Real Sociedad

Manteo para despedir a Vela

Los jugadores de la Real mantean a Vela al finalizar el entrenamiento de ayer en el z2. /PEDRO MARTÍNEZ
Los jugadores de la Real mantean a Vela al finalizar el entrenamiento de ayer en el z2. / PEDRO MARTÍNEZ

AXEL GUERRA SAN SEBASTIÁN.

Carlos Vela vive con intensidad sus últimas horas como jugador de la Real, antes de poner fin el miércoles ante el Sevilla en Anoeta (21.30 horas) a seis temporadas y media defendiendo la camiseta blanquiazul. Ese día los blanquiazules iniciarán las vacaciones de Navidad tras las que el azteca ya no volverá a la disciplina realista. A partir de enero emprenderá una nueva aventura futbolística incorporándose al Los Angeles FC de la Major League Soccer americana (MLS), con el que ha firmado un contrato para las próximas cuatro temporadas.

El internacional mexicano es un jugador que ha dejado huella en el vestuario blanquiazul y que es muy apreciado por sus compañeros. Ayer fue el centro de atención del entrenamiento que los realistas realizaron en el z2. El delantero se ejercitó junto al resto de futbolistas que no jugaron de inicio el derbi ante el Athletic en San Mamés Barria -Kevin, Agirretxe, Zubeldia, Guridi, Canales, Toño, Bautista, Juanmi, Navas, Carlos Martínez, Pardo y Aritz, además de Rulli, quienes al términó de la sesión le dedicaron un cariñoson adiós. Vela acabó manteado por los aires y entre hurras.

Los que formaron de inicio en el derbi -Odriozola, Llorente, Iñigo, De la Bella, Illarramendi, Prieto, Zurutuza, Januzaj, Oyazarbal y Willian José-, realizaron en el interior de las instalaciones la típica sesión de recuperación tras partido.

El trabajo en el campo auxiliar estuvo protagonizado por el balón, entre rondos, ejercicios de posesión y partidillos en espacios reducidos. Ahí es donde Vela brilló. Muy participativo y muy activo, primero en los partidos de cuatro para cuatro en los que formó el equipo más fuerte junto a Toño, Zubeldia y Canales. Ganaron con solvencia los tres partidos que disputaron.

En el último partido de seis contra seis anotó tres goles que ayudaron a su equipo a vencer. El trabajo estaba completado.

El miércoles, último partido

Todo ello bajo la atenta mirada de una treintena de aficionados que se acercaron a Zubieta para ver el entrenamiento. La marcha de Vela era el tema de conversación más socorrido entre ellos por encima del derbi. «Es que no me puedo hacer a la idea de que se vaya», explicaba uno de ellos mientras otro le decía que lo veía «normal» porque lleva doce años lejos de su tierra y «es mucho tiempo».

El azteca fue el último de los jugadores en salir del campo de entrenamiento. Firmó cuantos autógrafos le pidieron y se sacó multitud de fotografías a la vez que agradecía las muestras de cariño. El miércoles en Anoeta Carlos Vela tendrá la oportunidad de despedirse de toda la afición blanquiazul. Ojalá sea una noche redonda para el equipo y para él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos