Real Sociedad

El Nàstic de Tarragona se interesa por Gaztañaga

Gaztañaga junto a Iñigo en Zubieta. /DV
Gaztañaga junto a Iñigo en Zubieta. / DV

El andoaindarra, que se quedó sin dorsal en la Real, tiene once días para encontrar equipo antes del cierre de mercado

MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

El Nàstic de Tarragona podría ser el destino en el que termine encontrando acomodo Jon Gaztañaga esta temporada. Después de que su nombre fuese relacionado este verano con otros clubes de Segunda División como el Albacete y el Huesca, lo cierto es que el tiempo pasa y su futuro sigue sin resolverse a falta de once días para que se cierre el mercado. Ahora se le presenta la opción del conjunto catalán, que en caso de verla con buenos ojos se convertiría en su próximo equipo.

El centrocampista andoaindarra, que cumplió recientemente 26 años, tiene esta temporada de contrato con la Real pero la semana pasada se quedó sin dorsal, lo que confirmó que su futuro en el club estaba complicado. Eusebio reveló públicamente tras el amistoso de Palencia contra el Sporting de Gijón que le había transmitido personalmente que no entraba en sus planes y que lo mejor era que se buscara un equipo en el que pudiera jugar.

Más información

Por este motivo, no participó en los tres últimos partidos preparatorios del verano, en los que se quedó fuera de la lista. Sí estuvo en la gira holandesa pero no viajó a Inglaterra para medirse al Watford y tampoco se desplazó a Burgos y a Palencia.

Ahora mismo el técnico cuenta en la posición de pivote con Illarramendi, Zubeldia, Pardo, e incluso Guevara, antes que él. De hecho, en verano ha jugado más de central que en el centro del campo, ya que los problemas físicos de Llorente, Navas e Iñigo dejaron a Eusebio sin muchos efectivos en la parte de atrás.

Un año en blanco

Gaztañaga debutó con el primer equipo en la campaña 13/14 de la mano de Jagoba Arrasate. Jugó tres partidos de Liga, tuvo la ocasión de estrenarse en la Champions contra el Bayer Leverkusen en Anoeta y desempeñó un rol importante en la Copa, en la que fue titular en las eliminatorias ante el Villarreal, en octavos, y el Barcelona, en semifinales, haciendo un buen papel.

En el arranque de la temporada 14/15 jugó tres partidos con Jagoba pero tras la llegada de Moyes pasó al ostracismo y salió cedido en el mercado de invierno a la Ponferradina de Segunda. Hace dos años Jagoba le llevó con él al Numancia, donde jugó 34 partidos y se ganó la oportunidad de regresar a la Real.

Eusebio vio en él al hombre que mejor podía desempeñar la función de cuatro de posición en un momento en el que estaba abierto el debate sobre el puesto ideal de Illarramendi, al que el técnico quería fijar a una determinada zona desde la que manejarse. Cuando vio que este había interiorizado sus ideas, no hubo más discusión en esa zona.

Mientras tanto, Gaztañaga estuvo varios meses en el dique seco por una lesión y cuando regresó ya no entró ni en las convocatorias. Únicamente disputó 42 minutos repartidos entre dos partidos de Copa y otros dos de Liga. Cuando en Mendizorroza se quedó en marzo sin convocar estando Illarramendi y Zurutuza lesionados, vio claro lo que le esperaba por delante.

Fotos

Vídeos