Real Sociedad

Markel Bergara: «He cumplido el sueño de jugar la Champions con la Real»

Markel Bergara posa ayer en su presentación con la camiseta del Getafe.
Markel Bergara posa ayer en su presentación con la camiseta del Getafe. / GETAFECF.COM
Markel Bergara, jugador del Getafe

Se marcha de la Real «sin rencor alguno» para llegar cedido al Getafe, donde dice le han recibido con los brazos abiertos

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Markel Bergara (Elgoibar, 1986) ya es uno más en el Getafe. El jugador fue presentado ayer en su nuevo club al que llega en calidad de cedido por una temporada. El canterano confiesa que su deseo era despedirse de los aficionados en una comparecencia en Zubieta, pero dice que no iba a ser capaz de contener las lágrimas y ha optado por dejar un mensaje grabado y atender a los medios que lo quisieran, como es el caso.

- ¿Qué pasa por su cabeza?

- Cuando empecé a ver que mi etapa en la Real podía estar llegando a su fin pasé por momentos difíciles, no es fácil hacerse a la idea después de tanto tiempo, pero una vez asumido y visto el fuerte interés que ha mostrado el Getafe, puedo decir que estoy muy ilusionado. Es una oportunidad nueva, un reto nuevo. El club me atrae, la ciudad también y estoy muy contento.

- ¿Qué le han trasladado en el Getafe? ¿Qué esperan de usted?

- Hoy (por ayer) he podido estar con el presidente, el director deportivo y el míster y sus ayudantes y la primera impresión ha sido muy buena, me han recibido con los brazos abiertos. Es un club familiar, como ya me habían trasladado Esteban (Granero) y otros jugadores que han pasado por Getafe. Por ahora no he podido profundizar mucho más pero todo lo que he visto me ha gustado. Mañana (por hoy) empezamos la pretemporada y estoy con ganas de conocer a los nuevos compañeros. Todavía no conozco el plan de pretemporada al detalle. Sé que nos vamos un par de días a Segovia, volvemos a Getafe y después nos vamos una semana concentrados en la Oliva Nova Golf de Valencia. Ahora mismo estoy buscando piso para asentarnos en los alrededores de Madrid.

- Se ha marchado sin hacer ruido.

- Estoy contento por cómo se ha producido mi salida. La decisión tomada es la mejor para las dos partes, sabía que mi situación en la plantilla ahora era complicada, iba a tener difícil jugar minutos con continuidad y por eso mi representante y yo estábamos atentos al interés que pudiera surgir de otros clubes. El Getafe se ha interesado mucho por mí, desde el primer momento la idea nos ha gustado a mi familia y a mí y no ha habido mucho que hablar. Llego con mucha humildad. Trabajo y constancia no va a faltar.

- Entonces no ha tenido ni que hablarlo con Eusebio.

- El jugador que convive a diario en un vestuario con la misma gente percibe esas cosas. En este caso, sabía que lo mejor era buscar una salida que satisficiera a todas las partes, al Getafe, a la Real y a mí. Por suerte se ha conseguido cuadrar el círculo, he asumido con naturalidad mi salida y solo puedo estarle agradecida a la Real y sus gentes.

- ¿Se plantea regresar cuando acabe la cesión en junio de 2018? Le quedaría un año de contrato.

- Ahora mismo no me planteo nada, no pienso en eso. No vengo cedido a Getafe como cuando tienes veinte años y buscas minutos para tratar de hacerte con un sitio en tu club de origen. Que haya venido cedido es algo circunstancial. Ahora lo único que pienso es tratar de hacerlo lo mejor posible en un club que ha creído en mí.

- ¿Había perdido la ilusión?

- No diría tanto, pero sí siento que he vuelto a recuperarla. Ahora tengo ganas de ponerme a entrenar, de sudar la camiseta en los partidos, e intentar ayudar al Getafe a conseguir la permanencia como sea. Sabemos que va a ser un año complicado para nosotros, pero ilusión no falta por lo que he podido palpar en estas primeras horas.

- Se queda sin jugar en Europa.

- Es una pena. El año pasado hicimos un año brillante, el equipo jugó muy bien, y se logró el premio. Es bonito jugar en Europa, mucho más en la Real, seguiré sus pasos como no podía ser de otra forma, pero me marcho con la sensación de haber cumplido el sueño de todo canterano al haber jugado con la Real en la Champions. Me siento orgulloso de ese camino.

- ¿Qué momento no va a olvidar nunca?

- (Se lo piensa). La respuesta que voy a dar quizás está condicionada por las emociones que estoy viviendo en las últimas horas, pero si tengo que dar un momento me quedo con el aplauso que me brindaron mis compañeros de vestuario el lunes por la mañana cuando me despedí de ellos en Zubieta. Es probable que con el tiempo recuerde otros muchos momentos buenos y malos, que los ha habido, pero hoy digo que me ha llegado más ese gesto, ese reconocimiento de mis compañeros, que la clasificación para la Champions.

- (Hace una pausa)

- No están siendo días fáciles para mí. No he querido dar una rueda de prensa para despedirme porque sabía que me iba a emocionar. Ya pasé un mal trago en la despedida de Mikel González, que me llegó muy dentro, y no quería pasar otro mal trago.

- ¿Qué les dice a los aficionados de la Real?

- Lo mismo que dejé escrito para ser publicado por el club. Estoy triste por salir de la Real porque han sido 19 años muy largos y bonitos en la que considero mi casa. Toda la gente que ha estado cerca de mí me ha demostrado mucho cariño y me he sentido muy arropado. Agradezco a toda la afición porque ha estado en los momentos malos y buenos, sobre todo a la peña Txirritako Txuriudinak porque siempre han querido lo mejor para mí y me he sentido muy querido por ellos. Agradezco a mis compañeros, a la familia, amigos y a mi mujer en especial porque siempre ha estado a mi lado en los momentos difíciles.

- No va a poder jugar en Anoeta por la cláusula del miedo recogida en su nuevo contrato.

- Pero haré todo lo posible para escaparme en ese partido u en otros de la Real. Habrá que esperar al sorteo del calendario para saber qué día visitamos Anoeta.

Más

Fotos

Vídeos