Real Sociedad

La Justicia da vía libre a la remodelación de Anoeta

El TSJPV desestima el recurso presentado por Olaverri, Soto y Barrenechea

ÁLVARO VICENTESan Sebastián

Ya no hay duda que valga ni nada que pueda frenar los trabajos de remodelación del Estadio de Anoeta. Después de años de juicios paralelos, en los que ha sido necesario grandes dosis de paciencia y perseverancia, el último de los recursos que quedaba en el aire ha consolidado la posición jurídica del Ayuntamiento de San Sebastián en las obras del estadio. Ahora sí hay vía libre.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha desestimado el recurso interpuesto por el abogado y exedil de Euskadiko Ezkerra, Javier Olaverri, su compañero de despacho, Manuel Barrechenea, y por el exconcejal de HB en el Ayuntamiento de San Sebastián, Félix Soto, contra la aprobación por parte del consistorio donostiarra del Plan Especial referido al ámbito de Anoeta.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJPV concluye que la aprobación del Plan Especial está «ajustado al derecho» y condena a la parte recurrente a abonar las costas procesales causadas, que ascienden a 1.000 euros.

Ante este sentencia cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo en un plazo de 30 días, pero, la contundencia con la que falla hace difícil que pueda tener mucho más recorrido.

En la sentencia de dieciséis páginas fechada en Bilbao el pasado día 20, se concluye que no existe «desviación de poder o fraude de ley» como alegan los recurrentes, que el incremento de aforo de 32.000 a 42.000 asientos está justificado y que la viabilidad económica de la reforma también está negro sobre blanco.

El presidente de Anoeta Kiroldegia y alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, mostró su satisfacción ayer al conocer la sentencia porque «sin ningún matiz ratifica que el Ayuntamiento ha hecho bien las cosas». Goia añadió que «la sentencia asegura que el Plan Especial está bien tramitado y bien aprobado, por lo que se trata de un fallo muy positivo en beneficio del interés de la ciudad, puesto que, de este modo, despeja el camino a una obra que ya ha comenzado y que en breve plazo hará realidad la remodelación del Estadio de Anoeta».

El nuevo estadio

Para el presidente de la Real, Jokin Aperribay, es una noticia «largamente esperada e ilusionante» que permite avanzar hacia una remodelación «positiva» para Gipuzkoa, San Sebastián y todos los aficionados de la Real.

Aprobado con 27 votos de 29

Para entender dónde nace esta demanda de Olaverri, Barrenechea y Soto hay que remontarse a diciembre de 2015 cuando el Ayuntamiento de San Sebastián, con la aprobación de 27 de sus 29 concejales -PNV, PSE, EH Bildu y PP votaron a favor y solo los dos de Irabazi votaron en contra-, dio vía libre al Plan Especial que permitiría el incremento de la edificabilidad del estadio y el miniestadio de Anoeta. El primero, según según se recoge en este expediente, crecerá 21.235 m2 sobre rasante y 9.850 m2 bajo rasante, mientras que el miniestadio aumentará 1.597 m2 sobre rasante y 1.411 m2 bajo rasante.

Después de que los servicios jurídicos del Ayuntamiento hubieran rechazado todas las alegaciones al Plan Especial presentadas por Olaverri, Barrenechea y Soto, cuatro meses después volvieron a la carga al interponer un recurso contencioso administrativo contra ese acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de San Sebastián. Pedían su nulidad alegando la existencia de «desviación de poder o fraude de ley». A su juicio, «no existen razones urbanísticas suficientes para remodelar el estadio, porque no es necesario incrementar el aforo», entinden que la finalidad del Plan Especial «es eliminar las pistas de atletismo» y califican de «ficticio» el estudio económico financiero que acompaña este Plan Especial. Además discrepan de que la Real participe «únicamente con el 25% del coste de las obras» de Anoeta, un extremo éste falso porque la Real abonará hasta 36 millones de los 50 previstos.

Ante este recurso el Ayuntamiento entiende que los recurrentes «no están legitimados para cuestionar los convenios entre la empresa municipal (Anoeta Kiroldegia)» y argumenta que la ordenación del Plan Especial se encuentra autorizada en en un plan mucho más amplio como es el Plan General de Ordenación Urbana y no lo modifica «profundamente». Niega que exista desviación de poder y sí «un interés público directo» y considera «adecuado y suficiente» el estudio económico financiero. Finalmente argumenta que no concurre «daño urbanístico alguno» porque el remodelado estadio seguirá teniendo la misma ocupación en planta, «no produciéndose mayor ocupación ni invasión de espacios públicos».

La Real aporta más del 25%

La sentencia del TSJPV concluye que la idea de remodelar Anoeta, «una instalación de titularidad municipal», parte de la Corporación del Ayuntamiento donostiarra, «elegida democráticamente y la que representa los intereses municipales», por lo tanto, «es evidente», que aunque la Real sea también beneficiario de esa remodelación, «no puede excluirse el interés público de la decisión municipal».

En relación a las discrepancias del recurrente por la desaparición de las pistas de atletismo del estadio, como se prevé en la remodelación para acercar las gradas al césped, el TSJPV recuerda que se podrá seguir practicando atletismo en San Sebastián, en concreto en el Miniestadio que también será renovado.

Ante la preocupación de Olaverri, Barrenechea y Soto por ampliar una instalación como Anoeta hasta los 42.000 asientos cuando, a su juicio, hay una «demanda insatisfecha de aficionados» como se demuestra al no llenarse hoy el campo con 32.000, el TSJPV comparte esta opinión aunque puntualiza que «sí se ocupan todas las localidades en determinados partidos de rugby y en conciertos». Y dice más: «Ésta es una cuestión opinable pero que, en todo caso, no permite concluir que la decisión adoptada -en alusión a ampliar la capacidad de Anoeta- sea arbitraria o carente de razonabilidad».

La Sala concluye que «carece de elementos suficientes para poder concluir si la remodelación del estadio tiene o puede tener repercusión en la economía».

Respecto a la posible existencia de «daños urbanísticos», el TSJPV considera que la desaparición de las pistas de atletismo no pueden identificarse como tal y descarta que las obras tengan un impacto en la zona de Anoeta porque la altura de los fondos seguirá siendo la misma.

La sentencia reitera en sus conclusiones que la existencia de un compromiso público y no solo municipal queda «claramente reflejada en el hecho de que según se acredita por certificado del Secretario de la Sociedad Anoeta Kiroldegia S.A., el estado de ingresos permite afrontar la reforma del Estadio y la remodelación del miniestadio».

Recuerda que el Gobierno Vasco aportará diez millones de euros, cuatro la Diputación y un máximo de 36 la Real. «Es decir, está garantizada la viabilidad de la reforma, con una aportación de la Real que supera el 25% del coste, por lo que resultan irrelevantes los argumentos relativos a que si se trata de una gran reparación o una reforma o de cuál es el porcentaje que debía asumir la Real».

Fotos

Vídeos