Real Sociedad

Mikel Merino, a un paso de firmar con la Real Sociedad

Merino protege el balón ante el brasileño del Liverpool Roberto Firmino, el 3 de marzo en Anfield, donde jugó de titular./CARL RECINE
Merino protege el balón ante el brasileño del Liverpool Roberto Firmino, el 3 de marzo en Anfield, donde jugó de titular. / CARL RECINE

El acuerdo no se cerrará esta semana, pero en la planta noble de Anoeta hay total confianza en la contratación del jugador del Newcastle

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Mikel Merino es la pieza que completa el proyecto de construir un centro del campo de alto rango en la Real Sociedad para las próximas cinco temporadas, en las que el club quiere consolidarse en el grupo de equipos que compiten estructuralmente por una plaza europea. El jugador navarro, de 22 años, ha transmitido a los dirigentes de la Real Sociedad que cuenten con él, que estén tranquilos porque su decisión es vestir de blanquiazul y levantar una carrera de futbolista de élite, ahora atascada, en Anoeta.

Sin embargo, no hay nada firmado. Las conversaciones, que vienen de lejos, están encaminadas pese a la intromisión de otros equipos con mayor o menor interés. El futbolista ha regresado de sus vacaciones en Estados Unidos y ahora dedicará unos días a estudiar con sus asesores la ingeniería de la operación. Por tanto, a día de hoy, Merino no es jugador de la Real Sociedad y no lo será esta semana.

La cifra

22 años
Merino ha cumplido 22 años este mes. Salió de la cantera de Osasuna, donde solo jugó en Segunda División, para fichar por el Borussia Dortmund. En una temporada jugó nueve partidos. Fue traspasado al Newcastle, donde ha participado en 25 (1 gol).

En la planta noble de Anoeta hay tranquilidad pero no se da nada por hecho. Si los contratos, a veces, valen lo que valen, tampoco conviene dar rango de ley a las buenas palabras. Eso piensan en las oficinas del club, donde hay suficiente experiencia en el mercado futbolístico como para no dar por hecho nada hasta que el papel no solo está firmado sino guardado en un cajón bajo llave.

Merino firmará un contrato de larga duración, coherente con su edad (22 años) y el precio del traspaso (12 millones). La Real Sociedad no tiene nada firmado con el jugador ni tampoco con el Newcastle, equipo al que pertenece. Un horizonte de cinco temporadas, hasta 2023, es el marco que han acordado ambas partes. En ese tiempo, la Real tendría la capacidad de amortizar el coste del fichaje.

El jugador navarro, si nada se tuerce en las próximas horas, será el primer fichaje de la nueva Real Sociedad de Olabe, aunque el interés del club es anterior. Tras la retirada de Prieto, la salida de un delantero que en la Real siempre ha jugado en el centro del campo como Canales y la eterna duda de Pardo, la Real Sociedad considera que la base del crecimiento del equipo se sustentará en buena parte en la sala de máquinas del equipo y que eso justifica el fichaje del exosasunista. Merino es hijo del histórico centrocampista rojillo Miguel Merino, contemporáneo de los Urban, Bustingorri, Martín González, José Mari...

El fichaje de Merino no obedece, en exclusiva, a sus condiciones individuales. Se enmarca en una estretegia global de regeneración del equipo en la parcela ancha, donde se dirime el dominio de los partidos, aunque luego se decidan en las áreas.

La Real Sociedad considera que con la llegada de Merino se completa una estructura para los próximos cinco o seis años, con futbolistas de casa. Bajo el gobierno de Asier Illarramendi, los técnicos opinan que se va a formar un bloque de futbolistas aptos para sujetar al equipo en la máxima exigencia, que no es otra que competir por Europa. No se discuten la titularidad de Zurutuza a sus 32 años, ni la pujanza de Igor Zubeldia -uno de los mejores de la temporada pasada-. A partir de ahí, la factoría de Zubieta tiene mucho que ofrecer con los Guridi, Gorostidi, Luca Sangalli, Capilla, Guevara...

Encaje en el club

La Real Sociedad se ha preocupado mucho del encaje que Mikel Merino puede tener en el club antes de acometer su fichaje y, obviamente, el dictamen ha sido favorable. En lo deportivo, el centrocampista del Newcastle es un futbolista joven (22 años), con buen físico y proyección. Además es de aquí, con una cultura futbolística que le permitiría encajar en Zubieta. Se desenvuelve en una zona sobrecargada del equipo, lo que le obligará a dar su mejor versión para no verse en la misma tesitura que en Dortmund o Newcastle. La exigencia que se va a encontrar no es menor.

Las consideraciones económicas del fichaje son más delicadas, ya que la operación afecta al corazón del vestuario por un doble motivo. En primer lugar, es un traspaso costoso. Los 12 millones de su pase de le convertirían en el tercer fichaje más caro de la historia de la Real, tras el de Illarramendi (17, con una plusvalía para la Real de 15) y Carlos Vela (14). La cotización del navarro viene marcada más por el mercado que por el currículum.

En segunda instancia, el exosasunista pasaría, según diversas fuentes, a ser uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla, pese a su corta trayectoria.

Mejora de Illarramendi

Por todo ello, la Real Sociedad se ha anticipaco a contactar con Asier Illarramendi para subirle el sueldo y mantener la jerarquía del vestuario, algo crucial en el máximo nivel. Es el nuevo capitán, el único jugador de nivel mundial de la plantilla a la espera de si Willian José da un paso adelante, y el club ha decidido blindar su posición, con el brazalete y con el sueldo.

La renovación de Illarra (con contrato hasta 2021) por uno o dos años con una cláusula de 50 millones se hará oficial pronto.

Merino, tras pasar por Dortmund y la Premier League, tiene un precio alto, pese a que su carrera no ha despegado. Son las reglas del juego y el club tendrá que saber gestionarlo. Los futbolistas profesionales siempre están muy atentos a este tipo de operaciones y los de la Real Sociedad siguen al detalle lo relativo a Merino.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos