Real Sociedad femenina

Juanjo Arregi: «Este vestuario necesita un triunfo para empezar a disfrutar del fútbol»

El entrenador de la Real, Juan Arregi, durante la entrevista en el paseo de La Concha/Usoz
El entrenador de la Real, Juan Arregi, durante la entrevista en el paseo de La Concha / Usoz
Entrenador de la Real Sociedad femenina

El técnico txuri-urdin ve a su equipo con confianza y juego para derrotar este domingo al Sevilla en Zubieta (17.00 horas) y lograr la primera victoria

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Tras caer 1-0 ante el campeón Atlético de Madrid y los todopoderosos Barcelona y Valencia, las derrotas ante Madrid y Granadilla provocaron que la Real «tocara fondo» ante el Betis.

- Nadie esperaba que se estrenara con cero puntos en seis jornadas.

- Sin duda. Contábamos con pasar una pequeña cuesta de septiembre tras los tres primeros partidos. Nos quedó la pena del Valencia, ante el que tuvimos posibilidades. Después hemos tenido una crisis de resultados con el punto culminante del 4-0 ante el Betis. Esta semana de descanso competitivo, el principal objetivo ha sido el aspecto anímico. Entrenamos bien pero se empiezan a notar nervios en los 90 minutos.

- El punto culminante de ese nerviosismo llegó frente al Betis.

- Sí. Íbamos algo justas y el hecho de encajar un gol en el minuto 7 nos descolocó. Tuvimos oportunidades incluso con el 2-0, pero después el partido se puso ya imposible.

- ¿Tocaron fondo ese día?

- Hubo momentos buenos pero fuimos creyendo menos y al final nos dejamos llevar hasta tocar fondo.

- Era solo un amistoso ante Euskadi sub 18, pero ¿espera que el 7-0 del martes refuerce el ánimo?

- Ojalá. Gente poco habitual jugó todo el partido, notando el cansancio lógico por la falta de competición. A nivel grupal hicimos varias pruebas que nos vinieron bien, aun notándose que la aceleración por querer hacer las cosas bien forma parte de nuestro juego. Nos falta pausa para pensar y luego acelerar.

- ¿Hay algo más que los nervios?

- Hay muchos factores. El inicio, con el entrenador y varias jugadoras nuevas, era ilusionante pero también difícil. Hemos competido bien y la sensación de nadar y nadar para morir en la orilla nos ha frenado a la hora de ser alegres en el juego. Nos ha minado la moral y eso pesa. Se vio en Madrid, que comenzamos dominando, marcamos, seguíamos controlando, pero nos empataron y el equipo se vino abajo. Al final nos metieron un gol que será difícil repetir y el equipo se sintió frágil. Ante el Granadilla fue la revolución absoluta. Fuimos a 1.200 revoluciones por minuto, queriendo más con el corazón que la cabeza. Tuvimos ocasiones, pero un par de acciones de Coco decidieron. Nos faltó cabeza.

- Cinco derrotas han llegado en el último tercio del partido...

- Cuando entras en una mala racha, todo pesa. Encajar un gol al final hace que agaches la cabeza, pero enseguida nos hemos repuesto para intentar volver al partido. Pero el rival se cierra y no es fácil, sobre todo si el corazón puede a la cabeza.

- Eso cuesta, pero es trabajable.

- Sin duda. El entrenador toca distintos aspectos: técnico, táctico, físico... y psicológico, que ha sido el fin fundamental para el domingo.

- Ante el Sevilla, un rival directo...

- En Primera, salvo dos o tres equipos, el resto estamos muy parejos. Todos nos hemos reforzado bien. Es una liga muy competitiva, cada rival se refuerza más, se prepara más, nos conocemos más. Al final la diferencia la marcan el sacar el carácter, el que te salgan las cosas... Debemos intentar romper la racha ya.

- El hecho de tener jugadoras importantes que son jóvenes, ¿permite aplacar el ansia de la juventud y lograr la pausa que busca?

- Casualmente, las jugadoras que aceleran son algunas menos jóvenes, quizá porque ven que tienen la responsabilidad de tirar del carro y tratan de inculcar ese plus extra para que la gente no se arrugue y vaya, y vaya, y vaya. Tenemos jóvenes que han sido y son internacionales, lo que significa que tienen experiencia y nos están ayudando mucho.

- ¿Cómo está a nivel personal en sus primeros meses en la Real?

- Es mi debut en la Real y en Primera. Es difícil. Las jugadoras a nivel técnico-táctico reclaman el máximo para mejorar en cada entrenamiento, lo que conlleva un trabajo de las cuatro personas que estamos con ellas todos los días de evolución constante. A nivel personal estoy contento aunque preocupado por la situación. Pero el club nos arropa, nos ha dado toda la confianza y facilidades para trabajar. Algo de agradecer desde mi responsabilidad.

- ¿Esperaba un comienzo tan duro?

- Con los tres primeros partidos sí, pero con los otros tres, no. Contra el Madrid hubo una desconexión. Tuvimos el partido en nuestra mano, lo que podría haber cambiado el resultado de los dos siguientes, pero no lo pudimos sacar.

- ¿Percibe la confianza del club?

- Su mensaje es de confianza absoluta. Pero yo, como responsable máximo, tengo la capacidad de reconocer cuándo una situación se dilata demasiado en el tiempo. Si llegara el caso, no tendría problema en tomar alguna decisión en las próximas semanas, pero el club y nosotros solo pensamos en sacar esto adelante.

- No se está escudando en la mala suerte o en la lesión de jugadoras como Itxaso Uriarte, Nahikari también ha estado renqueante...

- Es que tenemos 20 jugadoras que son de la Real y todas son válidas. No creo en la mala suerte. En todo caso en la buena. La suerte sería la lotería que nunca me va a tocar y la buena suerte es trabajar para que en el momento oportuno nos entre el balón y el 1-0 nos permita una racha que creemos que vamos a tener.

- El club personalizó este proyecto en torno a Nahikari, que ha sufrido problemas físicos y lleva un gol y de penalti. ¿Cómo la ve?

- Nahikari tiene la competición metida en la vena, como otras muchas jugadoras. O todas. Ella y alguna más han hecho un esfuerzo por el equipo en algún partido en el que no estaban al 100%, aun a riesgo de que la lesión se agravara, lo cual es admirable por su parte pero por la nuestra no lo volveremos a hacer. Es mejor una jugadora bien, que una con todas las ganas del mundo pero tocada y arriesgando su integridad por querer aportar al equipo.

- ¿Piensa a dos o tres meses vista?

- La preocupación máxima es el siguiente partido. A principio de temporada hablamos de que el objetivo era clasificarnos para la Copa, pero eso ahora queda en segundo plano. El reto ahora es cada domingo, agarrarnos a cada partido para sumar puntos, empezando desde este domingo, haciendo hincapié en mantener la portería a cero.

- ¿Cómo ve al vestuario?

- Es un vestuario con mucha personalidad, muy bueno. Son jugadoras con mucho arraigo, incluso las nuevas, que han sido muy bien recibido. Lo que necesita es empezar a disfrutar del fútbol.

- ¿Se gestiona igual una situación delicada como esta en un vestuario masculino y femenino?

- Cada uno con sus circunstancias, pero es indiferente. El fútbol es fútbol. Una cosa es la fuerza, pero la gestión del vestuario es la misma.

- Aintzane Encinas y Maialen Zelaia eran referentes. ¿Acusa su baja?

- No estamos a falta de ese tipo de jugadoras, como las cinco capitanas: Sandra, Cristina, Gaste, Chini y Nahikari. Pero Aintzane y Maialen dejaron huella y están muy presentes.

Fotos

Vídeos