Guridi pone fin a una odisea de diez meses y vuelve a una convocatoria

El canterano de Azpeitia está en disposición de jugar hoy después de ser intervenido en la rodilla derecha en abril del año pasado

A. VICENTE SAN SEBASTIÁN.

Jon Guridi (Azpeitia, 1995) ya ha ganado antes de que el balón empiece hoy a rodar porque diez meses después de lesionarse ha vuelto a una convocatoria. Juegue o no, su vía crucis ha terminado. El destino ha querido que sea precisamente ante el Leganés, el equipo ante el que no pudo jugar en la pasada temporada. Ausentes Illarramendi y Zurutuza, Guridi había debutado con el primer equipo en Mendizorrotza, el 18 de marzo, y su idea era tratar de seguir en el once. La Real jugaba ante el Leganés en la siguiente jornada, pero después de ese partido en Vitoria casi no podía andar. Su rodilla derecha no respondía como debía y los médicos del club decidieron someterle a una resonancia. A Guridi se le cayó el cielo encima porque parte del cartílago de la rodilla estaba desprendido y lo mejor era pasar por el quirófano. Sin tiempo que perder el traumátologo Mikel Sánchez le operó para corregirle una «osteocondritis disecante, de grado IV, de cóndilo interno». En los días siguientes a la operación, renovó con la Real hasta 2022.

Diez meses después de vivir la cara amarga del deporte, la que lleva al deportista a trabajar al margen del grupo, Guridi tiene hoy la oportunidad de volver a jugar si Eusebio lo considera oportuno. Dicen quienes han seguido de cerca su recuperación, los que tienen acceso a sus parámetros físicos, que Guridi se ha recuperado a las mil maravillas y que ha alcanzado pronto un buen tono.

A priori, Illarramendi, Prieto y Zurutuza deberían ocupar los tres puestos del centro del campo, pero podría ser que Guridi tenga algún minuto en función de cómo se desarrolle el partido.

El técnico está enamorado de él, tiene toda su confianza como lo ha trasladado en sus comparecencias cada vez que se le ha cuestionado por este canterano de la misma quinta que Odriozola y Oyarzabal. Cree que tiene mucho talento, la cabeza bien amueblada, le ve capaz de abarcar mucho campo, y considera que toma muchas más decisiones positivas que negativas. Es zurdo.

Por de pronto, con esta decisión, Eusebio confirma que tiene más confianza en Guridi que en Pardo, al que dejó en casa por decisión técnica y quizás también para prevenir posibles lesiones en un jugador que tiene todos los boletos para salir a otro equipo en este mercado de invierno. El propio entrenador ya dejó entrever el viernes que el club solo estaría en disposición de fichar si alguno de sus jugadores decide buscar las habichuelas en otra parte.

Con la cautela que conlleva escribir a futuro, Guridi tiene todos los boletos para ser un jugador importante en la Real en los próximos años. Es un caso similar al de Zubeldia. Los dos juegan en el centro del campo y están llamados a dar el relevo a los veteranos a medio plazo.

A la inclusión de Guridi en la convocatoria se podría sumar en las próximas semana Agirretxe, el otro jugador que también ha seguido su propio camino de recuperación en los últimos meses. El 30 de diciembre se cumplieron dos años desde que se lesionó en el Bernabéu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos