Música para los oídos de sus jugadores

Jokoz Kanpo

La actitud y el nervio con el que la plantilla de la Real Sociedad salta ahora al verde dice mucho de la buena labia de Imanol Alguacil

Música para los oídos de sus jugadores
IMANOL LIZASOAIN

Qué fácil resulta deshacerse en loas y halagos tras un partido como el de ayer en Las Palmas. La Real Sociedad resultó una apisonadora sobre el verde del estadio isleño mientras que el conjunto que dirige Paco Jémez fue... simplemente brea o cemento que todo el mundo termina por pisar.

Los blanquiazules realizaron más de veinte remates y once disparos a puerta. Algo que no ocurría desde... vaya usted a saber cuándo. La defensa adelantada de la escuadra local fue todo un regalo para los realistas.Oyarzabal y Januzaj entraban como dos puñales por las bandas y la segunda línea encontraba espacios suficientes para rematar en ocasión manifiesta de gol. Sorprende que solo el extremo eibartarra fuese capaz de llevar el esférico a las mallas de Chichizola. Pero oye, con un gol más que suficiente. Victoria, tres nuevos puntos y tercer partido invicto de la era Imanol Alguacil.

Si es realmente pasmoso que el marcador terminase con un escueto 0-1, permítanme que también me llame la atención el cambio de actitud de prácticamente toda la plantilla de la Real Sociedad con la llegada del técnico oriotarra al banquillo. Bien es cierto que hay etapas que se terminan, que las cosas con Eusebio no funcionaban, que el vallisoletano carecía de un plan B, C y D cuando el partido estaba encallado, pero siempre mantendré el supuesto de que son los jugadores los máximos responsables de hacer un fútbol bonito y también de ganarse el sueldo a base de, por lo menos, sacrificio y tesón, cualidades que no lucían tanto cuando el lasecano estaba a las órdenes de la nave blanquiazul.

Imagino que el mérito de ese cambio de actitud lo tiene única y exclusivamente el propio Imanol. Mucho se habla en los últimos tiempos de entrenadores y gestores de vestuarios, y parece que el segundo de esos términos es el que más fuerza tiene dentro de los grandes clubes mundiales. Quizá el trato personal del entrenador con cada jugador sea más importante que trabajar diferentes aspectos tácticos (que también lo serán).

Ser futbolista es una profesión que no se puede comparar con ninguna otra. Tiene sus pros y sus contras. El problema, por lo menos como yo lo veo es que, en cualquier otra profesión no es necesario un cambio de jefe para trabajar con la misma o mayor intensidad que antes. En el fútbol el técnico también tiene que hacer de psicólogo para que las cosas funcionen. Y menos mal que Imanol parece tener un palique que se convierte en música para los oídos de sus jugadores. Sigamos así.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos