Real Sociedad

La Real Sociedad cuenta con 52 millones de patrimonio neto y 30 de recursos propios

Jokin Aperribay /Unanue
Jokin Aperribay / Unanue

La Real tenía en 2009 un patrimonio negativo de 30 millones, los fondos propios eran de menos 43 millones y la deuda ascendía a 47

MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

Cuando el Consejo de Jokin Aperribay tomó las riendas en diciembre de 2008 se encontró con una sociedad al borde de su disolución. Unos meses antes había entrado en concurso de acreedores y su supervivencia estaba seriamente amenazada.

El trabajo de los administradores concursales, la gestión del Consejo y el apoyo de los políticos -Aperribay agradeció ayer la ayuda de Markel Olano en los peores momentos para poder presentar un convenio de acreedores y dar luz verde al futuro de la Real- permitieron en un primer momento superar la situación más grave en la historia del club. Costó más de un año llegar a los acuerdos con los acreedores que facilitasen a la Real salir del concurso con una posibilidad de subsistencia.

La deuda neta en junio de 2009 era de 47,4 millones de euros y el patrimonio neto en ese momento era negativo por un valor de 30,5 millones de euros. Los fondos propios se situaban en menos 43 millones. Parecía imposible salir vivo de aquello.

El club lo consiguió con un compromiso de pago a través de sus ingresos ordinarios de 5,4 millones de euros en tres años. Pero la piedra angular residía en la renegociación de la deuda privilegiada con Diputación y Kutxa, que superaba los 27 millones. La solución pasó en convertir esa cantidad en préstamos participativos y contabilizar esa deuda en el activo en lugar de en el pasivo, lo que ofreció un balón de oxígeno a la Real en la lucha por su supervivencia.

El plazo para devolver esos préstamos se estableció en treinta años y la Real no tendría que recurrir a sus ingresos ordinarios para hacer frente a este compromiso, porque lo iría devolviendo con el 20% de la cantidad que recibiese por traspasos o salidas de jugadores. Hoy, ocho años más tarde, solo faltan cuatro millones por devolver.

Paralelamente, el club equilibró su cuenta de pérdidas y ganancias para firmar consecutivamente ocho ejercicios en verde, el último el de la 16/17, con 2,4 millones de superávit. Para esta temporada se prevé un beneficio de 15 millones.

Ahora, en las cuentas que presentará en la Junta General de accionistas, esos fondos propios que en 2009 se situaban en menos 43 millones han pasado a ser de 30,4 positivos, mientras que el patrimonio neto contable ha mejorado en 82 millones, al cambiar de un negativo de 30,6 millones a un valor positivo de 52,6 millones.

Esta bonanza económica que ha logrado durante estos años le ha permitido afrontar casi en solitario la transformación de Anoeta de un estadio de atletismo a un campo de fútbol, invirtiendo 37 millones en la obra. Un milagro económico al que el actual Consejo quiere dar continuidad manteniendo la línea que le ha traído hasta aquí en los últimos años.

Más

Fotos

Vídeos