Real Sociedad

En Málaga, del «Al Thani, vete ya» al «Míchel vete ya»

Míchel llega a Anoeta con el agua al cuello. / EFE
Míchel llega a Anoeta con el agua al cuello. / EFE

El técnico del equipo andaluz ha perdido parte de su crédito tras un comienzo de Liga pésimo: 8 puntos en 14 partidos

J.T. SAN SEBASTIÁN.

Málaga está viviendo una pesadilla con su equipo. Con ocho puntos en 14 jornadas, a cuatro de la salvación, y después de haber caído en la Copa con un Segunda (el Numancia de dos exrealistas, Jagoba Arrasate y Bittor Alkiza), Míchel parece agotar su crédito cuando hasta hace bien poco el objetivo de todas las críticas en la preciosa ciudad andaluza era el presidente, el jeque catarí Al Thani, de 65 años. Tan es así que en la última jornada, tras el empate ante el Levante, el grito de guerra de la Rosaleda fue el de «Míchel vete ya».

Puestos a encontrar las razones de la crisis, los que conocen los entresijos del club lo encuentran en la planificación de la plantilla, aunque hay más cosas. Verán. Míchel llegó a Málaga en la jornada 27 de la pasada temporada. El equipo andaluz era decimosexto y concluyó la Liga en el puesto undécimo, con 46 puntos y 15 por encima del descenso, después de un final de competición espectacular con triunfos de prestigio como los que obtuvo ante Barcelona, Sevilla, Valencia y Celta.

Pero las diferencias con el dueño del equipo, el jeque Al Thani se produjeron durante el verano. Salieron del equipo futbolistas importantes como Kameni, Camacho, Fornals y el goleador Sandro; también se fueron Duda y Weligton..., y Diego Llorente, que jugó la temporada pasada en Málaga, cedido por el Real Madrid y firmó una segunda vuelta espectacular, que le llevó a fichar por la Real en verano, pese a los esfuerzos de Míchel para retenerle.

Anta tanta salida, Míchel pidió refuerzos. Llegó por ejemplo su hijo, pero no Javi García, una petición expresa del técnico para cubrir las salidas de los centrocampistas Camacho y Fornals, pero que no fue atendida. «Espero que alguien apriete el botón», llegó a decir Míchel para que ficharan a Javi García, ahora en el Betis, pero la respuesta que encontró por parte de Al Thani fue la siguiente: «Con todos los respetos hacia el jugador, Javi García no es nuestro objetivo».

En manos del jeque

El jeque se cargó al director deportivo, Arnau, y trajo a jugadores como Baysse, Rolón, Cecchini, Kuzmanovic, Borja Bastón..., y el rendimiento no está siendo el esperado, de ahí los resultados. Únicamente el guardameta Roberto, cedido por el Espanyol, está manteniendo el tipo. Así las cosas, mientras sondea el mercado de invierno para reforzarse y poder salir del agobio en el que está metido, el Málaga llega a Anoeta dispuesto a dar la sorpresa. Dicen que Míchel podría estar jugándose su última bala.

En kla rueda de presna de ayer, Míchel elogió al equipo txuri-urdin y aseguró que le gustaría que su equipo «siempre dé la sensación que da la Real en el juego, siempre fluido, con muchas alternativas de ataque, de profundidad, aunque es cierto que también sufren defensivamente». El técnico aseguró que su equipo necesita «puntuar y ser más cointundente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos