Real Sociedad

Confianza en la Real Sociedad en que Mikel Merino le dé el 'sí' cuando vuelva de vacaciones

Merino interesa a la Real Sociedad
Mikel Merino, objetivo de la Real Sociedad. / EFE

Manuel García
MANUEL GARCÍA SAN SEBASTIÁN.

Mikel Merino disfruta de sus vacaciones en Estados Unidos mientras medita en qué equipo jugará la próxima temporada. Aunque Betis y Athletic parecía que partían con ventaja en la carrera por hacerse con sus servicios, este periódico ya informó hace dos días de que no era así y que la Real Sociedad contaba con las mismas opciones que el resto de candidatos para lograr su fichaje. Es más, con el paso del tiempo el optimismo dentro del club blanquiazul gana enteros y hay confianza en que la operación pueda salir adelante.

Sin embargo, parece que la respuesta del jugador no será inminente, ya que no se producirá hasta que regrese de su viaje a Estados Unidos y eso será la semana que viene. No obstante, en las últimas horas se han producido movimientos en el entorno del Betis y el Athletic que invitan a pensar en que la respuesta de Merino a la oferta deportiva de la Real Sociedad podría ser afirmativa. En Bilbao se ha llegado a publicar que el cuadro rojiblanco no estaría dispuesto a ir a una subasta por Merino, curioso cuando en enero pagó 32 millones a la Real por Iñigo y le puso un sueldo superior a los 4 millones limpios al año. Y en Sevilla que doce millones de traspaso son muchos por un futbolista que viene de estar dos años en blanco. Señal inequívoca de que su fichaje por la Real podría ir bien encaminado.

Merino sabe que en la Real Sociedad va a estar respaldado por un buen equipo, con una mezcla de futbolistas experimentados y jóvenes talentos que convierte al txuri-urdin en un proyecto muy interesante. Además, las salidas de Prieto y Canales hace que la competencia en el centro del campo sea menor, aunque el puesto en el que le gusta jugar sea algo más retrasado, de volante escoltando a un cuatro posicional.

La ventaja que tiene Merino si viene a la Real Sociedad es que sabe que no estará hipotecando su futuro, porque de aquí han salido a grandes clubes futbolistas como Illarramendi (Real Madrid), Griezmann (Atlético), Bravo (Barcelona) o Yuri (PSG), los dos últimos traspasados por la mitad de su cláusula. El Athletic no negocia traspasos y blinda a sus jugadores con cláusulas altísimas. En su caso, querría fijarle una de 60 millones y al jugador no le hace mucha gracia, porque sabe que el futuro ya no estaría en sus manos sino del club rojiblanco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos