Goleada en Skopje

Por mayoría absoluta

Los blanquiazules aplauden a sus aficionados al terminar el partido de ayer./ARIZMENDI
Los blanquiazules aplauden a sus aficionados al terminar el partido de ayer. / ARIZMENDI

La Real da un paso de gigante al destrozar al Vardar, al que pudo endosar una goleada escandalosa

Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Hay partidos de los que no se puede contar muchas cosas. Un equipo es muy superior al otro desde el minuto uno hasta el último y el resultado habla con claridad de lo sucedido en el campo. El de ayer fue uno de esos, con la particularidad para nosotros de que el equipo que se impuso por mayoría absoluta fue la Real y de que se trataba de un partido de competición europea, decisivo además para la suerte de los nuestros.

En lo que no voy a entrar es en si el Vardar es tan flojo rival como pareció ayer. Es evidente, y dicho está antes del encuentro, que la Real es superior. De eso, nadie podía dudar y ahora menos. Pero hemos visto tantos encuentros ante rivales inferiores que no han terminado bien que... Pues que hay que celebrar una goleada como la de ayer, porque el hecho de que sea la mayor de la historia realista en Europa quiere decir que no vamos a ver otra igual en muchos años. Bueno, ojalá me equivoque.

Y es que los de Eusebio destrozaron a su rival en todas las facetas del juego, mostrando una superioridad apabullante tanto por dentro como por fuera, como por arriba, como por abajo... Eso sí, no faltó ese susto que nos llevamos con el 0-1, en la acción en la que Rulli salvó el empate con una más que buena salida por abajo. El técnico parece que ha encontrado la solución al problema que le ha planteado siempre la ausencia de David Zurutuza, juntando en el centro del campo a Illarra con Zubeldia.

La goleada debe dar alas al equipo para el futuro tanto en Europa como en la Liga lo mejor

Que se acabara el partido, porque en días como los de ayer da gusto ver a la Real LO PEOR

Los de Eusebio volverán a jugar contra el Vardar en Anoeta, en otro partido decisivo EL DATO

La Real salió con tanta determinación que al cuarto de hora pudo tener el partido resuelto LA CLAVE DEL PARTIDO

La comodidad con la que los blanquiazules jugaron incluso dentro del área rival fue cuando menos llamativa. Pero insisto. No seré yo quien quite méritos a esta nuestra Real, con una defensa en la que no había un solo jugador de los considerados, a priori, titulares al comienzo de la temporada, y sin el centrocampista que más equilibrio le da al equipo, David Zurutuza.

Conviene no olvidar, además, de que el Vardar se jugaba todas las opciones porque, de ganar ayer, el propio conjunto de Skopje, la Real y el Rosenborg hubieran quedado empatados a tres puntos. Y tampoco que en el campo en el que la Real exhibió ayer todo su potencial -enorme Willian- han caído esta misma temporada el Copenhague y el Fenerbahce, este último eliminado por el conjunto macedonio.

En todo caso, la Real hizo su trabajo de maravilla. Salió como le habíamos pedido que saliera, con decisión, con hambre, con determinación, en busca de un triunfo ante un rival inferior. Y lo hizo por mayoría absoluta, sin contestación, dejando muy claro que quiere estar en febrero en los dieciseisavos de final. Y ojo, porque el resultado pudo ser incluso escandaloso de haber estado los de Eusebio más acertados en el remate en los primeros minutos de partido...

Ahora toca, una vez encaminado el trabajo en Europa de la mejor forma, jugar el lunes contra el Espanyol con la misma determinación. Porque otro triunfo metería, además, al equipo en la parte más alta de la clasificación. El regreso tras el parón de octubre ha sido espectacular. Ojalá la cuerda dure hasta el de noviembre.

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos