Real Sociedad

Emocionante kalejira de los aficionados de la Real Sociedad

Casi 2.000 realistas han marchado hacia el campo del Salzburgo en kalejira. / Lobo Altuna (enviado especial

1.900 seguidores del club blanquiazul toman las calles de Salzburgo rumbo al estadio Red Bull Arena

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZEnviado especial a Salzburgo

Unos dos mil fervorosos aficionados realistas han tomado Salzburgo en el segundo desplazamiento más masivo en la historia del club en sus 44 años en Europa. Evidentemente ha quedado lejos del vivido hace cinco años en Manchester, cuando la cifra de seguidores triplicó a la de ahora y conquistó Old Traford, pero el ambiente vivido se ha asemejado bastante al de entonces en Inglaterra. Y eso que ahora no se trata de la Champions ni el equipo marcha tan bien clasificado, pero ha dado igual. Cualquier ocasión es buena para manifestar el sentimiento hacia unos colores y hacer de ello una forma de vida.

Como el grupo que componían Fernando Vildosola, de 60 años, veterano socio txuri-urdin desde los tiempos de Atocha, y sus hijos Iñigo y Gonzalo, que volvieron a juntarse para viajar con la Real tres meses después de hacerlo en Trondheim. «Como no vivimos en la misma ciudad, aprovechamos estas ocasiones para disfrutar de unos días juntos», apuntaban. Fernando, el patriarca de la familia y encargado de financiar la expedición, vive en Donostia, Iñigo en Cataluña y Gonzalo en Madrid. Los tres partieron de diferentes aeropuertos, el primero desde Loiu, el segundo desde Reus y el tercero de Barajas. «Viajar con la Real al extranjero es algo que siempre se recuerda. Estuvimos en Noruega y en Leverkusen el año de la Champions. No nos podíamos perder este», explica Fernando.

Otro que tampoco lo hizo fue el donostiarra Javier Gómez, al que ya tuvimos la ocasión de saludar en Trondheim cuando viajó acompañado de su padre José Manuel y su hija Marta. En esta ocasión iba acompañado de José Mari Alonso, también de la Parte Vieja como él. «En su día ya estuve en el viaje a Grecia para jugar ante el Olympiacos en la época de Denoueix y más recientemente en Leverkusen. Me lo pasé tan bien que cuando surgió la oportunidad de venir aquí no lo pensé», explica.

De Irun procede la cuadrilla formada por Iraitz Vázquez, Jokin Etxeberria y Antton Etxebarria, que no se pierden una y gustan de viajar tanto a Europa como a otros campos del campeonato liguero, como preferencia a Balaídos. De ahí ficharon al último componente de la expedición, Saúl Lois, gallego del Pontevedra pero simpatizante también de la Real. «Nos conocimos a través del fútbol y nos hemos hecho buenos amigos. Yo he viajado desde Oporto a Munich», explica Saúl. Su menú futbolístico para estos días es más que exquisito, ya que además del partido de la Real mañana estarán en el Allianz Arena viendo el Bayern-Hertha. «El aeropuerto está muy cerca y ver un partidazo de la Bundesliga era un sueño para nosotros». La visita a alguna cervecería también figuraba en su agenda.

El mismo plan en Munich tenían los miembros de Maite Taldea, peña que acaba de celebrar su cuarto aniversario y que se caracteriza por acoger miembros de distintos países entre sus socios. De hecho, en su web se cuenta la historia de la Real en 16 idiomas, el último de los cuales en añadirse ha sido el alemán con motivo de esta visita a Salzburgo. Capitaneados por su presidente Ben Parhan, David González y Óscar Parrondo, conocidos como 'los tres jeques' desde los pasados carnavales de Las Palmas, les acompañaban Irune y Jaione Camacho, Urko Maestre y Diego San Sebastián, veterinario de la Clínica Anoeta y fiel seguidor txuri-urdin. Ben Parhan, holandés de Ereñozu, explicaba el valor de estos viajes. «Yo he seguido al Ajax con mis amigos cuando vivía en Holanda, pero en los quince años que llevo en Gipuzkoa estos desplazamientos europeos con la Real son increíble. El ambiente es muy sano y lo pasamos muy bien». Para este viaje le llegaron los refuerzos de tres paisanos suyos simpatizantes de la Real: Mitchel Martijn, Laurens Vonk y Bixente Azurmendi, de padre donostiarra y madre holandesa y que es natura de Delft, una ciudad llena de canales cercana a Rotterdam. Cuando embarcaban en el aeropuerto de Amsterdam coincidieron con el mítico portero Van der Sar, con el que se fotografiaron con sus bufandas blanquiazules. Junto a ellos apuraba una cerveza el oriotarra Javier Ercilla, que apenas llevaba un jersey para combatir el frío.

Joxe y Joaquín Ayerbe, naturales de Zegama, también lucían con pasión sus colores blanquiazules. Se reunieron con Jon Ayerbe, que trabaja en Dresde y fue compañero de Xabi Alonso en su época en el Antiguoko, y estaba acompañado de su mujer Ruth Elkar y sus hijos Lea y Nora. Salzburgo fue txuri-urdin durante una intensa jornada.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos