Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
Ansotegi, autor de los goles decisivos en las dos únicas victorias en Anoeta ante el Levante, repasa estos duelos. El realista destaca la calidad y experiencia de los granotas y cree que la clave para superarles es imprimir un ritmo de juego alto al parti
15 de febrero de 2013 - 07:34
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cómo ganar de una vez a la bestia negra
uReal 3, Levante 1 (09/10). Ansotegi marcó en el minuto 89 el 2-1 que abría el camino del ascenso. Su alegría está justificada. En el descuento Zurutuza haría el 3-1. / J. M. LÓPEZ
MIGUEL GONZÁLEZ. SAN SEBASTIÁN. Todos los equipos tienen una bestia negra a la que no les gusta medirse porque las malas experiencias se acumulan con el paso de los enfrentamientos. Y no suele tratarse de un club de superior potencial, más bien todo lo contrario, un conjunto que en teoría debería ser accesible pero que por las características de su juego y de sus futbolistas acaba atragantándose. La Real tiene dos, principalmente, Osasuna y Levante, aunque es éste último el que más problemas le ha dado desde que volvieron a encontrarse en el campo en la temporada 2004/05 después de medio siglo sin hacerlo.

El debut de Garrido ante Ettien. El primer encuentro resultó una clara premonición. Fue en Anoeta en la jornada inaugural de la Liga 04/05 el 29 de agosto de 2004. El cuadro granota se estrenaba en Primera en la era moderna y la Real de José Mari Amorrortu afrontaba la temporada de la renovación al dar la alternativa a jóvenes como Riesgo, Zubiaurre, Labaka, Garrido, Mikel Alonso, Uranga y Xabi Prieto para cubrir las salidas de Westerveld, Kvarme, Schürrer, Aranzabal, Xabi Alonso y De Pedro, entre otros.
 La Real jugó entonces con Riesgo; Rekarte, Jauregi, Brechet, Garrido; Karpin (Xabi Prieto), Arteta, Alkiza, Gabilondo (Aranburu); Nihat y Kovacevic (De Paula). Harte adelantó al Levante con un disparo lejano antes del descanso y Nihat empató a falta de un cuarto de hora para el final. Fue aquel día en el que el debutante Garrido se las vio y se las deseó para frenar al potente extremo derecho de color Ettien. En la vuelta se perdió por 2-1 y el gol de Nihat sólo sirvió para acortar distancias. El Levante bajó a final de aquella temporada.

La única victoria en Primera. Por este motivo el siguiente duelo no se dio hasta la campaña 06/07, la del descenso realista. En la primera vuelta, en un Ciutat de Valencia encharcado, los goles de Meyong Zé y Courtois dejaron el triunfo en casa (2-0). En Anoeta se produjo la primera victoria (1-0) y única hasta el momento en Primera División en este siglo ante el Levante. Fue en la jornada 28. La Real llegaba última, a 9 puntos de la salvación, y el conjunto valenciano era decimosexto. Un gol de Ansotegi a la media hora resolvió el encuentro.

El de Berriatua explica aquella jugada: «A pesar de que era mi segundo gol en la Real, ya que la temporada anterior había marcado uno al Málaga en Anoeta, no tengo un recuerdo muy positivo. Íbamos últimos en la tabla y aquel año fue muy duro para todos. Fue una falta que lanzó Savio a pierna cambiada y yo peiné el balón en el primer poste con la fortuna de que entró. Aquella victoria sirvió para darnos un poco de esperanza».

Como consecuencia de la pérdida de la categoría, ambos equipos no se vieron las caras en la 07/08, pero desde entonces lo harían en todas las temporadas hasta ahora, porque el Levante descendió al siguiente año. La 08/09 es en la que mejor se dieron estos enfrentamientos para los intereses realistas. En la primera vuelta se produjo la única victoria en la capital del Turia de los siete enfrentamientos recientes allí -los seis restantes han sido derrotas-. Los goles de Agirretxe y Xabi Prieto dieron el triunfo (0-2) a una Real que jugó con uno más desde el minuto 42 por expulsión de Xisco Nadal.

El partido de Anoeta fue un mero trámite, porque era la penúltima jornada y ambos habían perdido ya las opciones de ascenso. Se registró un empate (1-1) con goles de Rubén Suárez, primero, y Abreu, después. Fue aquel día en el que Zubikarai fue expulsado en la primera parte y se dio el debut del riojano Toño Ramírez en la portería blanquiazul.

Un gol que encaminó el ascenso. La campaña 09/10 fue de grato recuerdo para ambos al lograr el ascenso a Primera. La Real sólo perdió ocho partidos en aquel ejercicio y, cómo no, una de ellas fue en Valencia. Sucedió en la octava jornada y fue su primera derrota. El gol de De Souza de penalti antes del descanso resultó irremontable.

El encuentro de mejor recuerdo para jugadores y aficionados realistas llegó en la segunda vuelta y se disputó el 21 de marzo en Anoeta. Quedaban doce jornadas para el final y la Real, líder, aventajaba en 7 puntos al Levante, cuarto. Una victoria suponía medio ascenso. Carlos Bueno adelantó a la Real a la media hora pero Juanlu empató a falta de un cuarto de hora. En el último suspiro apareció de nuevo Ansotegi para marcar el gol del triunfo. «Seguramente es mi mejor recuerdo en la Real. Era una final para nosotros. Había que ganar sí o sí. Nos empataron y no quedaba mucho, pero Ballesteros se fue a la calle. Nos volcamos en cada falta o córner.
En uno de ellos fui a rematar y hubo un despeje. Yo me quedé arriba y en la segunda jugada pude marcar. Fue una explosión de alegría de todo el estadio. Hicimos una piña junto al banquillo histórica. Además, Zurutuza hizo el tercero en el descuento con lo que dejábamos al Levante a 10 puntos más el golaverage. Fue un día redondo que nunca olvidaré».

En la temporada 10/11 ambos conjuntos se reencuentran en Primera. Como casi siempre sucede el primer duelo se jugó en Valencia, con derrota por 2-1 merced a los tantos granotas de Del Horno, en un córner, y Caicedo. Sarpong acortó distancias a falta de diez minutos.

De Europa a sufrir por la permanencia. El encuentro de la segunda vuelta se disputó el 2 de marzo de 2011 en Anoeta y marcó un punto de inflexión negativo para una Real que estaba a un punto de Europa. El Levante llevaba tres más que la zona de descenso. Al inicio de la segunda parte Zurutuza marcó y parecía que la victoria se quedaba en casa, pero Del Horno empató en un disparo lejano que golpeó en la espalda de Ansotegi. «Fue una de esas acciones de mala suerte en la que vas a tapar el disparo, el balón te golpea y desvías la trayectoria. Fue una pena porque era un partido que teníamos controlado», recuerda el de Berriatua. La Real perdería los cinco siguientes partidos y pondría en riesgo su presencia en Primera.

No fueron mejor las cosas en la campaña pasada, ya que los de Montanier cayeron en ambos enfrentamientos. Especialmente cruel resultó el primero, el de Valencia. La Real jugó un buen partido y se adelantó por medio de Estrada. Iñigo Martínez disparó al larguero antes del descanso. En la segunda mitad Nano y Valdo dieron la vuelta al marcador en cinco minutos, pero Iñigo Martínez igualó al final en un remate desde la frontal del área. Sin embargo, una falta lejana de Rubén Suárez dejó los tres puntos en casa en el descuento.
En Anoeta el Levante se impuso por 1-3 en una aciaga noche en la que después de marcar Vela al minuto 5 Barkero empató por medio de un discutido penalti, Koné hizo el 1-2 en la última jugada del primer tiempo tras un saque de banda favorable a la Real, Elustondo terminó expulsado y Xavi Torres haría el 1-3 en el descuento.

En el encuentro de la primera vuelta de la presente temporada se repitió la misma historia. La Real se puso por delante mediante un golazo de Zurutuza, pero los granotas dieron la vuelta al marcador con los tantos de Barkero, de nuevo de penalti, y Martins en el último suspiro. En total, de 13 enfrentamientos que ambos conjuntos han protagonizado en la época moderna, la Real sólo ha ganado tres, por siete victorias levantinistas y tres empates, todos ellos en Anoeta.

Jugadores veteranos pero de calidad. Cuando se le pregunta a Ansotegi por la complejidad de estos partidos ante el Levante, afirma: «En los últimos años no sólo nos cuesta a nosotros ganarles, sino a muchos equipos. El año pasado entraron en Europa y en ésta llevan una trayectoria similar, por lo que no estamos hablando de un mal equipo. Defensivamente trabajan muy bien. Los once están juntos en defensa y presionan de forma ordenada, por lo que se hace complicado jugarles. Luego sacan mucho partido de la estrategia y de la velocidad de sus jugadores de arriba, como este año con Martins».

El central blanquiazul cree que no sólo tienen gente veterana, sino también de calidad. «Tener jugadores mayores no te asegura nada. La clave es que los de ellos son buenos. Ahí están los Munúa, Ballesteros, David Navarro, Juanfran, Barkero, Juanlu, Pedro Ríos... Son futbolistas de más de 30 años, sí, pero con una trayectoria amplia a sus espaldas como buenos jugadores».

Ansotegi tiene clara la receta para ganar el domingo. «Hay que intentar meter un ritmo fuerte al partido y sacarles del punto. Ellos aprovechan su experiencia para marcar un ritmo bajo en el que se encuentran cómodos y eso no nos interesa. En la ida también habían tenido partido europeo entre semana y nos dieron la vuelta jugando así. Hay que mover rápido el balón para que ellos no se encuentren cómodos».
TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento