Real Sociedad

La lesión de Moyá, un problema de club

Toño se dispone a lanzar una contra en el partidillo de ayer. / LUSA
Toño se dispone a lanzar una contra en el partidillo de ayer. / LUSA

Si Rulli no se recupera para el próximo partido de la Real Sociedad, Imanol deberá convocar a Zubiaurre, portero del Sanse. En este caso el filial tiraría de Garrancho y de Unai Agirre para medirse al Gernika mientras que la Real Sociedad C cubriría su portería con Iker Bastida

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Miguel Ángel Moyá conoció ayer que tiene una rotura de fibras de grado I en el aductor largo de la cadera derecha tras someterse a una exploración médica. Es la primera lesión de Moyá desde que está en la Real Sociedad. El portero pidió el cambio antes del descanso del partido ante el Girona al sentir un pinchazo en esa zona de la pierna y las molestias revelaron ayer una lesión que le aparta de los entrenamientos de grupo sin fecha de vuelta, según detallaron los servicios médicos del club. Con la cautela que supone aventurar el día de su reaparición, Moyá se perderá el partido de la Real Sociedad el sábado en Las Palmas y, muy probablemente, los dos de la siguiente semana, el que se jugará el jueves 19 ante su exequipo, el Atlético de Madrid, en Anoeta, y el del domingo 22 en la Rosaleda ante el Málaga.

Su ausencia obligada por primera vez desde que fichó por la Real hace seis partidos -todos como titular y completos salvo este último ante el Girona que no pudo acabar- abre un nuevo escenario en la portería de la Real Sociedad porque el teórico suplente, Rulli, sigue sin poder entrenarse con el grupo y a cinco días del partido ante Las Palmas no se sabe si va a estar disponible. Dependiendo de si Rulli llega a tiempo o no, la ausencia de Moyá acarreará una serie de cambios en escalera en las porterías del Sanse y el equipo de la Real C, que juega en Tercera División.

Rulli sigue al margen

Es una incógnita saber cuál es el estado físico de Rulli. En los últimos días le vemos trabajando en Zubieta al margen del grupo con el entrenador de porteros, parece que está recuperado porque salta, se tira al césped y chuta el balón con normalidad, pero no termina de unirse a los ejercicios grupales. Rulli sigue teniendo molestias en la rodilla derecha a raíz del esguince del ligamento posterior que sufrió en el partido de Salzburgo el 22 de febrero y ayer solo corrió por el verde calzado con zapatillas blandas. La presencia de Moyá en la portería de la Real Sociedad, por qué no decirlo, también le ha permitido avanzar con cautela en su recuperación. El mes de baja que se estimaba cuando se lesionó se ha quedado corto. En la Real confían en que puede entrenarse con el grupo pronto, no ponen fecha, pero si fuera mañana mismo tras la jornada de descanso de la que goza hoy la plantilla parece precipitado pensar que pudiera estar para jugar ante Las Palmas. Rulli desapareció de la portería en Salzburgo en pleno debate sobre un rendimiento que nunca se ha acercado esta temporada al que ofreció en sus primeros años en San Sebastián. Seguirá bajo la lupa.

Toño, disponible

Ausente el argentino en el próximo partido salvo sorpresa mayúscula, los focos apuntan a Toño. A priori es el llamado a defender la portería de la Real Sociedad en Las Palmas, una circunstancia que seguramente ni él esperaba después de salir escaldado cada vez que ha jugado esta temporada. La última vez en Mestalla, el 25 de febrero, cuando un error suyo dejó sin valor el gol de Oyarzabal y dio al traste la buena labor de sus compañeros. Después, la Real fichó de forma urgente a un nuevo portero, Moyá, reduciendo al mínimo sus posibilidades de jugar más partidos oficiales al tener no uno sino dos porteros por delante. Pero, en una carambola imprevista fruto de las lesiones de Moyá y Rulli, Toño tiene todos los boletos para seguir en la portería en Las Palmas.

Sería su séptima participación en un partido esta temporada después de jugar los dos de la eliminatoria de Copa de la Real Sociedad ante el Lleida, los de Liga ante el Villarreal, Valencia y Girona, y catorce minutos en Salzburgo en los que cumplió. Toño llegará a ese partido en Las Palmas después de haber dejado la portería a cero ante el Girona. En ese partido estuvo acertado en todas sus intervenciones y preciso en los golpeos con el pie. Anoeta le recibió con una cariñosa ovación.

Zubiaurre, el tercero

Las ausencias por lesión de Moyá y Rulli han llevado a Imanol a reclutar al portero de Sanse, Andoni Zubiaurre (Ordizia, 1996), para entrenarse con el primer equipo. Formado en el Antiguoko, adonde llegó en su primer año de juvenil procedente del Ordizia, no es la primera vez que Zubiaurre está cerca del primer equipo. Se ha entrenado en numerosas ocasiones y ya se sentó en el banquillo de Mestalla cuando Rulli se lesionó en Salzburgo. Imanol le conoce a la perfección porque ha sido él quien le ha ido dando paso en el filial ante la baja por lesión de Pablo Sisniega, operado de su hombro. Zubiaurre mide 1,88 metros y lleva a la Real Sociedad en el corazón. No hace tanto rechazó al Athletic a diferencia de tres compañeros suyos de equipo (Peru Nolaskoain, Oier Sarriegi e Iñigo Sukia), que sí cruzaron la A-8. Si Rulli no llega a tiempo para jugar en Las Palmas, lo probable es que Zubiaurre acompañe a Toño en el desplazamiento a Las Palmas.

Sanse y Real Sociedad C

Si Zubiaurre termina viajando con el primer equipo de la Real Sociedad, dejará su sitio en el Sanse en un momento decisivo porque está inmerso en la carrera por lograr una plaza en los playoffs por el ascenso. La lesión de Moyá afecta no solo al primer equipo. Quizás sea está una de las primeras decisiones importantes de Roberto Olabe como director de fútbol en Zubieta. Deberá coordinar cómo cubrir estos movimientos encadenados en los diferentes equipos de Zubieta para cubrir con garantías una posición que conoce al dedillo y que tanta trascendencia tiene. El Sanse ocupa la tercera plaza por detrás del Sporting B y Mirandés a falta de cinco jornadas para acabar la liga y el club, sin ser el objetivo prioritario en un equipo más formativo, quiere que apure todas las opciones de ascenso a Segunda. El filial juega el sábado por la tarde en Gernika. El portero Juanjo Garrancho (San Sebastián, 1997) es quien está llamado a ocupar ese puesto, como ya hizo por ejemplo el día en el que Zubiaurre fue convocado con el primer equipo en la salida a Mestalla. Hasta la fecha Garrancho ha jugado seis partidos con el Sanse esta temporada y lo ha hecho bien. El técnico Aitor Zulaika deberá elegir qué portero suplente se lleva a Gernika. Lo normal es que sea el portero titular de la Real C, Unai Agirre (San Sebastián, 1998) el que cubra las espaldas de Garrancho, lo que a su vez llevaría a la titularidad de la Real C al joven Iker Bastida (Azpeitia, 1999), el teórico suplente.

Esta temporada se dio una carambola que es difícil que se vuelva a producir. Entre lesionados y enfermos, el Sanse se presentó en Lezama, el pasado 13 de enero, con Unai Agirre como primer portero y con el suplente Gaizka Ayesa, juvenil de primer año. El Sanse perdió 2-0.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos