Real Sociedad

En juego, el mejor arranque en 14 años

Se instaló ayer la lona que ocultará los trabajos de remodelación de la grada sur. El 'Bat, bi, hiru, lau, bost, sei, zazpi... Real' acompañará en los próximos partidos./MICHELENA
Se instaló ayer la lona que ocultará los trabajos de remodelación de la grada sur. El 'Bat, bi, hiru, lau, bost, sei, zazpi... Real' acompañará en los próximos partidos. / MICHELENA

Desde la temporada 2003/04 con Denoueix no tenía la posibilidad de sumar tantos puntos después de afrontar un calendario nada sencillo. Si la Real gana mañana firmará su mayor puntuación en siete jornadas desde el subcampeonato

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

Hace dos sábados la euforia estaba instalada en la familia blanquiazul. La Real Sociedad colideraba la Liga junto al Barcelona después del pleno de triunfos en las tres primeras jornadas y venía de golear al Rosenborg. Llegaba el Real Madrid a Anoeta y alguno echaba mano de la calculadora para comprobar que un triunfo distanciaba en...¡siete puntos! a los blancos en cuatro jornadas. Nadie era capaz de toser a los de Eusebio, que ganaban con una facilidad pasmosa a todos.

Hoy, quince días más tarde, se ha dado la vuelta a la tortilla. Parece que no somos capaces de ganar a nadie y ahora la visita del Betis infunde temor. Los resultados desvirtúan la realidad, para bien y para mal, y hay que poner un poco de equilibrio si se quiere ver la realidad desde una perspectiva correcta. Porque las cuatro derrotas consecutivas han traído la desazón y el negativismo en la víspera de uno de esos partidos que puede condicionar una temporada.

Si lo gana, la Real habrá firmado su mejor arranque liguero en las siete primeras jornadas desde el subcampeonato de Liga con Denoueix de la 02/03. Desde entonces, su mejor puntuación es de diez puntos, los que sumó el año pasado y en el curso 05/06. Por el contrario, una derrota le enviaría al parón de octubre con cinco partidos perdidos de forma consecutiva y una depresión importante encima. Por eso se juega tanto mañana en Anoeta.

Ganar al Betis en casa sí debe ser una obligación, por mucho que llegue en buen momento

Los jugadores de la Real hablan de hacer algo grande. Ha llegado el momento de demostrarlo

Desde la 03/04 la Real no tenía la posibilidad de sumar tantos puntos en la séptima jornada. Y ojo, porque el calendario tampoco ha sido nada sencillo, habiéndose enfrentado a Villarreal, Real Madrid y Valencia. Hace dos años, en el arranque de Moyes, los rivales hasta entonces habían sido el Deportivo, Sporting, Betis, Espanyol, Granada, Athletic y Málaga, por establecer una comparación. Y solo rascó seis puntos. El curso pasado, con Eusebio, sumó diez puntos en siete jornadas tras ganar a Osasuna (0-2), al Las Palmas de Quique Setién (4-1) y al Betis (1-0), empatar ante el Espanyol (1-1), y perder frente al Real Madrid (0-3), Villarreal (2-1) y Eibar (2-0).

Diez puntos también llevaba en la séptima jornada de la 05/06 con Amorrortu, aunque entonces solo se había enfrentado a uno de los que acabó arriba, el Valencia, que fue tercero. El resto, Athletic, Alavés, Mallorca, Atlético, Betis y Zaragoza, finalizaron del décimo hacia abajo.

Si se analizan las seis jornadas de Liga disputadas hasta ahora, se puede comprobar que los resultados son bastante buenos teniendo en cuenta los rivales que ha habido delante. La Real no encaraba un calendario favorable en este arranque y, sin embargo, si suma los tres puntos ante los béticos se puede marchar a este segundo parón del campeonato en puestos europeos. Sumar seis puntos en las salidas a Vigo y A Coruña no es lo habitual. La última vez que había ganado en Balaídos en Primera fue en 2004 mientras que en Riazor, de trece visitas en este siglo, solo lo había conseguido en dos. La última en 2013, el día que certificó el cuarto puesto en la Liga. En casa, por fin pudo con el Villarreal, que se había llevado seis victorias y cuatro empates en sus once anteriores partidos en Anoeta. Estos nueve puntos se pueden calificar de excelente habida cuenta de los precedentes y que dos de esos encuentros fueron a domicilio.

Puntos en la 7ª jornada
17/18 ¿12?
16/17 10
15/16 6
14/15 5
13/14 7
12/13 9
11/12 7
10/11 7
06/07 2
05/06 10
04/05 5
03/04 9
02/03 17

De las tres últimas derrotas, la única que chirría es la del Levante. Y más por lo abultado del resultado que por perder allí, algo que desgraciadamente ha sido habitual desde el ascenso del conjunto granota a Primera. Hacerlo ante el Real Madrid es lo normal, ya que ha ganado en seis de sus últimas ocho visitas a Anoeta, y caer ante el Valencia tampoco es una hecatombe. Sobre todo, después de ver las bajas que tenía la Real, cómo se desarrolló el partido y el nivel de los de Marcelino este año. Un firme candidato a jugar la Champions.

Será el resultado de mañana el que ponga nota a este primer tramo de campeonato, porque ganar al Betis en casa sí debe ser una obligación, por mucho que llegue en buen momento. Los jugadores de la Real hablan abiertamente de hacer algo grande. Ha llegado el momento de demostrarlo para evitar que, entonces sí, las cuentas empiecen a torcerse.

Los blanquiazules apenas van a disfrutar de 52 horas para afrontar este importante compromiso. Y eso que el regreso desde Rusia no pudo ser más rápido, aunque el cansancio se notaba en el rostro de los jugadores. El vuelo no llegó a las cuatro horas desde el despegue en San Petersburgo y el aterrizaje en Vitoria. 3 horas y 52 minutos, concretamente, fue su duración. Pero ya eran las cinco de la mañana y faltaba el traslado en autobús hasta Zubieta. Con semejante tute en el cuerpo, solo dispondrán de dos sesiones antes del choque, lo que supone una clara desventaja para un equipo que no está acostumbrado a jugar tres partidos por semana.

Consciente de ello, Eusebio guardó a algunos de sus mejores hombres en San Petersburgo. Sabía que en Europa hay todavía margen de maniobra y que en la Liga un nuevo traspié sería ya preocupante. De ahí que no figurasen en el once Kevin, Illarramendi, Oyarzabal, Willian José o Juanmi, entre otros, que serán de la partida mañana. Incluso Navas, recuperado de sus problemas en la espalda, podría dar un respiro a Aritz, que lo ha jugado todo. Este plan del técnico saldrá bien si se gana al Betis, porque entonces cobrará sentido la alineación de Rusia. Con todo, esta temporada rotar no es una alternativa sino una obligación si se quiere llegar lejos en las tres competiciones.

El gesto contrariado que traía la expedición blanquiazul tenía más que ver con la forma en que se perdió que por la derrota en sí. Tenían la sensación de que habían regalado el partido. Daba rabia no haber podido disputar un partido tan atractivo en un escenario semejante. Y no solo por la alineación, sino por el rendimiento mostrado por los que jugaron.

Especialmente en la segunda parte, la Real hizo daño en ataque posicional a partir de que Januzaj se colocase en la izquierda. Eso le permitió combinar mejor con De la Bella por la izquierda y el equipo tuvo más alternativas arriba, con la verticalidad de Odriozola por la derecha y Canales por dentro a pierna cambiada. Cuando entraron Willian José y Juanmi tuvo, además, la profundidad que hasta entonces había faltado. Contra el Valencia la Real también se encontró más cómoda en ataque cuando Oyarzabal se situó a pierna natural y pudo combinar con Kevin, lo mismo que ocurrió frente al Levante, cuando los mejores momentos llegaron con Vela asociándose con De la Bella por la izquierda y Prieto cayendo a la derecha para abrir el campo. Sin Vela, la Real tiene que encontrar el equilibrio para saber explotar los espacios interiores sin perder poderío en las bandas. Y aún anda buscándolo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos