Real Sociedad

Juanmi: «Imanol confía en todos los jugadores, no como Eusebio»

Juanmi posa ayer en las instalaciones de Zubieta con dos balones, tantos como goles marcó al Atlético de Madrid./MICHELENA
Juanmi posa ayer en las instalaciones de Zubieta con dos balones, tantos como goles marcó al Atlético de Madrid. / MICHELENA

«La pierna la metemos siempre, lo que pasa es que cuando la dinámica es negativa se nos acusa de no hacerlo y se dice que no corremos», se defiende Juanmi

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

En vísperas de que la Real Sociedad visite mañana La Rosaleda, un campo que conoce bien porque se formó y jugó en Málaga, acudimos a Juanmi Jiménez (Coín, 1993), al protagonista del partido ante el Atlético, para que nos ayude a entender qué ha pasado en el equipo para semejante cambio en apenas un mes.

- ¿Qué piensa un jugador de la Real al mirarse al espejo y ver cómo ha cambiado el equipo en poco tiempo siendo los mismos en el vestuario salvo el entrenador?

- Imanol nos ha inculcado rápido su forma de ver el fútbol, su ímpetu, su ilusión y sus ganas, y el equipo lo ha cogido rápido. Sabíamos que no lo estábamos haciendo bien, no estábamos haciendo la temporada que queríamos, pero el equipo por suerte ha sabido cambiar la imagen en estas cuatro semanas. Ahora podemos ver las cosas de otra manera. Estamos disfrutando en el campo y hace dos meses no lo hacíamos. Esa es la clave.

- Eso de que antes no disfrutaban en el campo no lo escuchaba cuando estaba Eusebio.

- No sé lo que se decía y lo que se dejaba de decir, pero sí sé que Imanol plasmado su idea y sobre todo nos ha dado su confianza, todo su apoyo.

Su ficha

Sus goles.
Veinticinco en la Real. Ante el Atlético de Madrid marcó su gol 25 en 76 partidos en la Real. Ha marcado 19 goles en Liga, cinco en Copa y uno en la Europa League. En la pasada temporada marcó quince.
Minutos.
Esta temporada suma 1.685 minutos por los 2.097 que jugó en la pasada campaña, sin Europa League. Sus números dicen que marca un gol cada 151 minutos en el campo.

- Pero eso también lo tenían con Eusebio, ¿o no?

- No. Imanol confía en todos y cada uno de los jugadores, mientras que Eusebio no lo hizo. Imanol ha sido capaz de alinear a jugadores que llevaban mucho tiempo sin tener minutos, ha demostrado que confía plenamente en todo el plantel y eso se agradece.

- Por lo que entiendo, no todo el vestuario estaba con Eusebio y ahora que Imanol les está dando minutos a todos, sí van todos a una. ¿Esa es la explicación a esta nueva cara de la Real?

- El vestuario no estaba dividido, tampoco quiero cargar sobre Eusebio, pero un jugador lo que quiere es tener minutos.

«Imanol confía en todos y cada uno de los jugadores, mientras que Eusebio no lo hizo»

- Eso no deja en buen lugar a los jugadores porque el que no tiene minutos tiende a enfadarse y a bajarse del barco. No es lo propio en un deporte colectivo como éste.

- Pasa en todos los equipo. Cuando un jugador no tiene los minutos que espera es normal que esté enfadado, pero eso no significa que cuando salga al campo no dé el cien por cien. En este vestuario cada uno de los integrantes del mismo, jugara o no jugara, ha dado siempre lo mejor de sí cuando le ha tocado pisar el césped, otra cosa es que los resultados no nos hayan acompañado.

- No dudo de la entrega de los jugadores.

- Es que somos los mismos, los que sabíamos que no estábamos haciendo una buena temporada y los que queríamos acabar la temporada de la mejor forma posible. No hay mucho que explicar. Hemos encadenado cuatro semanas muy buenas haciendo un trabajo sensacional y los resultados han llegado. Si los puntos llegan...

- (Hace una pausa).

- En este equipo pasa lo que en cualquier otro: somos personas y es normal que el que no juega esté enfadado. Es como si un compañero hace cuatro entrevistas en el periódico y tú solo una. Supongo que no te gustara. Un jugador lo que quiere es jugar minutos y aportar el máximo al equipo desde el campo.

- La diferencia es que públicamente ninguno de ustedes dijo que con Eusebio hubiera descontento y ahora no todos hablan bien de él y todo son alabanzas a Imanol.

- No voy a entrar ahí. Somos los primeros que el año pasado con Eusebio hicimos una grandísima temporada y nadie nos reprochaba nada. En esta por diferentes circunstancias los resultados no han llegado y ya se sabe lo que pasa en este mundo del fútbol cuando eso ocurre: estás k.o.

- Quizás la explicación esté en el fútbol: hoy la Real hace un fútbol más vertical.

- La explicación hay que buscarla ahí y no tanto en otras cosas. Al míster le gusta apretar arriba, le gusta la presión fuerte, y a partir de ahí cuando robamos la pelota tenemos mucha verticalidad. Nuestro fútbol ha dado un paso adelante.

«Ni ahora somos dios por ganar tres partidos de cuatro, ni antes éramos los peores por no ganar

- También hay detalles como que los extremos no tienen que perseguir al lateral rival cuando sube la banda.

- Eso mismo. Nos permite estar más frescos a los delanteros. Ante el Atlético los extremos defendimos más por dentro. Son pequeñas diferencias, matices, a las que el equipo se ha adaptado bien.

- Entiendo entonces que la mejora del equipo hay que buscarla en esos matices y en que todos en el vestuario se sienten partícipes.

- Es un tema de trabajo y de que a Imanol no le tiembla la mano en poner a un jugador que no venía participando.

- Y eso es ley en un vestuario.

- Mucho. Es de agradecer que el míster cuente con todos porque el ambiente en el vestuario es siempre mejor. Todos nos sentimos partícipes.

- No esperaba el fútbol que hicieron ante el Atlético. Probablemente fue la mejor actuación de la Real esta temporada junto a la primera parte ante el Barcelona.

- Hicimos un partido muy completo, habíamos trabajado muy bien durante la semana. Sabíamos que nos íbamos a enfrentar a un equipo muy complicado, pero también sabíamos que estando juntos, aprovechando nuestras ocasiones, íbamos a tener muchas opciones de ganar. La clave es que fuimos muy eficaces en el área, les hicimos mucho daño y ellos lo acusaron.

- Y metieron la pierna. La Real se pareció al mejor Atlético, intenso en las disputas. Eso no ha sido así siempre. ¿Por qué ahora sí?

- La pierna la metemos siempre, lo que pasa es que cuando la dinámica es negativa se nos acusa de no hacerlo y se dice que no corremos. Ahora cambia la dinámica y todo se ve de forma positiva. Es algo que no sorprende. El míster nos transmite mucha energía, garra, ilusión y lo estamos reflejando en el campo.

- Pero con garra e ilusión no se gana al Atlético como se hizo. El rival solo había encajado 15 goles en Liga.

- Hacen falta muchas cosas para ganar. Ahora defendemos más juntos, priorizamos cerrar las zonas interiores antes que los extremos.

- Su actuación fue redonda: dos goles a cada cual más bonito en 18 minutos.

- Es consecuencia del gran trabajo que hizo el equipo. Durante noventa minutos no le dimos vida al Atlético, trabajamos bien, y en esos quince últimos minutos en los que el rival buscó el empate aprovechamos los espacios que dejó a su espalda.

- ¿En qué momento de su carrera hacia la portería decidió tirarle la vaselina a Oblak?

- En esa situación cuanto menos se piense, mucho mejor. Hay que hacer lo primero que se pase por la cabeza y es lo que hice en el momento que vi que Oblak había dado dos pasos hacia adelante en el momento que cogí la pelota. La jugada viene un gran pase de Willy.

- El segundo es muy diferente, un cabezazo certero.

- Viene de una gran jugada colectiva que permite que Alberto (De la Bella) llegue a la línea de fondo y consiga un buen centro. Vi que Oblak estaba tapando el palo más alejado y busqué su contrapié. Lo que vino después ya se sabe: acabé tirando la camiseta al público. Es lo que sentía, lo que me pedía el cuerpo. Los delanteros vivimos del gol, nos permite ver las cosas de otra manera. En mi caso, sé que entrar en el once está caro, pero trabajo para conseguirlo; si me toca salir desde el banquillo mi objetivo siempre es aportar algo. Tengo claro que todos tenemos que remar en la misma dirección

- Tengo la sensación de que unas de las virtudes de Imanol es cómo prepara al equipo en función del rival.

- Eusebio decía que los equipos se tenían que adaptar a nosotros y no nosotros a los equipos. Yo sí creo que hay que trabajar en función del rival. No todos los equipos juegan igual y hay que cambiar pequeñas cosas para desestabilizarles.

- Hacía 21 años que la Real no encadenaba cuatro jornadas sin encajar goles. Y con tres porteros distintos.

- Significa que todo el equipo está trabajando bien, desde el portero al delantero. No encajar tanto era uno de los aspectos que necesitábamos mejorar. Esta temporada hemos encajado muchos, nos hacían goles con facilidad, y eso nos ha lastrado.

- ¿A qué mira ahora la Real?

-Al partido del Málaga. El objetivo es ganarlo y seguir sumando cuantos más puntos, mejor.

- ¿Hablan en el vestuario de la posibilidad de entrar en Europa?

- Para nada.

- ¿Usted apostaría por Imanol en el banquillo la próxima temporada? ¿Le ve preparado?

- No soy quién para valorar lo que el club debe hacer y quizás sí para valorar el grandísimo trabajo que está haciendo. Imanol está demostrando que está preparado para entrenar al primer equipo, es lo que están confirmando los resultados.

- Entonces, ¿todo se reduce a los resultados?

- ¿Y lo pregunta un periodista? ¿Qué pasa cuando perdemos dos partidos seguidos? La prensa nos da palos. Después se gana uno y somos dios. Ni ahora somos dios por ganar tres partidos de cuatro ni antes éramos los más malos por no ganar. A Eusebio no le hemos cambiado los jugadores. Un entrenador se cambia por muchas circunstancias.

- Por si tiene alguna duda al respecto, le diré que estoy convencido de que no hicieron la cama a Eusebio.

- Por eso mismo. No se puede dudar de este vestuario, pero el viento empezó a soplar en contra, los balones no entraban y la cuerda se rompió por el lado más débil. Con Eusebio merecimos ganar más de un partido que se acabó perdiendo. ¿Dónde estaríamos con dos victorias más, con seis puntos más? Y no se pondría en duda casi nada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos