Real Sociedad

Joseba Zaldua: «Salí de la Real Sociedad porque quería jugar más partidos»

Zaldua se dispone a rematar de cabeza en un entrenamiento del Leganés. El donostiarra luce el dorsal veinte, el mismo que en la Real./ABC
Zaldua se dispone a rematar de cabeza en un entrenamiento del Leganés. El donostiarra luce el dorsal veinte, el mismo que en la Real. / ABC
Joseba Zaldua, jugador de la Real cedido en el Leganés

«Pasé dos días muy complicados cuando me dijeron que sería la segunda o tercera opción», dice el lateral

AXEL GUERRALEGANÉS.

Joseba Zaldua (San Sebastián, 1992) pasó «dos días muy jodidos» cuando le comunicaron en verano que «sería la segunda o tercera opción» para el lateral derecho porque esta temporada Eusebio iba a apostar por Odriozola. Así que después de cuatro años en la Real había llegado el momento de seguir su carrera en otro equipo. Entre todas las ofertas que tuvo eligió la cesión al Leganés, rival del domingo de la Real, y cree que acertó. En cuatro meses acumula más minutos de juego que en cualquiera de las dos campañas anteriores como realista.

- ¿Qué balance hace de sus seis primeros meses en el Leganés?

- Positivo. En la situación en la que me encontraba en la Real necesitaba un cambio. Llevaba prácticamente dos años que, entre lesiones y la irrupción de Odriozola, no estaba teniendo continuidad. Cuando no estás a gusto no tienes la cabeza bien y es indispensable hacer un cambio. De momento, está siendo positivo y espero que hasta junio siga siendo igual.

«Salí de la Real porque quería tener más partidos, y así está siendo»

- Cuando fue presentado con el Leganés, Txema Indias, el director deportivo del club, sacaba pecho por su fichaje. ¿Se siente un jugador importante en el equipo?

- Desde el primer momento en el que me llamaron Asier Garitano y Txema Indias me transmitieron que contaban conmigo y que les gustaría mucho que recalase en el equipo. Estaba en una situación en la que necesitaba salir de la Real más que querer, porque mi corazón siempre va a ser txuri-urdin. Por suerte contactaron conmigo, me dijeron que era su primera opción, que iba a poder trabajar sin presión. La verdad es que no dudé mucho.

- En la Liga ha jugado trece de dieciséis partidos posibles y a estas alturas ya acumula más minutos de juego que en cualquiera de las dos temporadas pasadas.

- El cambio era por eso. Los dos últimos años había jugado catorce o quince partidos de media y estaba un poquito cansado de esa situación. Quería tener más partidos, sentirme más protagonista y así está siendo. Espero que a final de temporada sean mucho más.

- ¿Se están cumpliendo los objetivos que se marcó cuando salió de la Real y eligió el Leganés?

- La idea era conseguir más continuidad de la que tenía en la Real, en la que prácticamente no enlazaba más de cuatro partidos seguidos. Los futbolistas lo que queremos es jugar y cuanto más mejor. Allí no tenía la oportunidad y por eso busqué una salida.

- Cuando un canterano sale cedido muchas veces es como un paso más en su formación o para ganarse un puesto. Usted ha salido siendo ya jugador de Primera División.

- Las circunstancias de cada jugador son diferentes. A mí me ha tocado salir después de cuatro temporadas en la Real y asentado como futbolista de Primera. Otros, en cambio, lo hacen siendo más jóvenes y buscando un hueco. No me centro en el resto y sí en mí, en buscar mi felicidad. Tenía claro que había que cambiar y eso hice.

- Que varios equipos de Primera se interesaran por usted le daría tranquilidad.

- Sí, me sentí valorado. Cuando el club y yo decidimos que la mejor opción era salir, por suerte, puede elegir a dónde ir. Al tener varios equipos y varias puertas abiertas tuve la posibilidad de pensar y valorar cuál sería la mejor elección. Por lo que he vivido hasta ahora creo que ha merecido la pena.

«Que Asier Garitano me conociera personalmente ayudó a que fuera al Leganés»

- ¿Por qué eligió el Leganés?

- Por el ambiente que había y por el funcionamiento del equipo que me vendieron cuando se pusieron en contacto conmigo. Que Garitano me conociera personalmente también ayudó. En otros lados no estaba claro quién iba a ser el técnico y eso siempre genera incertidumbre. Me dijeron que era un club familiar en el que se valora el trabajo día a día, unos valores que también se representan en mi persona. Eso es lo que me hizo aceptar su propuesta.

- ¿Qué le pidieron?

- Cuando me llama el míster me dice que ya sabe quién soy, cómo juego y lo que puedo dar y lo que no. Que estaría encantando de tenerme aquí y que él también creía que tenía que salir de la Real debido a las circunstancias en las que me encontrada. Que en Leganés iba a poder trabajar con tranquilidad en el día a día y despejar la mente. En Donostia te conoce todo el mundo y hay ocasiones en lo que eso no ayuda. Los aficionados están muy cerca, te dan ánimos, te preguntan por qué no juegas... y no terminas de desconectar. Aquí, en cambio, vienes a la mañana a entrenar y a la tarde sigues con tu vida porque no te conoce nadie. Es lo que necesitaba. Tener la desconexión que en casa no tenía.

- ¿Cuándo tomó la decisión de salir de la Real?

- Cuando el club me comunicó que Eusebio iba a apostar por Odriozola como primera opción y que luego tendría que pelear por ser la segunda o tercera alternativa, que nadie me iba a asegurar nada. Deseaba jugar y no iba a estar a expensas de que Álvaro estuviera sancionado o se lesionase. Lo que quería era partir con las mismas condiciones y competir en igualdad con el que estuviera en mi puesto y no saber que en principio no iba a jugar.

- ¿Fue duro tomar la decisión de salir de la Real?

- Sí, no lo voy a negar. Después de esa reunión con Loren, pasé dos días jodidos en los que estaba triste y sin ganas de hacer nada. Por suerte, mi novia y mi familia siempre están a mi lado, apoyándome. Me dijeron que estuviera tranquilo porque siempre hay una salida y no me iban a dejar solo.

«¿Futuro? He quedado con la Real en sentarnos a hablar en mayo para tomar una decisión»

- Llama la atención que tenga las ideas tan claras.

- Este mundo es muy complicado porque en un instante pasas de ser muy bueno a no serlo y a quedarte en un segundo plano. Lo que a mí me ha ayudado es que voy a hacer lo que me haga sentirme bien. No era feliz y cuando eso sucede, tienes que cambiar algo. Por suerte, estoy encantando en el Leganés. Nunca sabes si vas a volver o no porque el futuro nadie lo puede predecir, pero lo que tengo claro es que esta vida hay que aprovecharla para ser feliz y cuando no eres feliz en un sitio tienes que buscar algo nuevo.

- Su irrupción fue importante y cuando no estuvo lesionado siempre contó para los entrenadores. ¿Se imaginó en algún momento fuera de la Real?

- Por suerte, cuando he estado bien y disponible la mayoría de las ocasiones he jugado y he sido titular, algo que cambió el último año. El míster comenzó a contar con Odriozola, que estaba en el Sanse todavía. Cuando ves que sucede esto se enciende un piloto que te dice que algo ocurre. Tengo claro que soy joven, que tengo veinticinco años y que me queda mucho por jugar. Que no podía estar en el banquillo. Lo que quiero es jugar o tener las mismas posibilidades que mi par.

- ¿Cómo es el fútbol fuera de la Real?

- Muy diferente. Desde que tengo uso de razón soy de la Real y desde pequeñito he soñado con jugar en la Real. Cuando lo consigues es algo muy especial porque lo llevas en el corazón y lo vives más. Pasas a ser profesional y se convierte en tu trabajo. Quieras o no el sentimiento permanece las veinticuatro horas y eso es lo que no te permite desconectar. Ahora he dado un paso en mi carrera deportiva para tener continuidad. Estoy cogiendo cariño a este club pero no es lo mismo. Aquí los futbolistas tenemos que centrarnos en el trabajo y no tanto en lo que repercute.

- ¿Cómo es el Leganés?

- Un club pequeño y muy familiar que cumple su segunda temporada en Primera División y se nota. Hace cinco años estaba en Segunda B y aquí todos son conscientes de lo que cuesta llegar hasta donde están ahora, compitiendo con los mejores equipos del mundo. Todo esto se refleja en el día a día del equipo porque Garitano exige compromiso. También, en lo que concierne al club. Está en un crecimiento continuo y están construyendo una nueva ciudad deportiva para tener un futuro mejor.

- ¿Y el equipo?

- Somos un equipo rocoso al que le cuesta hacer ocasiones. El colectivo está por encima de las individualidades. Adelante tenemos nuestra opciones y dependemos del acierto que tenemos.

- Garitano les ha pedido pensar en grande.

- Es una mentalidad positiva. Todos sabemos que el objetivo es lograr la permanencia un año más. Por las circunstancias que se está dando en la temporada, si ganas un partido te metes prácticamente sexto. Por eso es importante engancharte a los de arriba y no descolgarte porque si consigues competir contra esos equipos estarás más cerca de lograr tu objetivo inicial y de disfrutar más por no tener la necesidad de sumar puntos para no caer al pozo.

- Los últimos resultados en Liga (remontaron ante el Villarreal y empataron con un jugador menos ante el Levante), ¿hablan del carácter del equipo?

- El partido ante el Villarreal fue muy importante porque veníamos de cuatro derrotas consecutivas. Aunque fueran ante equipos importantes (Valencia, Sevilla, Barcelona y Celta), te entra un poco de canguelo y llegan las dudas. Esa victoria nos liberó un poco de esa tensión, de la necesidad de romper la dinámica negativa en la que estábamos.

- Se llegó a decir que el Leganés es el equipo revelación de la Liga.

- Quizá al principio porque sumamos muchos puntos. Tras esas derrotas estamos más igualados con todos. Cuando estás arriba da placer ver hasta dónde has llegado y fuerza para seguir trabajando y saber que cuando hacemos bien las cosas somos capaces de competir con cualquiera.

- Mañana reciben al Villarreal en Copa y 63 horas después a la Real. ¿Les va acondicionar?

- No lo sé. Son dos competiciones diferentes. En la Copa queremos hacer un papel importante, a pesar de que tenemos un rival complicado. Primero nos centraremos en el Villarreal y a partir del jueves a las 21.00 horas ya pensaremos en la Real. Es la única forma de hacer frente en condiciones a los dos partidos.

- ¿Será raro jugar contra la Real?

- Sí. Será una experiencia diferente y se me hará raro, pero espero que esta vez la victoria sea nuestra.

- ¿Pensaba que Real y Leganés estarían a estas alturas en el mismo pelotón de la tabla, luchando por entrar en los puestos europeos?

- Siendo sincero, no. A priori, todos apostábamos porque la Real iba a estar un pelín más arriba. Nosotros quizá un poquito más abajo o donde estamos. La situación de la Real es un poco más sorprendente viendo la plantilla, aunque está claro que cuenta con un equipo para estar más arriba. No es fácil hacer frente a tres competiciones y estar bien en todas. La Copa fue un fracaso porque ante un Segunda B tienes que pasar sí o sí. Yo también me cabreé cuando lo vi. En Europa se ha conseguido el objetivo de pasar la primera fase y en Liga no están todo lo arriba que nos gustaría, pero sabemos que el fútbol es cuestión de rachas y que en cuanto enlace dos victorias seguidas tirarán para arriba y no van a tener problemas.

- Hasta el momento la Real ha logrado doce puntos en Anoeta y once a domicilio ¿Qué le sugiere?

- Es algo que extraña porque la Real siempre ha sido fuerte en Anoeta. Este año no están consiguiendo esa fortaleza que se necesita para ganar partidos en casa, pero estarán trabajando para dar la vuelta a la situación y lo conseguirán. Con el empate de San Mamés y la victoria ante el Sevilla han logrado cuatro puntos que se notan en la clasificación.

- ¿Es una cuestión mental, física o de juego?

- Un poco de todo. Los últimos años se ha conseguido tener que jugar tres partidos por semana y lo normal no era eso. Acostumbrarte a ello requiere un proceso y no es fácil. Cuando ves que los resultados no salen, todo se multiplica, pero cuando consigan encadenar esos dos tres resultados irán para arriba.

- ¿La Real sigue sus pasos en el Leganés? ¿Mantienen contacto?

- Sí, pero todavía es pronto para hablar de cara al año que viene, sobre todo, por mi parte. Les he dicho que quiero centrarme en mi trabajo aquí, evitar distracciones y que al final de temporada ya habrá tiempo para sentarse a hablar y tomar la decisión que nos convenga a los dos. Y ellos están de acuerdo en hacerlo así.

- En una entrevista reciente en este periódico, Garitano dijo que Zaldua volverá a la Real «más maduro y más hecho».

- Me lo contó el aita. La continuidad que he encontrado me sirve para aprender, evolucionar y demostrarme que valgo para jugar en Primera.

- ¿Quiere volver?

- Sí, hacerlo sería un placer para mí pero siempre que lo haga en igualdad de condiciones para competir por un puesto en el once. Estoy centrado en hacerlo lo mejor posible en el Leganés porque todavía tengo mucho que dar en el fútbol y, sobre todo, lo que quiero es jugar porque es lo que me hace disfrutar y estar feliz. Tengo claro que no voy a ir a un sitio donde parto con desventaja o sé que voy a tener muchos problemas para jugar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos