Real Sociedad

La Real Sociedad ficha a Luis Llopis como entrenador de porteros

Luis Llopis, en una entrevista realizada con este periódico en 2016. /MIKEL FRAILE
Luis Llopis, en una entrevista realizada con este periódico en 2016. / MIKEL FRAILE

El hernaniarra, que permaneció dos temporadas en Zubieta como técnico de las categorías inferiores, procede del Real Madrid, donde ha vencido las tres últimas Champions

Iker Mendia
IKER MENDIA

La Real Sociedad ha llegado a un acuerdo con el técnico Luis Llopis para que se haga cargo del puesto de entrenador de porteros del primer equipo y entre a formar parte de la unidad de guardametas que dirigirá Iñaki Ulloa. La estructura queda completada por Jon Alemán, Luis Castro y Beñat Etxebeste.

Llopis, de 53 años y natural de Hernani, inició su andadura como entrenador de porteros en clubes del territorio como Hernani y Real Unión. Ingresó en la estructura de Zubieta como técnico de porteros en las categorías inferiores de la Real en 2003. Completó dos campañas antes de incorporarse a la cantera del Real Madrid en el verano de 2005, donde trabajó hasta su fichaje por el primer equipo del Athletic de la mano de Joaquín Caparrós en 2008. Acompaño al técnico andaluz en su periplo por Mallorca, Levante y Granada hasta su vuelta a la cantera de la entidad blanca en el verano de 2015. Ascendió al primer equipo merengue con la llegada de Zinedine Zidane y ha formado parte del staff que ha logrado el título en las tres últimas ediciones de la UEFA Champions League. Ahora, vuelve a casa.

Su lema

«Tenemos que ser justos con el portero, no se le puede pedir que haga cosas que no ha entrenado». Esta frase pertenece a él. Y esconde una gran verdad, aunque un tanto contradictoria. Y es que Llopis cautivó al mismísimo Arrigo Sacchi en su primera etapa blanca, ya que su filosofía de trabajo pasa por convertir al guardameta en un jugador más, en involucrarlo en el juego del equipo.

Así, en 'Metodología global del entrenamiento de portero', uno de sus libros, Llopis entiende que un guardameta se debe involucrar en todas las acciones en juego, no sólo recurrir a las paradas tradicionales. Su reto ha sido siempre convertir al portero en un sujeto activo y dejar su rol pasivo.

«El portero debe hacer coberturas, apoyar a los laterales, iniciar un ataque rápido», asegura. «Tácticamente tiene que ser listo. No puede ser que un lateral esté en una situación comprometida y el portero se limite a mirarle. No, lo que quiero lograr es que el cancerbero sea un jugador más», declaraba en una entrevista. Eso, que se dice fácil, es verdad que ha sido una de las grandes transformaciones de los últimos tiempos. El portero-jugador.

Llopis fue portero hasta que una grave lesión de peroné le obligó a retirarse prematuramente. Pero su pasión ha sido la portería y a ella ha dedicado su carrera profesional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos