exigencia por ser un fichaje de fuera de Zubieta es mayor que la de un canterano?

- No lo sé. Si fuera así no es algo que me molestaría, porque el primero que me exijo soy yo. Es algo natural que los aficionados nos pidan rendimiento porque quieren estar arriba. Somos unos privilegiados por jugar en la Real y la exigencia debe ser alta. Para los de fuera y para los de la casa. Yo no he notado diferencias con mis compañeros, siempre me he sentido querido y respetado.

- ¿Se ha enfriado su relación con la afición en Anoeta?

- Siempre he sentido el mismo cariño de la gente. Puede ser que ahora si juego menos o hay algún partido que no nos va bien, la afición no esté tan contenta. Es normal. Ser aplaudido siempre no es una muestra mayor de cariño. La afición de la Real respeta profundamente a sus jugadores, incluso cuando perdemos, y eso trasciende a lo que suceda en un momento determinado.

- Desde que llegó siempre ha repetido que su objetivo era triunfar en la Real, ¿lo ha conseguido?

- Tendemos a calibrar el éxito y el fracaso en función de los resultados, y no del día a día. Si analizo mi trabajo de esta temporada estoy muy satisfecho y orgulloso de él. Aunque no haya jugado muchos partidos. En lo coletivo, estamos cerca de entrar en Europa y empezar a hablar de acercarnos al éxito, que es conseguir que la Real sea un equipo respetado en la Liga y en las competiciones continentales.

- Tiene firmado hasta 2018. ¿Se puede permitir el lujo de seguir un año más jugando tan poco?

- No me gustaría pasar otro año jugando tras pocos partidos, desde luego. Pero nunca pienso que eso va a pasar. Siempre creo que voy a jugar. Aún no me he parado a pensar en el próximo año, porque lo primero es sacar adelante estos seis partidos. El club nos han transmitido que es importantísimo estar en Europa y cada uno de nosotros estamos centrados en el presente.

- Es decir, que no se plantea salir...

- Es que aún no he realizado esa reflexión. Llegará el verano y tocará analizar y valorar las cosas. Pero para mí el verano está muy lejos y no quiero distraerme de ese objetivo que todos nos hemos marcado.

- En una ocasión dijo que jugaría en la Real hasta que el presidente quisiese que así fuera. ¿Le ha dicho algo al respecto?

- Las cosas con Jokin van siempre enfocadas a hacer las cosas lo mejor posible. Es un presidente muy cercano que se lleva muy bien con todos. Le apreciamos mucho.

- ¿Qué hay de aquello de que no jugaba para ganar títulos sino para hacer feliz a su madre?

- Está sufriendo pero ella me conoce y sabe que estoy trabajando fuerte para jugar y hacerla disfrutar. Desde agosto mi situación ha cambiado y espero que siga haciéndolo.

- Hablemos de lo colectivo, ¿dónde acabaremos la Liga?

- El objetivo es volver a Europa. Estamos convencidos de que lo vamos a conseguir. Hemos tenido buenos momentos de juego y de confianza y ahora volvemos a estar en una buena dinámica. Si estamos a nuestro nivel, lo vamos a lograr.

- Hablamos de ser quintos o sextos, ¿verdad?

- El objetivo es quedar quintos y si no, sextos. Sabemos que no se nos puede escapar el ir a Europa.

- El calendario les favorece, ¿no?

- Las salidas son complicadas y los partidos en casa, también. No es lo mismo jugar ante un equipo a final de Liga que en la mitad. Cada uno se juega mucho, surgen las emociones y hay que saber dominar ese juego extrafutbolístico también.

- ¿Qué rival ve el más peligroso en esa lucha por la quinta plaza?

- Villarreal y Eibar vienen de perder pero son dos equipos muy fuertes. El Villarreal tiene unas capacidades muy grandes, el Athletic falla muy poco, es muy regular. El mayor rival somos nosotros mismos. Si somos capaces de rendir a nuestro nivel estaremos en Europa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate