Fútbol

Jon Bakero: «Sería genial poder jugar junto a Carlos Vela en Los Ángeles FC»

Bakero, con el Mac Hermann Trophy al mejor jugador de la NCAA./
Bakero, con el Mac Hermann Trophy al mejor jugador de la NCAA.

Tiene garantizado un contrato profesional con un equipo de la MLS tras ser designado mejor jugador universitario del año en Estados Unidos

Axel Guerra
AXEL GUERRA

A Jon Bakero (Barcelona, 1996) su apellido le delata. Es hijo del exrealista José Mari, sobrino de los exblanquiazules Shanti y de las pioneras en el fútbol femenino Itziar y Ainhoa. Hace tres años y medio se marchó a Estados Unidos para labrarse un futuro y luchar por ser futbolista profesional. Hasta el miércoles 17 estará en el 'Combaine' de Oregon jugando junto a otros 59 universitarios de último año y reuniéndose con los entrenadores y los clubes de la Mayor Soccer League (MLS) dispuestos a contratarles. Bakero parte con ventaja respecto al resto porque tiene garantizado un contrato profesional después de haber ganado el premio 'Mac Hermann Trophy' al mejor jugador universitario de 2017, gracias a los dieciséis goles que marcó y las catorce asistencias que dio en el último campeonato con la Universidad de Wake Forest. En el 'Superdraft' del viernes 19 conocerá el club en el que cumplirá su sueño.

- ¿Cómo surgió la opción de ir a Estados Unidos?

- Cuando era pequeño, el trabajo de mi padre como técnico nos llevó a vivir en diferentes lugares. En San Sebastián jugué en el Lengokoak durante dos temporadas. Luego pasé por el Valencia, nos fuimos a Polonia y en categoría juvenil estuve en el Blanca Subur, un club de Sitges. Fue entonces cuando nos pusimos en contacto con la Universidad Wake Forest de Winston-Salem, Carolina del Norte, gracias a un amigo de mi padre que había jugado en Estados Unidos. Se trata de un centro con mucha tradición deportiva. De allí han salido grandes deportistas como Tim Duncan, Chris Paul o Arnold Palmer, por citar algunos. Los entrenadores vinieron a verme jugar, les gusté y me ofrecieron una beca. Era una oportunidad para compaginar el fútbol con mi carrera universitaria y aceptamos porque creímos que se trataba de la mejor opción.

«La Real es un equipo que siempre le ha dado guerra al Barcelona. Seguro que será un buen partido»

- ¿Es habitual que un entrenador universitario venga a Europa a ver posibles fichajes?

- Aprovecharon que ellos ya estaban en Europa en ese momento. Normalmente viajan una vez al año para ver futbolistas, hacer contactos, estudiar sistemas de entrenamientos de otros equipos y aprender del fútbol europeo. Todo esto habla del potencial económico que tienen en Estados Unidos. Tras pasar en España tres o cuatro días, se reunieron con mi padre y conmigo y nos trasladaron su oferta.

- ¿Cómo ha compaginado la vida deportiva y los estudios?

- Es un sistema perfecto porque te dan todo a la mano y tienes muchas facilidades. Saben tratar al deportista y no descuidan al estudiante. En mi caso, vivo en el campus. Los entrenamientos son aquí mismo y está todo compaginado con mi carrera universitaria. Los entrenadores cuentan con un staff que se encarga de hacer un seguimiento de cómo vamos con los estudios. Además, tenemos tutores que se encargan de ayudarnos, etcétera. No podemos quejarnos. En España, en cambio, es complicado porque en muchos casos prácticamente tienes que decidir entre jugar al fútbol o dedicarte a estudiar.

«Mi padre y mis tíos me piden seguir disfrutando con lo que hago como lo he hecho hasta ahora»

- ¿Cómo es el funcionamiento del fútbol universitario en EEUU?

- Son cuatro meses de competición, entre agosto y diciembre. Todos los equipos compiten en la Liga y Copa de conferencia. Los campeones de Liga pasan a jugar el Torneo Nacional, que es el premio más importante a nivel colectivo.

- ¿El fútbol estadounidense es muy diferente al europeo?

- Cuando llegué a Estados Unidos tenía diecisiete años y la mayoría de jugadores en la Liga universitaria tienen entre dieciocho y veintiuno. Estaba acostumbrado a jugar con gente más pequeña y supuso un salto físico importante. Por otra parte, es un fútbol que está creciendo sin cesar y a una velocidad importante. Cada vez hay mejores entrenadores y jugadores con más calidad.

«No me gusta compararme con nadie pero mi juego se parece más al de Benzema que al de Luis Suárez»

- ¿Qué tal se adaptó?

- En mis inicios era centrocampista, pero para contrarrestar esa diferencia física los entrenadores me colocaron más arriba, me dieron más libertad y hasta hoy. Soy un jugador técnico al que le gusta el juego combinativo. Puedo marcar la diferencia anotando goles y asistiendo. No me gusta compararme con nadie, pero soy un delantero más tipo Benzema que Luis Suárez.

- Viendo sus estadísticas y los premios que acumula acertaron de pleno.

- He estado cuatro campañas aquí y la evolución ha sido constante. Año a año me he ido sintiendo mejor. A nivel colectivo los dos últimos años hemos ganado la Liga y la Copa de conferencia. En el Torneo Nacional la temporada pasada llegamos a la final y esta hemos caído en cuartos. En el aspecto individual, he ido creciendo y ahora estoy disfrutando de esos premios que han llegado como recompensa al esfuerzo que hemos hecho.

- De no haber dado el salto a la liga universitaria estadounidense, ¿hubiera llegado a ser jugador profesional?

- No lo creo porque en Europa si a los dieciséis o diecisiete años no estás jugando en un club importante es complicado llegar a ser profesional. Incluso muchos de los que juegan en esos equipos también se quedan por el camino. Hay mucha calidad y pocas oportunidades. En mi caso nunca había tenido la opción de estar en un sitio, de enfocarme en mejorar, que es lo que me ha permitido hacer los cuatro años que llevo en Wake Forest.

- ¿Qué espera de la MLS?.

- Es una competición que está creciendo. Al principio trajeron jugadores con más experiencia y mucha calidad para construir una competición atractiva. Desde hace un tiempo están apostando por jugadores jóvenes y también por futbolistas de equipos sudamericanos, lo que ha hecho que el nivel se incremente. La gente ya no viene aquí a retirarse. La MLS cada vez es más competitiva y muy física. Si no estás al nivel es complicado que prosperes.

- ¿Cómo afronta la nueva etapa?

- Con mucha ilusión. Tener cuatro años para centrarme en mí mismo, para mejorar y disfrutar del fútbol me ha venido muy bien. Antes de comenzar todo esto no me hubiera imaginado vivir lo que he vivido hasta ahora. Todo lo que pase de aquí en adelante es un premio. Vine con diecisiete años siendo un niño y me marcho con una carrera bajo el brazo y la oportunidad de cumplir un sueño. Ahora estoy contento de poder firmar mi primer contrato profesional y esperando a saber cuál es el equipo en el que recalaré. El día 19 se celebrará el 'Superdraft'. Ahí es cuando un club me elegirá y se sabrá mi destino, pero antes tengo que esforzarme al máximo para hacerlo bien en el 'Combaine'.

- ¿Qué es?

- Voy a estar una semana en Orlando junto a otros 59 jugadores universitarios de último año. Vamos a entrenarnos, a disputar partidos ante los entrenadores de la MLS. Cada futbolista tendrá la oportunidad de reunirse con los clubs que estén interesados en contratarle para hacer los primeros contactos y saber qué esperan de él.

- ¿Cómo funciona el 'Superdraft'?

- Igual que el draft de la NBA. Los equipos que han finalizado la última temporada en peor posición tienen preferencia para elegir antes que el resto. Este año, el primer club en hacer su elección será Los Ángeles FC porque es uno de nueva creación, debuta en la MLS.

- Es el equipo por el que ha fichado Carlos Vela...

- Sería genial jugar junto a un jugador de su categoría y trayectoria, que tanto ha dado a la Real en los seis años que ha pasado en Donostia. De todos modos, que sean los primeros en elegir no quiere decir nada. Aquí no puedes controlar todo porque en el 'Superdraft' puede pasar cualquier cosa. Vaya al equipo que vaya estaré contento y dispuesto a dar el máximo para disfrutar de esta nueva experiencia.

- ¿Jugará algún día en Europa?

- Desde que llegué tenía claro que lo primero era acabar la carrera y a partir de ahí ver qué oportunidades salían. Era importante empezar aquí mi carrera profesional y seguir con mi crecimiento. Hay tiempo para que aparezcan opciones de jugar en Europa.

- Lo que es seguro es que la saga de los Bakero seguirá en activo gracias a usted.

- Es un honor y un orgullo, aunque aún me queda mucho por hacer para llegar al nivel de mis tíos Shanti, Itziar y Ainhoa, y mi padre. Estuve en San Sebastián en Navidad y me pidieron que siga disfrutando de lo que hago como lo he hecho hasta ahora.

- El domingo juegan en Anoeta la Real y el Barcelona, los dos clubes en los que militó su padre.

- Seguro que será un buen partido. Eusebio es un técnico que está haciendo las cosas muy bien. La Real es un equipo que siempre le ha dado guerra al Barcelona y Anoeta es un campo que se le atraganta al conjunto culé.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos