Imanol, tienes mucho trabajo

Imanol, tienes mucho trabajo
Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Si alguien pensaba que con las salidas de Eusebio y de Loren los problemas futbolísticos de la Real iban a desaparecer de un plumazo, me imagino que ayer se llevó un chasco. La Real arrancó un punto de Ipurua en un triste derbi en el que fue muy inferior en la primera parte y ligeramente superior en la segunda, especialmente hasta que se fue Willian. La mejor ocasión del encuentro la tuvieron los blanquiazules precisamente en un remate del brasileño, que al menos debió ir a puerta. Eso y que Moyá no pasó muchos apuros fue lo mejor del once de Imanol. Tampoco se podían esperar grandes cosas. Diez días de trabajo con solo parte de la plantilla y varios jugadores con sus selecciones que prácticamente no han entrenado con el oriotarra no dan para mucho. Eso sí. Hubo algunos detalles que no me gustaban con Eusebio y tampoco me gustaron ayer, como por ejemplo la posición de Juanmi. El malagueño es un hombre de área, solo de área, que sufre una barbaridad jugando en la banda izquierda más cerca de Moyá que del portero rival. Pero Eusebio insistía en ello y parece que Imanol lo va a seguir haciendo.

Mantener la portería a cero en el estreno del nuevo entrenador, en un derbi igualado lo mejor

La primera parte, en la que la Real naufragó sin pasar del centro del campo lo peor

Con 34 puntos los realistas siguen en tierra de nadie, sin presión, pero también sin juego el dato

Willian José tuvo la mejor ocasión del partido, pero mandó el balón al anfiteatro la clave

Pocas conclusiones

En todo caso, el de ayer no es un partido del que se pueden extraer muchas conclusiones. Los de Ipurua son distintos. Había que cerrar el principal afluente de goles de los de Mendilibar. Ya saben, balones a la banda y centros laterales. La Real lo hizo bien, con un portero que transmite seguridad y tranquilidad. Excepto dos centros seguidos en un minuto en la segunda mitad, la retaguardia relalista vivió tranquila. Qué quieren que les diga. Visto lo visto, no es poco. Otra cosa es lo que mostró el once de Imanol en ataque. Nada hasta antes del descanso y muy poco después. Se puede decir que balones a Odriozola en su nueva posición fue el único recurso de un equipo del que hay que esperar mucho más. Pero poco a poco. En Ipurua no se pueden sacar conclusiones que se puedan extrapolar a otros campos. A pesar de que experimentados comentaristas nos repiten cada semana que las dimensiones del campo son como las de otros muchos terrenos de juego, no es así. Una cosa son las dimensiones reales y otra la real dimensión del campo. En Eibar, por ejemplo, no se puede esprintar con todo, como hace Odriozola en Anoeta hasta la línea de fondo, simplemente porque terminaría empotrado en la valla, ya sea lateral o de fondo. Y eso hace que el campo, el espacio en el que se puede jugar al fútbol sea mucho más reducido. De haber jugado contra otro rival en otro campo, Imanol no hubiera hecho lo mismo. El experimento de la primera parte le salió muy mal, porque estuvo apunto de arruinarle su debut. También deduzco que sobre todo ha trabajado estos días el aspecto defensivo y la portería a cero es el reflejo de ello.

El punto es peor para el Eibar, pero este equipo tiene mucho más fútbol que el que demostró ayer. Hubo momentos incluso en los que le vi descolocado, con jugadores fuera de posición y hasta perdidos por el campo, pero insisto en que de lo visto ayer no se pueden sacar conclusiones. Imanol tiene una semana con todos sus jugadores para seguir mejorando. Veremos contra el Girona. Si algo no tiene es presión por los resultados, aunque es evidente que yo también prefiero ser décimo que decimoquinto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos