Real Sociedad

Moyua-Altuna y Uria se hacen con el grueso de la obra de Anoeta

Derribo de las escaleras de acceso a las gradas de Anoeta.
Derribo de las escaleras de acceso a las gradas de Anoeta. / PEDRO MARTÍNEZ

Su propuesta ha sido la mejor valorada. Ejecutará la obra civil y la estructura envolvente, con un presupuesto de 40 millones

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

La UTE Moyua-Altuna y Uria se encargará de la ejecución de los lotes que suponen el 90% del coste total de las obras de remodelación del Estadio de Anoeta, los referidos a la obra civil y la estructura que envolverá el campo.

La UTE que agrupa a las dos constructoras guipuzcoanas ha presentado la mejor propuesta técnica y económica, según ha valorado la comisión técnica del Ayuntamiento de San Sebastián de entre las propuestas recibidas. Ahora esa decisión deberá ser refrendada por el consejo de administración de Anoeta Kiroldegia en la primera semana de agosto. Este último paso es solo un trámite.

Lote cero
Adjudicado a Moyua y Altuna-Uria por 1,3 millones.
Lote uno
Obra civil, con un presupuesto de 27 millones. A falta de oficializarse será para Moyua y Altuna-Uria. Inbisa Obras Especiales queda excluida.
Lote dos
Envolvente con un presupuesto de 13 millones para Moyua y Altuna-Uria. Murias, Lanik-URSSA-IASO e Inbisa Obras Especiales, los otros candidatos.

Los dos lotes constituyen el grueso de la obra. En fases posteriores se aprobarán otros: iluminación, terreno de juego, asientos, componentes audiovisuales, urbanización y controles de calidad.

Moyua y Altuna-Uria ha logrado la puntuación más alta, 92 puntos, en el lote uno, el de la obra civil e instalaciones, que salió a licitación con un presupuesto de 27.170.000 euros, según los pliegos aprobados en mayo. La otra candidata, Inbisa Obras Especiales, ha quedado excluida por ofertar un precio más alto que el de licitación. Esta actuación incluye la demolición de los fondos norte y sur, la construcción de los nuevos, el rebaje del campo y la reconstrucción de las tribunas bajas laterales.

El lote 2, referido a la estructura metálica y fachadas, con un presupuesto de licitación de 13.273.000 euros, también será ejecutado por UTE Moyua y Altuna-Uria al haber sido la mejor valorada (89,45 puntos) por encima de las otras tres propuestas presentadas: Murias (82,5), la UTE Lanik-URSSA-IASO (78,04) e Inbisa Obras Especiales, que también ha sido excluido por ofertar un precio más alto que la licitación.

Una mejor coordinación

La UTE ganadora es la misma que se está haciendo cargo del denominado lote cero, que incluye la demolición de las escaleras de acceso, algunas de las cuales ya han desaparecido, el desvío de servicios urbanos y la cimentación mediante pilotaje de los cuatro elementos que van a sostener las cubiertas. Que sea la misma UTE permitirá una mejor coordinación de los trabajos y un cumplimiento más exacto del calendario en una obra condicionada por los partidos de la Real.

El presupuesto total, incluida la reurbanización, asciende a 47 millones de euros. La Real abonará un máximo de 36,7 millones, el Gobierno Vasco aportará diez y la Diputación pondrá cuatro. En estas cantidades se suma la dirección de obra, la remodelación del Miniestadio y la mejora de las instalaciones que tienen su casa en el estadio.

La previsión que se maneja es que en breve se derribe la tribuna que queda detrás de la portería del velódromo. Estos trabajos no afectarán al desarrollo de la competición. La pega es que el aforo se reducirá durante la próxima temporada de los 32.000 asientos que tiene ahora a 25.000. En esta fase, Anoeta mantendrá intactas las dos gradas laterales y el fondo norte, el de la avenida de Madrid.

En el momento que se estén dando los últimos retoques a la nueva tribuna del fondo sur, arrancará la fase más delicada de la reforma: la bajada de la cota del terreno de juego en 2,5 metros, que permitirá la eliminación de la pista de atletismo y el acercamiento de las gradas laterales. Será en mayo de 2018, cuando la Liga haya llegado a su fin o la Real ya no tenga que jugar más partidos en casa. Deberá estar acabado en agosto para que la Real pueda iniciar la Liga 2018/19. Ya estarán habilitadas tres cuartas partes del estadio y se habrá recuperado el aforo de las 32.000 localidades (el nuevo fondo sur y las tribunas laterales acercadas al césped).

Cuando arranque la Liga 2018/19 se actuará en el fondo norte, el de la avenida de Madrid. Entre agosto de 2018 y agosto de 2019 se derribará la grada y se levantará una nueva. Levantados los dos fondos y acercadas las gradas laterales al césped, en mayo de 2019 se procederá a ejecutar la nueva envolvente y se adecuarán los accesos de las tribunas laterales. Para agosto de 2019 el estadio estaría acabado.

Fotos

Vídeos