UNA MONEDA AL AIRE

ÁLVARO VICENTE

No es éste un derbi que haya despertado muchas emociones en los días previos, ni en Bizkaia ni en Gipuzkoa. Quizás porque ni en la Real y el Athletic lo tienen claro, porque ni Eusebio ni Ziganda saben a ciencia cierta cómo van a responder sus jugadores y porque hay más miedo a perder de lo que suele ser norma en los derbis. Seguro que el técnico de la Real está convencido de que hoy sí los suyos se van a acercar a la mejor versión. El problema es que Ziganda pensará lo mismo por más que se haya pasado desde agosto viviendo en el alambre, salvando una bola de partido detrás de otra. Ni la Real ni el Athletic son hoy dos equipos rebosantes de confianza.

A la Real este derbi le llega en una situación que se asemeja bastante a su última visita a San Mamés. Hace diez meses se mostró atrevida y valiente en su puesta en escena pero cometió varios errores graves atrás que le condenaron. Eusebio reunió entonces a sus jugadores y les dijo que no era el momento de dudar. ¿Les suena? Que debían ahondar en la misma propuesta, aunque a partir de ese día empezaron a utilizar más la salida en largo con Willian José cuando el rival les impedía hacerlo en corto por una presión adelantada. Para entonces Navas se había asentado en el eje de la defensa junto a Iñigo, Carlos Martínez volvía a ser el de unos años atrás, Illarramendi y Zurutuza se entendían a las mil maravillas y Prieto tiraba de galones en el enganche con su elixir de la eterna juventud. Arriba Vela parecía recuperado, Willian José estaba cada día mejor y Oyarzabal se vaciaba físicamente para que un equipo con tres centrocampistas y tres delanteros no se partiese sobre el campo.

Y así, de repente, la cosa empezó a funcionar. Desde ese 16 de octubre en Bilbao hasta Navidad la Real fue el mejor del campeonato con 19 puntos, los mismos que el Real Madrid y uno más que el Barcelona. Los negros nubarrones de dos meses atrás habían dado paso a un cielo azul y despejado.

Nada me gustaría más que esa apuesta decidida de Eusebio siga teniendo hoy la misma vigencia. Yo sigo creyendo. Este equipo tiene calidad y tiene más fútbol que muchos de sus rivales. Si consigue candar la portería y limitar sus errores al mínimo tiene que volver a su camino. Mejor hoy que el miércoles que viene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos