Real Sociedad

Iñigo Martínez no llega para jugar ante el Villarreal

Iñigo volvió a entrenarse en solitario en la jornada de ayer en Zubieta. /PEDRO MARTÍNEZ
Iñigo volvió a entrenarse en solitario en la jornada de ayer en Zubieta. / PEDRO MARTÍNEZ

Lo más probable es que aproveche el parón de Liga para terminar de recuperarse y reaparezca en A Coruña dentro de dos semanas. El de Ondarroa, que ayer realizó carrera continua, volvió a ejercitarse al margen de sus compañeros

MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

Iñigo Martínez está prácticamente descartado para enfrentarse mañana al Villarreal en Anoeta. Mucho tendrían que cambiar las cosas en las próximas horas para que el de Ondarroa fuera de la partida ante el submarino amarillo, ya que ayer mismo se volvió a entrenar al margen del grupo y en estas condiciones es difícil que Eusebio se decida a arriesgar con él tratándose de la segunda jornada del campeonato.

El central blanquiazul se recupera de unas molestias en el glúteo izquierdo que notó el sábado 12 en el último amistoso ante el Sporting en Palencia. Justo antes del viaje a Vigo el club informó de que, tras efectuarle una resonancia magnética, se le apreciaba «una lesión de grado I en el músculo obturador interno de la cadera izquierda» que trata de superar.

Inicialmente recibió tratamiento de fisioterapia y realizó trabajo personalizado. El lunes, en el día de descanso para el resto de la plantilla, acudió a entrenarse a las instalaciones de Zubieta y jugueteó con el balón en compañía de Adnan Januzaj, el otro txuri-urdin que no pudo viajar a Balaídos por lesión. Sus sensaciones fueron buenas pero el martes, cuando sus compañeros volvieron al trabajo, se ejercitó al margen del grupo. Ayer lo hizo de nuevo, ya que corrió en solitario controlado por uno de los recuperadores del club. Esto significa que su concurso mañana está más que complicado.

Pretemporada a la contra

Iñigo no ha tenido la suerte de cara desde que arrancaron los entrenamiento de pretemporada el 7 de julio. Una lesión muscular en el glúteo de la otra pierna, la derecha, le ha mantenido en el dique seco durante la mayor parte del verano y le impidió, incluso, viajar a la concentración de Holanda, perdiéndose los cuatro amistosos que allí disputó el conjunto realista.

No se estrenó hasta el noveno partido en Burgos, cuando jugó los noventa minutos y realizó una segunda parte notable en la que estuvo a punto de marcar por dos veces. La primera, en un cañonazo desde fuera del área que obligó a Mikel Saizar a lucirse para sacar el balón por encima del larguero, y la segunda, tras rematar de cabeza un córner botado por Vela. Las sensaciones fueron buenas a pesar de la inactividad que arrastraba y todo apuntaba a que estaría listo para el estreno liguero, pero tres días más tarde advirtió molestias en la otra pierna.

Consciente de que venía de jugar el encuentro completo, Eusebio le dejó de salida en el banquillo contra el Sporting y le dio la última media hora del choque, pero ahí fue cuando notó los problemas que ahora trata de superar. Lo más normal sería que su regreso se produjera el 10 de septiembre en Riazor, tras aprovechar el parón liguero por los compromisos internacionales.

Al margen de los problemas físicos que ha sufrido, el jugador centró la actualidad mediática a principios de agosto por el interés que mostró el Barcelona en contratarle. El conjunto catalán comunicó a su entorno y a la Real que venía a ficharle, pero en el momento de la verdad se dio media vuelta y dejó la operación en 'stand by'. Sin duda que esas jornadas de tanta tensión anímica también se habrán notado en el organismo del futbolista, que siempre ha manifestado su ilusión por volver a jugar en Europa con la Real. Aunque trenes como los del Barcelona solo pasan una vez en la vida.

En el caso de que se confirme su ausencia mañana, Eusebio dispondría de los mismos efectivos que contó en Vigo para confeccionar la defensa. En los laterales no habrá novedades y repetirán Odriozola, en la derecha, y Kevin, por la izquierda. Ambos sufrieron bastante en la primera parte contra el Celta, principalmente porque la Real no dominó el partido y Pione Sisto y Iago Aspas pudieron encararles varias veces en el mano a mano sin que sus compañeros tuvieran tiempo de darles ayudas defensivas. En la segunda parte, los de Eusebio mejoraron sus prestaciones y ahí ambos explotaron su vocación ofensiva, ya que por sus características van mejor hacia adelante que hacia atrás. De hecho, Odriozola participó en la jugada del empate a dos.

En el eje de la zaga es fijo Raúl Navas, uno de los mejores en la pasada campaña y que no tuvo el mejor debut en este curso. Dio la impresión de que jugar sin Iñigo a su lado y hacerlo a pierna cambiada, a pesar de lo bien que se maneja con la zurda, mermó su rendimiento. Maxi Gómez le robó la cartera en el 1-0 y Cabral le superó en el salto en la asistencia a Maxi del 2-1. Con todo su fiabilidad está fuera de toda duda y la única incógnita reside en saber quién será su acompañante en el centro de la defensa. Aritz Elustondo y Diego Llorente son los dos candidatos a ocupar ese puesto.

Januzaj, listo para jugar

El que sí está en condiciones de jugar es Adnan Januzaj, que se ejercitó ayer con absoluta normalidad con el resto de sus compañeros en Zubieta y ya ha superado la sobrecarga en la musculatura de la cara posterior del muslo derecho que le impidió viajar a Vigo. El internacional belga se encuentra con muchas de ganas de estrenarse ante su nueva afición después de haber causado sensación durante la pretemporada por sus buenas actuaciones.

Eusebio tiene mucho y bueno donde elegir en el ataque, ya que Oyarzabal, Juanmi y Willian José vieron puerta en la jornada inaugural, el brasileño dio además una asistencia, y Vela fue decisivo en las jugadas de los dos últimos goles.

Más

Fotos

Vídeos