Granero se marcha agradecido por el trato recibido

Granero se despidió ayer de los aficionados de la Real en una carta escrita de su puño y letra y un vídeo publicado por el club. Dice que necesitaría cuatro años para despedirse con «verdadera justicia». «Antes de venir muchos me dijeron que la Real era un club familiar, ahora sé que es universal, sin complejos y que su familiaridad es, sin duda, genuina en el trato a los suyos». El jugador da las gracias a «Jokin (Aperribay)» por ir a buscarle a Londres, elogia a los servicios médicos, se acuerda del fallecido Tximist, pone en valor al vestuario, con Xabi Prieto como ejemplo, y dice lo mucho que se ha empapado de la cultura vasca. «Hoy la llevo (la Real) dentro como una flor abierta. Gracias a la afición. Soy uno más. Por siempre. Aupa Real».

Fotos

Vídeos