Diario Vasco

Historia de la Real Sociedad

El retorno a la élite
CAPÍTULO 6

El retorno a la élite

La Real ha sufrido una metamorfosis espectacular que le ha llevado en cuatro años imponentes a abandonar el purgatorio de la Segunda División para codearse con la élite europea. La Real recuperó la plaza que le correspondía en junio de 2010 tras ser el mejor en un campeonato que dominó de principio a fin. Los dirigidos por Martín Lasarte derrotaron al Celta en el día D en una jornada feliz para el realismo. La Real volvía con los mejores. La Real volvía a casa.

La primera temporada en la máxima categoría del fútbol nacional fue complicada, como suele suceder con los recién ascendidos. La Real aprendió a competir ante adversarios repletos de talento y sufrió hasta la última jornada para conseguir la permanencia. La salvación definitiva se logró en la última jornada tras empatar en Anoeta ante el Getafe (1-1) con un gol de Sutil. El Deportivo de la Coruña fue el equipo perjudicado y acabó descendiendo.

El Consejo decidió que llegaba la hora de apostar fuerte y prescindió de la figura de Martín Lasarte (su frase de "no se desunan" pasó a la historia) para confiar en Philippe Montanier, un técnico del fútbol francés que había completado un buen trabajo con los equipos de cantera. La Real comenzó de forma dubitativa e incluso el entrenador de Vernon estuvo cerca de ser despedido, pero un gol salvador de Iñigo Martínez en Sevilla ante el Betis sirvió para calmar los ánimos. La Real acabó en duodécima posición, pero habiendo dado un paso adelante en cuanto a su propuesta de juego.

La revolución arribó en la campaña 2012/13 con una temporada absolutamente maravillosa. Anoeta disfrutó con el mejor fútbol de los últimos tiempos y el equipo ofreció recitales de juego para deleite de sus aficionados. Yendo de menos a más, la segunda vuelta de la Real fue impecable y entró en la Champions League por la puerta grande. El cuarto puesto conseguido, sólo por detrás de los tres colosos (Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid), es uno de los grandes éxitos de su historia. Carlos Vela, Antoine Griezmann e Imanol Agirretxe formaron un tridente brutal en cuanto a efectividad y plasticidad.

La temporada 2013/14 fue una de las más complicadas pero, al mismo tiempo, cargada de ilusión. En esta ocasión también hubo cambio de entrenador. Montanier regresó al fútbol de su país y el club confió en Jagoba Arrasate, mano derecha de Montanier y amplio conocedor de la casa. La Real completó una eliminatoria fantástica en la previa de la Liga de Campeones y eliminó al Olympique de Lyon para entrar en la fase de grupos. Manchester United, Bayer Leverkusen y Shakhtar Donetsk fueron enemigos demasiado poderosos pero la afición txuri urdin disfrutó con una experiencia inolvidable.

La temporada tuvo más alicientes con la Liga y la Copa del Rey. En el torneo del KO, habitual nido de sinsabores en los últimos años, la Real rindió a un buen nivel y alcanzó las semifinales, donde sólo un Barcelona al que el árbitro favoreció le frenó de llegara la final. En Liga la exigencia fue alta pero el equipo compitió a un gran nivel y se clasificó a Europa por segunda temporada consecutiva.