Una grada supletoria para el fondo sur

La grada supletoria del fondo sur ya está colocada en las pistas de atletismo a la espera de que los aficionados la ocupen en las visitas del Rosenborg y el Real Madrid.
La grada supletoria del fondo sur ya está colocada en las pistas de atletismo a la espera de que los aficionados la ocupen en las visitas del Rosenborg y el Real Madrid. / ARIZMENDI

La instalación ya está colocada en Anoeta y estará de prueba contra el Rosenborg y el Madrid. Tiene una capacidad para 700 espectadores y estará ocupada por distintas peñas del club. Detrás se instalará la lona para cubrir las obras de derribo del graderío sur

IMANOL TROYANOSAN SEBASTIÁN.

El fondo sur no estará vacío en el próximo partido que dispute la Real en Anoeta, el jueves 14 ante el Rosenborg en el que será el estreno en la Europa League. El club ha instalado una grada supletoria provisional detrás de la portería del velódromo, en la misma pista de atletismo, que permitirá contrarrestar la sensación de orfandad que ha provocado la reubicación de los 5.200 socios del graderío sur en el estadio de Amara, según ha podico conocer este periódico.

La instalación tendrá un aforo de 700 espectadores repartidos en cinco filas y en principio será ocupada por aficionados de distintas peñas del club txuri-urdin, aunque también podrían ser ubicados jóvenes seguidores realistas. La grada ya ha sido colocada y los técnicos de seguridad ya le han dado el visto bueno. Solo queda pendiente una última autorización de la autoridad competente en la materia para que cumpla todos los requisitos legales, según las fuentes consultadas.

Con esta iniciativa, el club realista pretende revivir, al menos en parte, la mágica atmosfera que se respiraba en el viejo Atotxa, donde los aficionados casi tocaban a los jugadores con los dedos de las manos y los porteros rivales notaban en su misma nuca el aliento de los hinchas guipuzcoanos. Nadie seguirá los partidos de la Real en Anoeta más cerca del terreno de juego, que los afortunados que se sientan en este graderío provisional. Además, la colocación de esta grada supletoria servirá como aperitivo para lo que llegará en 2019, una vez haya concluido la remodelación del estadio.

Si la respuesta del aficionado es positiva, el club podría mantenerla hasta final de temporada

De momento, la grada supletoria permanecerá a prueba en los dos próximos choques en Anoeta. Ante el Rosenborg el jueves 14 y en la visita del Real Madrid el domingo 17. Si este experimento, que no se contemplaba inicialmente en la reforma del estadio, funciona de manera positiva durante los dos partidos, el club podría tomar la decisión de mantener la tribuna provisional hasta el final de la temporada.

El uso de la grada supletoria no se vería afectado por los trabajos de demolición del fondo sur. Hay que tener en cuenta que durante los partidos no se ejecutan los trabajos. Además, el club txuri-urdin colocará una gran lona detrás de la grada provisional que ocultará la destrucción de la zona del estadio más cercana al Miniestadio. Esta lona se podrá ver ya en el encuentro del jueves de Europa League.

Ejemplos similares en la Liga

La Real no es el primer equipo de la Liga que instala una grada supletoria en las pistas de atletismo de su estadio. El Almería y el Mallorca también han echado mano de este recurso para acercar a sus seguidores al terreno de juego, sin que hubiera una obra de remodelación en marcha. El conjunto almeriense instaló en 2012, cuando militaba en Primera, tribunas provisionales en los dos fondos del Estadio de los Juegos Mediterráneos con un aforo total de 5.000 espectadores. El cuadro bermellón, por su parte, colocó en 2015 en el fondo norte de Son Moix una grada supletoria para 1.500 personas.

La colocación de esta tribuna tiene lugar una semana antes de que Anoeta reciba su primer gran mordisco dentro de su proceso de renovación y es que el graderío sur empezará a ser derribado por maquinaria pesada el viernes 15 de septiembre. Entonces sí se empezará a visualizar la remodelación del campo con todas las letras. El graderío sur, hoy cerrado al aficionado como se pudo comprobar en el partido ante el Villarreal, quedará reducido a escombro. No será un trabajo de un día para otro, el derribo llevará su tiempo, el trasiego de camiones será mayor que ahora, y en cuanto esa zona quede despejada se empezará a levantar la nueva grada. Esa tribuna estará lista para el inicio de la Liga que viene, la 2018/19. Será el momento de que los abonados repartidos en diferentes localidades del estadio vuelvan a su sitio.

Desde las últimas semanas se vienen realizando labores de desmontaje selectivas en ese mismo graderío, motivo por el que no se puede acceder a esos asientos. Se están retirando canalizaciones y todo lo relativo al suministro eléctrico para que llegado el momento del derribo no haya incidente alguno que pueda afectar al funcionamiento de los servicios que acoge el estadio.

Tal y como publicó este periódico, los plazos de obra se están cumpliendo «a rajatabla» hasta la fecha, según trasladan fuentes próximas a Anoeta Kiroldegia. El buen desarrollo ofrecido por los accesos provisionales instalados en Anoeta en el primer partido de esta Liga en casa, el pasado 25 de agosto ante el Villarreal, ha supuesto una inyección moral en este largo proceso de remodelación del estadio.

Su colocación llega antes de que las máquinas comiencen a derribar la tribuna sur, el viernes 15

Existía cierta incertidumbre en el Ayuntamiento, en la Real y en las empresas ejecutoras de las obras por saber cómo podía responder el aficionado a esas nuevas escaleras exteriores provisionales; una vez superado este primer test, todas las partes han quedado satisfechas.

Una lona txuri-urdin

Con la cautela que exige una obra como ésta, la previsión es que para la cita ante el Rosenborg, el fondo sur de Anoeta quede cubierto por una gran lona. El abonado apenas percibirá en el desarrollo de los partidos que detrás de esa lona se realizan labores de demolición y posterior construcción de la nueva grada.

La lona tendrá los colores de la Real y minimizará el impacto de las obras y se mantendrá en el transcurso de los trabajos en esa portería sur. Cuando se acaben estas obras, la lona cambiará de portería para cubrir el derribo y construcción de la nueva grada norte. Será durante la Liga 2018/19. San Mamés y el Benito Villamarín ya lucieron lonas similares.

LA CIFRA

700
Asientos.
La instalación provisional cuenta con una capacidad para 700 espectadores cuyos asientos estarán repartidos en cinco filas
Los miembros de distintas peñas de la Real y jóvenes seguidores serán los afortunados en vivir los partidos contra el Rosenborg y el Real Madrid más cerca que nadie.

Fotos

Vídeos