Diario Vasco

REAL SOCIEDAD

¿Faltan cuatro victorias?

Una derrota en el derbi siempre es difícil de digerir, sobre todo para los aficionados. El del domingo fue un varapalo por el resultado, pero también por la forma en que se produjo, ya que la Real no funcionó nunca como sabe hacerlo. Pero, como dijo aquel, para atrás ni para coger carrerilla. El derbi es pasado y lo que viene es otro partido complicado, esta vez en Mendizorroza frente al Alavés. Aunque es verdad que algunos jugadores parece que acusan la acumulación de partidos, no tiene motivos la Real para dudar ni de lo que está haciendo, ni de lo que puede hacer en los dos meses que restan de temporada. Lo que le ha llevado al once realista a sumar 48 puntos en 27 jornadas es lo que le debe llevar a sellar su clasificación continental en la recta final de la temporada. Ni más ni menos. Pensar que los rivales ya saben cómo jugarle a la Real, porque le conocen, es no decir nada. Si esto fuera así, ya me dirán cómo el Barcelona sigue ganando partidos y títulos después de tantos años con una forma clara y bien definida de juego. Porque una cosa es saber cómo juega tu rival y otra poder frenarle. ¿O es que acaso nadie sabe dónde va a tirar las faltas Messi o cómo remata Ramos los saques de esquina?...

Situación ideal

Lo cierto es que un análisis frío deja bien claro que el once de Eusebio sigue estando en una situación ideal para luchar por todo, incluido incluso un puesto en la Liga de Campeones. Es evidente que no será sencillo y que cualquier tropiezo, como se ha visto, te baja un peldaño en la clasificación. Pero si la Real ha sido capaz de hacer frente al Atlético, que solo tiene cuatro puntos más o al Villarreal, -los de Escribá tienen los mismos que la Real, a la que le han ganado los dos partidos, lo que quiere decir que frente a los demás equipos han sumado seis menos...- lo puede hacer también hasta el final de la temporada.

Mirar hacia arriba, intentar no perder comba con el cuarto clasificado, no va a hacer daño, sino todo lo contrario. Ya sé lo de partido a partido, pero estoy seguro que, quien más, quien menos hace sus cálculos. Yo, por supuesto, tengo los míos.

De momento son los seis primeros los puestos que aseguran plaza en competiciones europeos, pero serán siete si el Barcelona gana la Copa al Alavés, una vez finalizada la Liga. En este caso, el primer objetivo es distanciar al octavo. Ahora mismo ese puesto lo ocupa el Eibar con 40 puntos. La Real tiene ocho más, lo que quere decir que si en los últimos once partidos logra cuatro victorias y un empate -no es nada descabellado, ya que los blanquiazules han ganado quince de 27, es decir más de la mitad- llegará a los 61 puntos. Para que el octavo, el Eibar, alcance esos 61 puntos debería ganar nada menos que siete de los once encuentros que queden, algo no tan probable, ya que en lo que va de Liga los armeros han ganado once partidos.

Primer paso, por tanto, llegar a los 61 puntos. ‘Solo’ faltan cuatro victorias y un empate en un tramo de la temporada en el que cada punto suele costar sangre sudor y lágrimas, por lo mucho que se juegan los equipos. No digo que sea sencillo, no, pero sí que está al alcance de la mano. A partir de ahí, claro, el objetivo será el quinto puesto, que evita incómodas eliminatorias previas en verano. Y si se puede, luego, pues a pelear por el premio gordo de la Liga de Campeones...

De momento toca visitar al Alavés antes de descansar para afrontar los últimos diez partidos. El final de temporada promete emociones fuertas y Anoeta será, una vez más, clave en el futuro del once de Eusebio. Sin descartar más puntos en los desplazamientos -esperan por ese orden Alavés, Atlético, Barcelona, Valencia, Sevilla y Celta- los partidos de casa frente a Leganés, Sporting, Deportivo, Granada y Málaga- marcarán ese fututo europeo de la Real. Faltan cuatro victorias...

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate