Real Sociedad

Markel pone rumbo al Getafe

Markel atiende a unos seguidores de la Real a su llegada a Mintxeta.
Markel atiende a unos seguidores de la Real a su llegada a Mintxeta. / FÉLIX MORQUECHO

Ayer tuvo que seguir el partido en su Elgoibar natal desde la grada y mañana o el martes cerrará su incorporación al equipo madrileño

ÁLVARO VICENTE ELGOIBAR.

No hay más de cien metros desde Mintxeta al domicilio de Markel Bergara (Elgoibar, 1986). El de ayer era su partido, en casa, ante los suyos, pero estar a falta de unos flecos para que se concrete su incorporación al Getafe le llevaron a quedarse fuera de la convocatoria por precaución y a seguir el partido desde la grada. A Markel le ilusiona poder seguir jugando en Primera, en la Liga, en un club del que tiene buenas referencias

Hubo un momento, cuando entendió que lo iba a tener difícil para jugar esta temporada, en la que barajó la posibilidad de marcharse a alguna liga en el extranjero. Estados Unidos le atrae, poder vivir una aventura con su familia lejos de Gipuzkoa, pisar campos nuevos, pero el fuerte interés del Getafe por contar con él le ha hecho cambiar de idea. El presidente del Getafe, Ángel Torres, le quiere con ellos, el entrenador ve en él al jugador con experiencia que puede aportar mucho en un vestuario que a priori tendrá como primer objetivo la permanencia tras su reciente ascenso y Markel está por la labor. Todo indica que sus caminos se cruzarán en las próximas horas, el lunes o martes se cerrará.

Hubiera sido un buen broche en la Real ver a Markel jugando en Mintxeta con la camiseta que ha defendido desde que era un crío, las últimas diez temporadas en el primer equipo desde que debutó el 4 de septiembre de 2007 en Las Palmas en partido de Copa. Es el sentir que se respiraba ayer en la grada de Mintxeta.

Markel se marchará sin decir una palabra más alta que otra, agradeciendo todo lo que le ha dado este club. La experiencia que tiene le ha llevado a encajar su salida con naturalidad, sabiendo que se lleva el cariño de los aficionados porque él, entre otras muchas virtudes, es uno de los que devolvió al equipo a Primera hasta llevarlo a la Champions. En la 12/13, con Montanier, formó parte de aquel triángulo mágico en la medular con Illarramendi y Xabi Prieto con el que la Real hizo tan buen fútbol. Él sí puede decir que lo ha dado todo por este escudo. Se marcha un realista con mayúsculas.

Fotos

Vídeos