Si eres mejor y también pierdes...

Una buena Real Sociedad solo tras el descanso cae por sus graves errores ante un Valencia inofensivo

Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Pues es de las pocas formas de perder que nos quedaban. Habíamos visto muchas esta temporada, demasiadas, pero como la de ayer no recuerdo ninguna.

El resumen es sencillo. El Valencia no hizo una sola jugada de gol en todo el partido, no dio ni miedo, pero marcó dos goles. La Real, tras una primera parte gris, dio un paso al frente ¡por fin! en la segunda y superó con claridad a los de Marcelino. Tuvo más y mejores y ocasiones, dio un poste, contó con un arbitraje caserísimo que le perjudicó de forma notable... y solo anotó un gol. Al final, 2-1 y para casa.

¿Qué pasó? Pues pasó que regaló dos goles en jugadas en las que no había ningún peligro. El primero en un centro que desvía De la Bella y en el que Toño no mide bien. Lo del segundo fue todavía peor. Mucho peor. La jugada se las trae. La Real tenía el balón hasta que Llorente lo perdió. Pero lo recuperó y entonces fue Juanmi el que lo volvió a regalar. No entiendo la querencia que tiene el malagueño de irse hacia los jugadores contrarios cuando tiene el balón, en vez de escapar de ellos. Ayer lo volvió a hacer, perdió el balón, luego vino un mal centro del Valencia, el grave error de Toño y el gol casi sin querer de Santi Mina.

Vamos, un despropósito total que acabó por arruinar el buen juego de los de Eusebio tras el descanso. Porque, al menos a mí, la primer parte no me gustó. Era una primera mitad de empate a nada, pero la Real ya se fue al vestuario perdiendo.

Luego la cosa fue mejor en cuanto al juego. Vimos, al menos, lo que no vimos en Salzburgo, un equipo decidido, más ambicioso y que presiona, como en el golazo de Oyarzabal, y llega al área con más gente. Después del empate parecía que la victoria podía caer del lado realista..., pero solo parecía.

No recuerdo a un Valencia más flojo que el de ayer frente a la Real. Claro que el mérito es del buen hacer de los jugadores y el entrenador realista, que maniataron a un equipo que es muy fuerte en su campo, le quitaron el balón y puede que hasta merecieran más que el empate. Pero la temporada es de no. Y ya saben. No es no. Al menos para la Real.

Pérdida de potencial

También es verdad que si nos ponemos a analizar las cosas, este equipo no es el que nos encandiló la temporada pasada. Sin Rulli, sin Iñigo, sin Yuri, sin Prieto, sin Vela y sin Willian la Real no es la que fue. Ha perdido mucho potencial y lo termina pagando en encuentros como el de ayer en el que, repito, el rival fue incapaz de crear una jugada de gol. Y cuando pierdes siendo mejor..., ponte a temblar.

Me imagino que habrá que pasar página y pensar en el jueves, que es lo que se suele decir, pero no veo ni medio claro el resto de la temporada. Creo que nos va a costar mucho ganar partidos. Sé que no hay riesgo de descenso, eso no, pero tampoco veo a esta Real remontando posiciones. Debo estar muy negativo, porque hasta mis amigos me lo dicen, y a uno de ellos le acepté una apuesta el sábado. «A que la Real gana por lo menos cinco partidos en lo que resta de temporada», me dijo. Nunca he apostado en contra nuestra, nunca, pero acepté. Ojalá pierda la apuesta. Ojalá. Quedan trece partidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos