Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
La Real cayó en el último suspiro con un gol de Gouffran en un clásico encuentro de pretemporada equilibrado y sin muchas ocasiones
29 de julio de 2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cadamuro trata de llevarse el balón en una disputa. :: JOSÉ MARI LÓPEZ
MIGUEL GONZÁLEZ | IRUN..-

La Real sufrió su primera derrota de pretemporada ante el Girondins, un resultado que se antoja demasiado castigo para un partido equilibrado que no mereció que el marcador se moviese a tenor de los méritos ofensivos de ambos contendientes. Los de Montanier adolecieron de chispa en su fútbol, consecuencia lógica a estas alturas después de haber realizado ocho sesiones de entrenamiento en cinco días. Y sin velocidad, el juego de ataque carece muchas veces de sentido, porque es la esencia de este deporte. Por eso se hace tan difícil extraer conclusiones de los amistosos veraniegos.

Philippe Montanier puso en liza un once que se asemeja mucho al posible titular durante el arranque liguero, aunque no conviene olvidar que estaban ausentes por distintos motivos Bravo, Vela e Iñigo Martínez. En este último caso no sería de extrañar que Ansotegi fuese la pareja de Mikel González en el eje de la defensa después de realizar toda la pretemporada juntos, al menos en los primeros partidos. Esta opción gana enteros cuanto más tarde se incorpore el central de Ondarroa después de los Juegos. Lo que está claro es que Estrada y De la Bella son los laterales y que Elustondo, que jugó los noventa minutos a buen nivel, el pivote. Griezmann, cada día más cómodo en zonas interiores, también es indiscutible, lo mismo que Chory Castro en la banda izquierda. Queda un puesto en el centro del centro del campo y dos en la línea de arriba para muchos candidatos, competencia que servirá para dar nivel al juego del equipo.

Sabido es que la pretemporada es una buena época para realizar pruebas de cara al futuro y ayer la Real desarrolló sobre el campo un sistema diferente al que acostumbra con Montanier. No sé si a propósito o como consecuencia de la libertad con la que se manejan los futbolistas de las dos líneas más ofensivas. Lo cierto es que cada vez parece más claro que esta Real se articula en torno a la nueva posición interior de Griezmann, por lo que para dar equilibrio en el apartado defensivo el cuadro blanquiazul se desempeñó sin balón con un dibujo de 1-4-4-1-1, con Zurutuza a la altura de Elustondo, Chory Castro ayudando más por dentro que por fuera y Griezmann en una situación de mediapunta para lanzar el contragolpe, liberado en parte de sus tareas defensivas. Eso no impidió que robase varios balones, porque su inteligencia le hace ser muy hábil para esa suerte. Esta nueva situación de juego no es mala idea, porque descarga al jugador más talentoso y veloz en el contragolpe de peso a la hora defender y le otorga dos aspectos muy importantes: frescura para atacar y una posición más adelantada sobre el campo, al no caer tan atrás en defensa. Así, por ejemplo, surgió una de las mejores jugadas de la primera parte, tras un balón que el de Macon robó a Tsafack Nguemo y que cedió a Ifrán dentro del área que el uruguayo no acertó a definir.

Otro aspecto interesante a señalar es la aportación de Chory Castro, cada día más entonado. Además de aportar verticalidad por la izquierda, dispara bien desde lejos y es un seguro en los balones parados -dos de los puntos débiles de la Real-. Antes del descanso puso un balón en la cabeza de Ansotegi en el saque de una falta que a punto estuvo de subir al marcador.

Dos partes bien diferentes

El choque tuvo partes bien distintas. La primera hora de juego, de la que se pueden extraer más conclusiones, y la última media, condicionada por la cantidad de cambios realizados por ambos equipos y en la que el ritmo decayó considerablemente. En el aspecto defensivo la Real demuestra que tiene muy bien aprendidos los conceptos, ya que apenas concedió oportunidades al adversario. Montanier quiso que su triángulo más conservador, el formado por Ansotegi, Mikel González y Elustondo, disputase el encuentro entero para que mejoren en compenetración y el conjunto no terminara de romperse. Y a punto estuvo de conseguirlo, porque el tanto de Gouffran llegó casi sobre la bocina.

Aún quedan por delante cinco amistosos más, el del martes en Bergara y los cuatro de la gira italiana, para afinar la puesta a punto antes del inicio del campeonato. Hasta ahora todo marcha según lo previsto, sin lesiones de importancia y con una buena solidez en los aspectos básicos del juego.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento