Real Sociedad

Nadie tiene ventaja por Mikel Merino

Merino, objetivo de la Real Sociedad
Mikel Merino, objetivo de la Real Sociedad, se lanza al suelo a por el balón ante la presencia de Iwobi, del Arsenal. / EFE

Merino decidirá por el proyecto deportivo y la Real Sociedad juega sus bazas

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

La Real Sociedad no va tan descolgada como parecía en la carrera por hacerse con Mikel Merino (Pamplona, 1996) aunque, eso sí, la nómina de pretendientes sigue aumentando. Al interés ya conocido de Betis, Athletic y la propia Real se ha unido en las últimas horas el del Villarreal, un mal compañero de viaje por su facilidad para sacar la cartera y firmar jugadores. Merino, entretanto, disfruta de sus vacaciones mientras desoja la margarita y medita cuál es el destino idóneo para relanzar su carrera deportiva. No tiene prisa en tomar una decisión, ya que entiende que no puede precipitarse al dar un paso que puede ser determinante en los próximos años.

Ahora mismo la Real Sociedad no está en desventaja con ninguno de los competidores que pugnan por Merino. Tampoco va por delante de ellos. Los clubes que le pretenden le han hecho saber su interés en contar con él y le han trasladado cuál es su proyecto deportivo, algo que es fundamental para el futbolista y sobre el que tomará la decisión definitiva.

Después de dos años en los que Merino apenas ha jugado, primero en el Borussia Dortmund y luego en el Newcastle, tiene ganas de competir con regularidad y recuperar aquel camino ascendente que demostró en su etapa en Osasuna, conjunto con el que subió a Primera con apenas 19 años. En 2018 solo ha jugado tres partidos de titular con Rafa Benítez, dos en Premier League ante el Burnley y el Liverpool, y uno en la FA Cup frente al Luton Town, lo que ha representado un freno en el desarrollo de un futbolista tan joven.

Después de dos años sin jugar, Merino dará prioridad a la cuestión deportiva y a participar con más regularidad PROYECTO DEPORTIVO

Campeón de Europa sub-21 el año pasado en aquella selección en la que también estaban los jugadores de la Real Sociedad Oyarzabal y Odriozola y jugadores como Asensio (Real Madrid), Saúl Ñíguez (Atlético), Kepa (Athletic), Rodrigo (Villarreal) o Denis Suárez (Barcelona), ahora busca recuperar el protagonismo perdido en un equipo que le garantice continuidad y un buen proyecto deportivo. En este punto, también tendrá en cuenta la competencia existente en esa posición. Y en la Real Sociedad no es muy alta. De hecho, es la línea que más acusó la falta de un refuerzo la pasada temporada. Zurutuza cumple el próximo mes 32 años y sería un buen sustituto para el debarra a medio plazo.

Aunque Merino es un futbolista polivalente que lo mismo ha jugado de central en la sub-21 o con Tuchel en el Borussia Dortmund o de cuatro posicional en Osasuna el año del ascenso, considera que su ubicación idónea es la de volante con recorrido que le permita pisar área contraria. Posee un buen disparo y olfato goleador, lo que le convierte en un centrocampista muy interesante. En el conjunto navarro marcó ocho goles y dio cinco asistencias en los 58 partidos que actuó como titular.

Merino, un traspaso de doce millones

Cuando Merino decida en qué equipo quiere jugar, llegará el turno de iniciar las negociaciones propiamente dichas. Primero con su agencia de representación para establecer las condiciones de su contrato y después con el Newcastle, para abordar la cantidad del traspaso a abonar.

En este sentido el Athletic ya tiene un trabajo hecho por delante -que no ventaja-, porque estuvo a punto de ficharle en el pasado mercado de invierno y el contrato que apalabró con el jugador hace cinco meses no sería muy diferente al de ahora. El Newcastle le pidió entonces diez millones más otros dos en variables para materializar la transferencia, aunque al final Rafa Benítez terminó por abortar la operación. Y su cotización no ha variado en este tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos