Real Sociedad

Illarramendi: «Si he renovado es porque quiero estar en la Real»

El centrocampista asume la responsabilidad de liderar el equipo los próximos años después de comprometerse #con la Real hasta 2023

AXEL GUERRA

Asier Illarramendi (Mutriku, 1990) apura los últimos días de vacaciones antes de comenzar la pretemporada el jueves en Zubieta. Esta temporada pasa a ser el primer capitán y cree que «hay equipo para luchar con regularidad por Europa». El centrocampista ha extendido esta semana su vinculación con la Real Sociedad hasta 2023 con un aumento de su cláusula hasta los 70 millones de euros. Una cantidad que «nadie va a pagar por mí», dice entre risas. Recalca que en la Real Sociedad está «muy feliz» y que quiere «permanecer muchos años en el club».

- ¿Se puede saber dónde ha estado de vacaciones?

- Viajé a Cuba con Eneko Eizmendi. Jugamos juntos durante diez años en la Real Sociedad y mantenemos la relación. Luego fui a Conil con cuatro amigos de la cuadrilla y finalmente he pasado unos días en Ibiza.

- ¿Ha llegado a desconectar?

- Es difícil hacerlo totalmente porque los amigos te hablan de fútbol, sales a la calle y la gente te pregunta... y no puedes olvidarte del todo. En lo profesional sí que lo he conseguido y he tratado de dedicar todo el tiempo libre que he tenido a hacer esas otras cosas que no he podido durante la temporada.

- ¿Como cuáles?

- Me gusta viajar y conocer sitios nuevos. También es el momento de hacer otros deportes. Suelo coger la bici o juego algún partido de pala. Ayer, los amigos disputamos un triatlón por la zona del pueblo. Es el cuarto año que lo organizamos y se ha convertido en una tradición. Luego nos juntamos todos a comer.

- Entonces, va a llegar en buena condición a Zubieta. ¿Tiene ganas de empezar?

- No creas que tan en forma. Aunque durante las vacaciones hagas algo, las pretemporadas siempre son duras. Seguro que las piernas nos van a doler los primeros días.

Las frases

«Cuando decidí volver a la Real Sociedad era porque quería disfrutar y ser feliz. Lo he conseguido»

«Sueño con ganar un título, pero es difícil. Debemos ser regulares en la lucha por Europa»

«Sabía que era difícil ir al Mundial. Hay que destacar más en la Real para entrar en la lista»

- El broche al verano es su renovación hasta 2023...

- Sí, estoy muy contento. Es lo que quería. El club me propuso renovar, a pesar de que me quedaban tres años de contrato. No ha habido ningún problema para llegar a un acuerdo, todo ha sido muy sencillo. Seguir en la Real Sociedad era mi prioridad por cómo me van las cosas. Me siento valorado por el club y la afición, tanto en el campo como fuera de él.

- Cuando cumpla su contrato habrá pasado más de media vida en la Real.

- Cuando miras atrás y ves que llevas quince años en el club, te das cuenta de lo que supone para ti. Llegué con once y, aunque estuve dos fuera, me he criado y hecho hombre en la Real Sociedad. Es parte de mi vida y todo lo que soy es gracias a ella.

- ¿Recuerda cómo fue su primer día en Zubieta?

- Perfectamente. Jugaba en la ikastola, porque en el Mutriku nunca llegué a estar federado. Era alevín de primer año y acudí a un entrenamiento en el que iban a seleccionar los jugadores que representarían a la Real Sociedad en el torneo de Brunete. Me colocaron de central. El resto de chavales tenían un año más que yo y no me cogieron. La temporada siguiente me volvieron a llamar y entonces ya pasé el corte.

- Menos mal que rectificaron...

- La casa de mis aitas da al campo de San Miguel. Me asomaba al balcón y veía partidos. Si no hubiera sido futbolista, probablemente podría haber sido ojeador (risas).

- ¿Tenía ídolos?

- Sobre todo me fijaba en quienes jugaban en mi puesto, como Aranburu o Xabi Alonso. Aunque sus características eran diferentes, estaba atento a sus movimientos, a cómo se adelantaban a la jugada, a su modo de abarcar terreno de juego y estar siempre bien colocados. Lo mejor de todo es que luego he podido compartir vestuario con ellos.

- Ahora es en usted en quien se fijan los jóvenes. ¿Está preparado para ser el líder de la Real?

-Ser un referente y un ejemplo para los niños y la afición supone una responsabilidad. Voy a seguir en la misma línea de lo que he hecho hasta ahora, que es lo que me ha traído hasta aquí. En el vestuario hay gente veterana como Zurutuza, Agirrretxe o Navas, que también van a ayudar.

- Pero usted es el nuevo capitán...

- Es un orgullo y sinónimo de que el tiempo pasa para todos, también para mí. Si llevo el brazalete es porque llevo muchos años aquí. Espero que me queden más aún.

- Recibió el brazalete en la despedida de Xabi Prieto y rodeado de otros grandes capitanes de la historia del club. ¿Fue especial?

- Le dije al 'presi' que a mí estos actos no me gustan mucho, pero era el homenaje a Xabi. Yo me hubiera puesto el brazalete el primer partido y listo. Fue muy bonito y emotivo que me lo cediera en Anoeta, delante de toda la afición.

- ¿Le dio algún consejo?

- He tenido la suerte de compartir vestuario con dos grandes capitanes como Aranburu y Prieto. He aprendido mucho de ellos. Intentaré seguir la misma línea que trazaron ellos para inculcar los valores del club.

- Le va a tocar liderar una Real nueva. En un año han salido jugadores como Yuri, Iñigo, Markel, Canales, Prieto y Carlos Martínez...

- Durante todo este tiempo el club ha hecho su trabajo. Tenemos una plantilla de calidad, con muchos internacionales y gente joven que están dando la talla. Hay relevo de sobra.

- En su nuevo contrato, la cláusula de rescisión ha subido a 70 millones de euros. ¿La afición puede estar tranquila?

-Sí, sí, (rotundo). No va a haber nadie que pague semejante 'pasta' por mí. Si he renovado es porque estoy muy a gusto en la Real Sociedad. Quiero permanecer muchos años en la famila txuri-urdin.

- ¿Es el último de su carrera?

- Primero vamos a cumplirlo. Tengo claro que seguiré hasta que el cuerpo aguante. Por ahora lo hace bien, a ver si sigue así. Tengo 28 años y no me gustaría acabar mi carrera fastidiado de alguna cosa.

- En cada mercado su nombre se asocia a otros equipos, ¿ha habido opciones de cambiar de aires?

- No hay que hacer caso de todo lo que se dice. Una cosa es que alguien pregunte por la situación de un jugador y otra que exista un interés real. Cuando elegí volver a la Real Sociedad lo hice porque tenía claro que quería disfrutar del fútbol y ser feliz. Lo he conseguido y es lo que importa.

- ¿Qué retos se marca?

- Me quedan muchas cosas por hacer. Voy a dar el máximo para que la gente se sienta orgullosa de mí. Sueño con ganar un título con la Real Sociedad, pero sé lo complicado que es. Tenemos una plantilla bonita y debemos estar en ese grupo de equipos que lucha por entrar en Europa.

- Por la experiencia de otras temporadas da la sensación de que hablar sobre objetivos perjudica al rendimiento del equipo...

- Exigencia siempre hemos tenido. Somos los primeros que queremos hacer una temporada buena para meternos en Europa. Si se marcaron aquellos objetivos era porque creíamos que podíamos conseguirlos. Lo primordial es que el equipo se sienta capaz de hacer algo importante.

- El director de fútbol, Roberto Olabe, habló en su presentación de que el club debe ser más regular en la clasificación. ¿Qué falta para conseguirlo?

- Hay que tener en cuenta que en LaLiga hay ocho o nueve equipos que aspiran a los puestos europeos. En eso estamos. Queremos conseguir esa regularidad. Hay buen equipo y podemos lograrlo.

- ¿Ha hablado con Asier Garitano, el nuevo entrenador?

- No, le conoceré en Zubieta. Viene avalado por su trayectoria en el Leganés y confiamos en que en la Real Sociedad siga con su buen trabajo.

- Su equipo de ayudantes también será completamente novedoso...

- Lo que busca el club es ayudar al jugador. Desde pequeños nos han enseñado a golpear el balón, a colocarnos sobre el terreno de juego... pero, por ejemplo, no se atendía a aspectos como gestionar las sensaciones cuando juegas ante 40.000 personas. Es importante preparar la mente porque también juega.

- Otra novedad es que no habrá concentración en el extranjero.

-Si el club lo ha decidido así, será por algo. El trabajo que vamos a realizar en Donostia o fuera es el mismo. En las concentraciones pasas más tiempo con los compañeros, con las nuevas incorporaciones, pero en la Real Sociedad tenemos un grupo fenomenal porque nos conocemos desde hace muchos años y cuando llega alguien nuevo se amolda rápido.

- El primer fichaje en llegar parece que será Mikel Merino.

- Poco puedo decir. Tenemos el mismo representante, pero no me gusta meterme en esos asuntos. Parece que va a venir y si la Real Sociedad se ha fijado en él será por algo.

- Le tengo que preguntar por el Mundial. ¿Le da pena no estar?

- Era difícil entrar en la lista definitiva. A la última convocatoria no fui y sabía que lo tenía difícil. El nivel que hay en la selección es muy alto. Tampoco ayudó que en la Real no tuviéramos un buen año. Estar en el top futbolístico es más sencillo cuando juegas en el Real Madrid o el Barcelona. Hay que destacar más en la Real para estar entre los elegidos.

- ¿Habló con Lopetegui?

- Me llamó el día antes de facilitar la lista para decirme que no entraba. Me explicó que había participado mucho pero que era difícil estar entre los 23. Me dijo que ya nos encontraríamos más adelante. Le agradecí la llamada y le deseé suerte.

- ¿Está siguiendo el Mundial?.

- Cero. Como mucho he visto diez minutos que me han pillado en algún bar o en casa mientras cenaba.

- Uno de los protagonistas está siendo el VAR, que la próxima temporada se aplicará en la Liga...

- La tecnología ayuda a que todo sea más legal, pero hay que ver cómo mejorar el sistema porque parte el ritmo de los partidos. Celebrar un gol dos minutos después de marcarlo se hace un poco raro. Y ahora que he empezado a meterlos yo...(risas).

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos