Real Sociedad
Actualidad
Real Sociedad 4 - Valladolid 1
Solventa el duelo ante el Valladolid al marcarle cuatro goles en quince minutos mágicos
17 de marzo de 2013
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Real roza la perfección
Va por ustedes. Xabi Prieto se vuelve a la grada para compartir con la afición el maravilloso gol que acababa de marcar. :: JOSÉ MARI LÓPEZ
MIGUEL GONZÁLEZ | .-

La Real se supera día a día de tal forma que está agotando los elogios. Ya no se trata de que esté cuarta en la tabla. Ni de que haya ganado a equipos europeos esta temporada como Barcelona, Atlético, Valencia, Málaga o Athletic. Ni de que se haya llevado el último derbi en San Mamés. Qué va. Lo que nos ofrece cada semana es algo tan grande que sólo la perspectiva del tiempo nos permitirá apreciar.

Esta vez despachó al Valladolid con cuatro goles en un cuarto de hora sensacional -el que va del minuto 33 al 48- en el que rozó la perfección futbolística, algo sólo al alcance del mejor Barcelona en nuestro campeonato. Un servidor únicamente ha visto alcanzar semejante nivel de juego a la Real en la temporada 87/88, la de los subcampeonatos de Liga y Copa, pero lo alucinante es que el margen de progresión de esta plantilla es brutal. Dispónganse a soñar de aquí a junio.

Agirretxe por Markel, novedad. La Real sólo presentó una novedad en la alineación, aunque significativa, ya que entrañó la variación de más de un puesto. Imanol Agirretxe volvió a jugar de 'nueve' como referencia en la delantera y Markel se quedó en el banquillo. Eso sí, Zurutuza retrasó su puesto con respecto al Calderón al pasar de mediapunta a mediocentro y Xabi Prieto hizo lo propio al dejar la banda derecha -zona que ocupó en Madrid- y centrarse en las labores de enganche. En resumen, un único cambio en el once pero que acarreó tres de posición.

Montanier tenía claro que quería un equipo ofensivo para superar al Valladolid, por lo que optó por retirar a un futbolista de corte defensivo y de equilibrio como Markel en la medular y dar entrada junto a Illarramendi a un jugador con llegada desde atrás como Zurutuza. En Mestalla y el Bernabéu, entre otros encuentros, ya había actuado ahí el debarra con un rendimiento satisfactorio, por lo que el técnico arriesgó para buscar más mordiente en ataque y la verdad es que le salió bien.

Una falta enciende la mecha. Le costó a la Real entrar en el partido. El Valladolid se posicionó bien con dos líneas de cuatro muy juntas y sin apenas fisuras, como Óscar y Manucho como hombres más adelantados. La buena labor defensiva de estos dos últimos otorgaba una ventaja numérica a sus compañeros en su campo de ocho contra cinco, ya que los mediocentros Sastre y Rubio no tenían que adelantar su posición para ir a buscar a Illarramendi. Además, la Real carecía de posesión en la zona ancha y adolecía de cambios de orientación que pudieran romper la eficacia de la basculación-presión pucelanas. Illarramendi jugaba de Markel y Zurutuza de Illarra, por lo que echaba en falta un organizador que encendiese el interruptor en la zona de creación.

Pero ese chispazo vino pasada la media hora en una falta sin aparente peligro botada por Illarramendi. Prieto la peinó en la frontal del área en posición muy adelantada y el balón cayó a Mikel González, quien hizo una frivolité en el control y posterior toque con la cabeza para penetrar entre dos rivales y buscar el disparo con la zurda. Como sucedió con Górriz en aquella Liga de Gijón en el gol de Zamora, su errado remate se convirtió en la mejor asistencia a un Griezmann que, desmarcado, no desaprovechó la ocasión.

Agirretxe calca el gol de Zaragoza. En ventaja, la Real cazó la ola, se subió a ella y sentenció el partido antes del descanso gracias al talento de futbolistas como Agirretxe, Zurutuza o el propio Griezmann, un auténtico diablo que vuelve a exhibir su mejor versión justo cuando Vela parece tomarse un respiro. Dos goles le hizo al Valladolid en Zorrilla y otros dos le ha enchufado ahora.

Primero fue el usurbildarra el que volvió a reivindicarse tras un centro de Carlos Martínez peinado por Vela. La pelota le cayó pasado el segundo poste sin ángulo para disparar. Pero como hiciera en Zaragoza, se abrió hueco hacia su derecha y colocó el balón en la escuadra. Séptimo gol en Liga -también marcó uno en Copa al Córdoba- y 21º en competición oficial en las dos últimas temporadas -17 en Liga y 4 en Copa-. Y eso sin ser indiscutible. A veces tardamos mucho en valorar lo que tenemos en casa.

Zuru 'Alonso' y 'le petit diable'. Xabi Alonso y López Ufarte serán seguramente los dos jugadores más talentosos que ha dado la cantera realista. Pues bien, ayer Zurutuza y Griezmann les emularon en un tercer gol que merece la pena poner a los chavales para que vean cómo se juega a esto del fútbol. El primero se inventó un pase vertical de 40 metros que permitió a Griezmann ganar la espalda a los centrales pucelanos. El control del francés y su definición en un metro ante Dani Hernández es caviar en estado puro. Los de Djukic, que no habían realizado una mala primera media hora, no daban crédito a lo que estaban viendo. Sólo habían recibido 15 goles en 13 salidas y en cinco minutos habían encajado tres. La Real es así.

Xabi Prieto se une a la fiesta. El paso por los vestuarios no aplacó las ganas de los blanquiazules que tardaron apenas tres minutos en firmar la mejor jugada colectiva del campeonato culminada en el 4-0. Desde que se inicia el ataque en De la Bella, pasando por Zurutuza, Griezmann y Xabi Prieto, hasta que el balón cae en la banda derecha a Vela y éste lo centra para que marque el donostiarra, se produce una sinfonía de pases al primer toque con eliminación de adversario en la que la Real roza la perfección. Anoeta enloqueció y la ola inundó las gradas cuando no se había cumplido el minuto 50. Lo nunca visto. De paso Xabi Prieto recogía el premio a un buen partido. Montanier le ha hecho cambiar notablemente su estilo de juego, convirtiéndole en un futbolista que ahora busca desmarques de ruptura y apuesta por la profundidad en lugar de por el juego al pie. No es fácil semejante transformación, pero el resultado está ahí. Este gol no lo huciese anotado años atrás.

Como hacen los grandes luego llegó el turno de nadar y guardar la ropa, que quedan diez jornadas y no se trata de malgastar combustible. Hubo tiempo para que Agirretxe gozase de alguna ocasión más, para que Pardo hiciera temblar el larguero con un misil desde fuera del área, para que José Ángel se reivindicara e incluso para que Bravo se uniese a la fiesta con dos paradas ante Manucho. El tanto de Javi Guerra fue una anécdota porque antes había pasado un vendaval blanquiazul.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento