Real Sociedad

Moyá, experiencia y agresividad para la portería de la Real

Miguel Ángel Moyá celebra un gol con la camiseta del Atlético./REUTERS
Miguel Ángel Moyá celebra un gol con la camiseta del Atlético. / REUTERS

El club quiere cubrir a corto plazo la baja por lesión de Rulli pero también busca subir el nivel del puesto a medio plazo. El mallorquín deja el Atlético de Madrid, firma por dos temporadas y media, con opción a otra, y hoy estará en Zubieta

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

La Real Sociedad ha decidido atajar el problema que tiene en la portería incorporando a Miguel Ángel Moyá (Binisalem, Mallorca, 1984), procedente del Atlético de Madrid, para lo que queda de esta temporada y dos más, con opción a una tercera.

El portero pasó ayer por la tarde reconocimiento médico en Madrid, a donde viajó Loren, pudo despedirse de sus compañeros en la celebración del cumpleanos del presidente Enrique Cerezo y estará en la sesión a puerta cerrada que está prevista a las 12.00 horas en Zubieta. Moyá, que hoy a primera hora viajará a San Sebastián, está en disposición de debutar mañana en el Benito Villamarín. La operación se hizo en un tiempo récord gracias a la buena relación existente entre la Real y el Atlético desde que se cerró el traspaso de Griezmann. El club realista anunció ayer el principio de acuerdo con el Atlético, al que abonará 2,5 millones de euros por el traspaso.

Sus datos

Nombre
Miguel Ángel Moyá Rumbo.
Nació el 2 de abril de 1984 en Binisalem (Mallorca)
Tiene 33 años.
Altura y peso
1,89 y 80 kg.
Debutó el 29 de agosto de 2004 en un Mallorca-Real Madrid (0-1).
Trayectoria
Mallorca (2004-2009). Valencia (2009-2011). Getafe (2011-2014). Atlético de Madrid (2014-2018).
Internacional
sub 16, sub 19 y sub 21
Palmarés
Supercopa (2014). Europeo sub 19 (2002). Europeo sub 16 (2001).
Temporadas en Primera
14.
Partidos en Primera
241.

El guardameta, de 1,89 metros e internacional en categorías inferiores, terminaba con el Atlético en junio de 2019, ya que en su contrato tenía una cláusula por la que si jugaba siete partidos esta temporada, cosa que ya ha hecho, renovaba por un año. En los mentideros futbolísticos se apuntaba que tenía apalabrado su futuro con el Getafe, pero este quedó ligado ayer por la noche con el club de Anoeta.

La Real pagará por el traspaso del meta 2,5 millones de euros al Atlético de Madrid

La Real incorpora un portero con experiencia, ágil, agresivo con buenos reflejos y consolidado. Si no ha podido brillar más en los últimos tiempos es porque ha estado a la sombra de Oblak en la portería del Atlético. Pese a no tener la continuidad que le hubiera gustado, llega a la Real en el mejor momento de su carrera. De hecho, Simeone no terminaba de ver con muy buenos ojos dejarle escapar porque detrás de Oblak ahora solo hay un portero de 19 años, con el riesgo que eso conlleva en un equipo que sigue con opciones de ganar el título de Liga y que tiene muchas opciones de pelear por levantar el trofeo de la Europa League.

El técnico del Atlético no quería dejarle escapar porque sabe que Moyá siempre le ha respondido cuando ha sido necesario. Hace no mucho, en la última ocasión en la que Oblak se lesionó y Simeone echó mano de él, al técnico le costó una barbaridad sentarle porque no había día en el que no fuera uno de los destacados.

Simeone prefería que siguiera, pero el interés del jugador, que tenía contrato hasta 2019, ha pesado más

Pero ha podido más el interés de Moyá por jugar en la Real y asegurarse un contrato largo y las facilidades que ha dado el consejero delegado del Atlético, Miguel Ángel Gil Marín, a la dirección deportiva de la Real y a su presidente Jokin Aperribay.

La presente es la cuarta temporada de Moyá en el Atlético de Madrid, donde solo pudo jugar con asiduidad en su primer ejercicio, el 2014/15, en el que encajó sólo 25 goles en los 36 encuentros oficiales en los que intervino. Lo que le valió su pase al cuadro colchonero fue su gran rendimiento durante tres campañas en el Getafe, de la 2011/12 a la 2013/14. Tomó parte en 96 partidos, en los que encajó 135 tantos. Antes, había jugado cinco temporadas en el Mallorca, entre la 2004/05 y la 2008/09, y dos más en el Valencia, la 2009/10 y la 2010/11.

Prórroga del mercado

La Real ha podido realizar esta operación gracias a que tiene de plazo hasta el viernes para realizar algún fichaje, como medida excepcional, al prorrogarse para el club txuri-urdin el mercado de invierno un mes más por el pago el 30 de enero de la cláusula de Iñigo para poner rumbo al Athletic.

El club ha entendido que la lesión de rodilla de Rulli podría alargarse más de lo previsto y ha querido cubrirse las espaldas en caso de que ocurriera cualquier contingencia por una lesión o sanción de Toño. La actuación de éste último en Mestalla, donde no estuvo acertado, también ha podido ser el desencadentante para que la Real se decidiera a fichar.

En el club consideran que si Toño se lesiona o es sancionado, la alternativa de Antonio Zubiaurre era demasiado arriesgada en un momento en el que el equipo no está sobrado de confianza. No hay que olvidar que Zubiaurre, de 21 años, partía esta temporada como teórico suplente en el Sanse y que está jugando minutos porque Sisniega se recupera de una lesión en el hombro que le ha llevado a pasar por el quirófano.

l acometer el fichaje, la Real ha querido cubrirse ante una posible lesión o sanción de Toño Ramírez

Con Moyá la Real dispondrá de dos porteros a la espera de que Rulli se recupere de su lesión y se ponga al mismo tono que sus compañeros. Una vez acabe la temporada será momento de tomar decisiones sobre el futuro no tanto de Moyá pero sí de Rulli y Toño. Los dos tienen contrato en vigor. Rulli firmó hasta 2022 y Toño, de 31 años, acaba de ser renovado por una temporada. Lo normal es que uno de los dos salga.

El argentino ha sido siempre protagonista en los tres veranos que lleva en San Sebastián por el interés de distintos clubes en contratarle y pese a no estar en su mejor momento nada indica que vaya a ser diferente. Es lo que tiene haber formado parte en distintas convocatorias de la selección argentina, a pesar de que aún no haya podido debutar.

En el caso de Toño, su figura queda ahora muy tocada tras encajar cuatro goles en su estreno en Primera con la Real en Villarreal y los dos errores en Mestalla.

El fichaje de Moyá descarta la posibilidad de incorporar al joven guardameta ucraniano de 19 años Andriy Lunin, del Zorya Lugansk, al que la Real seguía los pasos desde hace tiempo. Una delegación de la Real se desplazó no hace mucho hasta Kiev, la capital del país, para contactar con el Zorya Lugansk y realizar una oferta por el portero. Ahí quedó la cosa, porque en Anoeta eran plenamente conscientes de que un portero con semejante proyección era también apetecido por otros clubes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos