REAL SOCIEDAD

Illarramendi, el guía hacia Europa

Illarramendi celebrael gol marcado al Espanyol en Cornellá./ ALEJANDRO GARCÍA
Illarramendi celebrael gol marcado al Espanyol en Cornellá. / ALEJANDRO GARCÍA

El de Mutriku conquista el DV de Oro por delante de Iñigo y Navas, el trío más regular del año, mientras que Yuri, Willian José y Odriozola han sido las revelaciones del curso

MIGUEL GONZÁLEZ

Rulli. Un portero cada día más regular

Ha completado un buen año en el que ha jugado 44 partidos completos. En los 3.960 minutos en los que ha estado sobre el césped se le ha visto mejorar con los pies y dar un paso adelante en el juego aéreo, aunque aún tiene margen de mejora aquí. Clave en victorias como las logradas ante Celta y Osasuna en Anoeta y en la de Las Palmas.

Carlos Martínez. Reencuentro con su mejor versión

Su lesión el 17 de diciembre en Granada fue una pena porque durante la primera vuelta exhibió su mejor versión, aquella que todos recordamos del año de la Champions. Eusebio encontró en él un lateral serio en defensa y con correa para profundizar en ataque, como lo demuestran los cuatro centros de gol que puso desde la derecha.

Mikel. El año que menos ha jugado

Nunca había participado tan poco en sus once temporadas en el primer equipo y eso que fue titular en las cuatro primeras jornadas. Pero a partir de ahí fue desplazado por Navas y ha desempeñado un rol secundario. Eso sí, cuando se le ha necesitado ha cumplido bien, como en las victorias ante el Atlético y el Granada en Anoeta.

Illarramendi. El mejor 'cuatro' del campeonato

A sus 27 años ha jugado más que nunca, tanto en lo cuantitativo como en lo cualitativo. Ha sido el mejor mediocentro organizador de LaLiga, con unas prestaciones altísimas tanto en la fase ofensiva como defensiva, lo que le ha permitido ganar con autoridad el DV de Oro. Marcó un golazo en Cornellá y ha ofrecido cuatro asistencias.

Markel. Solo tres partidos como titular

Solo fue titular en tres partidos, de los que la Real perdió dos y empató uno, ante el Leganés en casa. El resto se lo ha pasado en blanco. Eusebio ha preferido jugar con un cuatro más organizador y aseado en la salida de balón como Illarramendi, Granero o Zubeldia que utilizar en esa posición a un futbolista de corte defensivo como él.

Iñigo. Otro curso al más alto nivel

Ganó el DV de Oro el año pasado y este ha sido segundo, ha sido el mejor central según las estadísticas oficiales de LaLiga y ha terminado a un nivel altísimo la temporada. Su gran regularidad le convierte en un defensa casi inexpugnable. En ataque ha marcado cinco goles y facilitado cinco asistencias a los compañeros.

Juanmi. Un goleador de los de antes

La Real pagó 4,5 millones de euros por él y solo en el primer año le ha respondido con 16 goles, el último de ellos decisivo para adquirir el billete directo a la fase de grupos de la Europa League. Lleva el gol en la sangre pero ha sabido adaptarse también a jugar por la izquierda, lo que le abre más posibilidades de ser alineado de inicio.

Granero. Un secundario de auténtico lujo

No jugó nada hasta diciembre pero después Eusebio echó mano de él para cubrir las espaldas de Illarramendi y Zurutuza cuando estos se ausentaron, ya que dada su versatilidad podía jugar en ambas posiciones. Y lo hizo bien, porque de los ocho partidos en los que fue titular, la Real ganó cinco. Dio una asistencia a Bautista en Granada.

Agirretxe. Parado por culpa de las lesiones

No ha podido jugar ningún minuto por culpa de las lesiones. Primero fue aquella en el tobillo que le produjo Keylor Navas en enero de 2016 y después diversos problemas físicos derivados de aquel percance. Lo mejor es que ha terminado entrenándose sin molestias y que podrá empezar la pretemporada bien desde el primer día.

Prieto. Cuantos más años, más rendimiento

Eusebio le ha devuelto a su mejor posición, por dentro detrás del nueve, y ahí ha destapado el tarro de las esencias. A punto de cumplir los 34 años, ha jugado los 38 partidos de Liga, ha marcado más goles que nunca en jugada -siete más uno de penalti- y ha dado seis asistencias. Su experiencia le permite rentabilizar más sus acciones.

Vela. Recuperado pero lejos del que fue

Ha estado mejor que la campaña anterior pero lejos del nivel que exhibió en la Real en sus tres primeros años. Ha perdido capacidad de desequilibrio para realizar una función más organizativa en zona de tres cuartos. Aún así ha logrado diez tantos -tres de penalti- y dado seis asistencias. Brilló contra el Atlético y Barça en Anoeta.

Willian José. El delantero que juega de todo

El gran descubrimiento de la temporada. No porque haya firmado catorce dianas y protagonizado seis acciones previas al gol, sino por su capacidad para jugar lejos de la portería rival. Lo mismo realiza funciones organizativas como cuarto centrocampista que es el mejor terminador dentro del área, tanto con el pie como con la cabeza.

Toño. No ha tenido la opción de debutar

El club lo recuperó del AEK Larnaca para cubrir las espaldas de Rulli en caso de necesidad, pero el argentino ha jugado todos los partidos oficiales del curso y se ha quedado en blanco. Ni siquiera en la Copa tuvo una oportunidad. Ha sido, eso sí, el que ha estado casi siempre en el banquillo y ha formado parte de las convocatorias.

Pardo. Cada día lo tiene más complicado

Era su sexta campaña tras su debut en Primera pero tampoco en esta ha podido dar ese paso adelante que siempre se espera de un jugador de su talento. Eusebio apostó en su zona por Illarramendi y Zurutuza y en navidades hizo las maletas para jugar en el Betis, donde al menos ha podido ser titular en quince partidos.

Aritz. Perjudicado por el cambio de puesto

Venía de ser el tercer mejor jugador de la temporada anterior, por detrás de Illarramendi e Iñigo, gracias a sus actuaciones en el lateral derecho, pero la reconversión a central le ha dejado sin un puesto en el equipo. Incluso Mikel ha jugado más que él cuando han faltado Navas o Iñigo. Ha cumplido cuando se le ha necesitado, como en Vigo.

Canales. Buenos detalles en el tramo final

Empezó condicionado por la recuperación de su tercera grave lesión de rodilla y hasta diciembre no fue titular. Después ha ido de menos a más, aunque siempre desempeñando un rol secundario. Sin embargo, ha llegado fresco al final de Liga, en el que ha brillado más y ha dado cuatro asistencias en las cinco últimas jornadas.

Zurutuza. Una pieza clave dentro del equipo

Nunca en sus nueve anteriores temporadas como profesional había superado los 3.000 minutos de juego entre Liga y Copa. Sin el azote de las lesiones y con el poso que le dan sus 30 años, ha sido una pieza clave en el funcionamiento colectivo. Entre octubre y noviembre fue seguramente el mejor jugador del equipo.

Oyarzabal. Ha aprendido el oficio de Primera

Tiene 20 años y ya ha jugado 67 partidos con la Real y marcado diez goles. El presente ha sido un curso muy interesante, ya que ha aprendido el oficio en Primera. Ha sido fijo para Eusebio y siempre ha aportado rendimiento, aunque le haya costado más desequilibrar. Cuando regule mejor sus esfuerzos, explotará todo su talento.

Yuri. La gran revelación de la temporada

El club fue criticado cuando sacó a De la Bella para dar paso al zarauztarra, pero este ha demostrado el porqué de aquella decisión. Ha sido el segundo mejor lateral zurdo de LaLiga y su potencia física ha causado estragos entre los rivales, que no sabían cómo frenarle. Ha marcado tres goles, dado seis asistencias y atrás se ha mostrado muy firme.

Zaldua. No termina de hacerse un hueco

Era su cuarto año en Primera y tampoco ha podido afianzarse en el once. Primero vivió a la sombra de Carlos Martínez y después, de Odriozola. Ello apenas le ha dejado doce partidos como titular, escasos para los que le gustaría jugar. Siempre ha rendido a buen nivel, demostrando que es un hombre muy válido para esta plantilla.

Héctor. Ha descendido con el Granada

Llevaba el mismo camino que las dos temporadas anteriores en las que había jugado muy poco y en enero aceptó salir cedido al Granada, con el que ha vivido la dura experiencia de descender a Segunda División. Al menos ha jugado once partidos de titular con el conjunto nazarí y ello le ha permitido volver a sentirse futbolista.

Navas. El mejor fichaje para la defensa

Es increíble que, después de estar quince meses lesionado por una dolencia de pubis que le obligó a pasar dos veces por el quirófano, haya jugado tanto y a semejante nivel. Ha sido el mejor fichaje para la defensa. Fuerte en las disputas y en el juego aéreo, y preciso y calmado para jugar el balón en la zona de iniciación, es el socio ideal de Iñigo.

Gaztañaga. El que menos ha contado

Solo Toño, Bardají y Agirretxe han jugado menos que él. Eusebio le recuperó del Numancia porque le veía como el cuatro más posicional de todos los que tenía en verano pasado, pero después situó ahí a Illarramendi y se acabó la historia. Desde ese momento no ha tenido nada que hacer y hasta Zubeldia se le ha colado por delante.

Concha. Necesita jugar con regularidad

Tampoco ha jugado mucho, aunque al menos tuvo la oportunidad de ser titular en el estreno de Liga ante el Real Madrid en Anoeta y ha disputado un puñado de minutos en otros diez partidos entre Liga y Copa. Es un futbolista de mucha clase que solo tiene 20 años, por lo que necesita jugar con regularidad urgentemente.

Bardají. Ni ha entrado en las convocatorias

Ha tenido el privilegio de formar parte de la primera plantilla el año del regreso a Europa pero, al margen de ello, pocos aspectos positivos puede sacar. Desde septiembre no ha ido convocado y su trabajo se ha limitado a los entrenamientos. Tiene 22 años y saldrá cedido para que ponga en práctica lo aprendido este año en Zubieta.

Bautista. Goles que valen su peso en oro

Después de un buen arranque de temporada con el Sanse en el que se convirtió en el máximo realizador de Segunda B, Eusebio tiró de él cuando Willian José tuvo problemas físicos. Marcó dos goles claves en las victorias en Granada y el Villamarín y anotó otro ante el Málaga en la penúltima jornada que ha sido decisivo para ir a Europa.

Zubeldia. El centrocampista del futuro

Tres partidos de titular ante el Atlético, Leganés y Málaga son suficientes para confirmar que estamos ante el centrocampista del futuro en la Real. A sus 20 años, domina todas las facetas del juego y puede actuar en varias posiciones, de mediocentro, volante o incluso central. La próxima temporada debe tener peso en el equipo.

Odriozola. A ver quién le echa un galgo

Su irrupción en Primera ha causado un fuerte impacto. Lopetegui le ha citado para entrenar con la absoluta y está rindiendo a alto nivel con la sub-21. Por su velocidad, profundidad y capacidad de desborde ha sido el jugador que Eusebio necesitaba para entrar por la derecha. Ha sido la revelación de la segunda vuelta, en la que ha dado cinco asistencias.

Kevin. Un debut que nunca olvidará

Ha jugado con Portugal el Europeo Sub-21, un premio a una gran temporada. Este joven lateral zurdo, que fue reconvertido a esta posición la pasada campaña, lo ha hecho muy bien en el filial y Eusebio no se lo pensó para darle la alternativa en el Bernabéu en ausencia de Yuri. Demostró que el próximo curso puede tener más protagonismo.

Guridi. El recambio de Zurutuza

Si se recupera bien de la lesión de rodilla puede jugar un papel importante como recambio de Zurutuza cuando sea necesario. En su estreno en Vitoria se confirmó como un jugador de gran despliegue físico, muy atinado en el pase y que siempre antepone lo colectivo a lo individual, lo que hace mejores a los que juegan a su lado.

Fotos

Vídeos