Gero Rulli: «Mi futuro en la Real Sociedad depende del presidente»

Gero Rulli posa en las instalaciones del hotel de concentración de la Real Sociedad en Ermelo.
Gero Rulli posa en las instalaciones del hotel de concentración de la Real Sociedad en Ermelo. / MIGUEL GONZÁLEZ

El guardameta afirma que Aperribay ya conoce la oferta del Nápoles y asegura que ahora la decisión es del club

MIGUEL GONZÁLEZERMELO.

Gero Rulli (La Plata, 1992) ha regresado al mismo hotel en el que hace tres años vivió su primer día como jugador de la Real tras cerrarse su incorporación después de largas negociaciones con el Maldonado. El año pasado el club también se alojó en el mismo lugar, pero él se encontraba concentrado con Argentina para disputar los Juegos Olímpicos. Ahora echa la vista atrás para recordar estos tres años como blanquiazul y cuando se le pregunta por el futuro, se muestra enigmático. Asegura que tiene una oferta del Nápoles y que su futuro depende de lo que decida Aperribay. Ahí lo deja.

- El año pasado dijo que no al Manchester City y que se quería quedar, como así fue. ¿Ahora es una situación parecida?

- Era un año muy importante para mí porque tenía los Juegos Olímpicos en verano y la Real me había dado su apoyo. No me sentía preparado para otra cosa. Tomé la mejor decisión y no me arrepiento de nada. Este año es lo mismo. Estoy entrenando fuerte aquí, no me bajo de ninguna convocatoria y siempre voy a dar lo mejor por mis compañeros y por la Real. Lo que tenga que pasar, pasará, pero no depende de mí.

- ¿Cuando dice que la decisión no depende de usted a qué se refiere? ¿A que la Real quiera venderle si recibe una buena oferta?

- Si todas las partes lo cierran, se cerrará. Yo estoy contento y tranquilo acá. No quería saber nada este verano, pero bueno las cosas pasan. Cuando un equipo tiene una buena temporada, sucede lo que le sucedió a Yuri y lo que está sucediendo a Iñigo, que tiene una oferta. Y que se hable de mí es un orgullo. No estoy ansioso, ni apresurado, ni voy a meter presión por irme. No soy así. No depende de mí.

- Pero siempre es el jugador el que tiene la última palabra, ¿no?

- Sí. Pero en mi caso la Real tiene la palabra. Si la Real me quiere vender, me venderá, y si no me quiere vender, no me venderá. Estuve feliz en el Estudiantes, estoy feliz acá y estaré feliz en el próximo equipo en el que esté. Y estaré feliz si me quedo toda la vida en la Real. Yo aceptaré lo que sea mejor para la Real. Y seguiré mi carrera.

- ¿Hasta qué punto puede influir en su decisión lo que pase con sus compañeros? Ha salido Yuri y hay rumores que afectan a más compañeros...

- No, no. En eso hay que creer en el club. No me preocupa la gente que se va, sino el que pueda venir. Y lo que piensa el club. Si se va alguno de los chicos, tendrá nombres preparados para sustituirles. Hay que confiar. En otras épocas se fueron jugadores muy importantes y el club sigue a buen nivel.

- ¿Estamos dando por segura su continuidad pero puede asegurar que seguirá defendiendo la portería de la Real?

- Yo, hoy por hoy, estoy en la Real. Lo que tenga que pasar es decisión de la Real y no decisión mía. Me estoy entrenando acá en Holanda para llegar de la mejor manera posible a la temporada. Si llega algo no es tema mío sino del presidente. Lo que tenga que decidir, lo decidirá él. Yo estoy centrado en entrenarme y no pienso en otra cosa.

- ¿Pero cuál es su deseo?

- Yo quiero llegar de la mejor manera a la competición. Esta temporada tengo el Mundial de Rusia y quiero estar allí. Para eso tengo que hacer una gran temporada y mejorar lo que hice el año pasado.

- Ha salido publicado que sus agentes han trasladado una oferta del Nápoles a la Real por usted, ¿es así?

- Yo la sé y el presidente también la sabe. No estoy inquieto ni apresurado ni ansioso ni nada. Lo que tenga que pasar lo decidirá el presidente y la gente que tenga que decidirlo. Yo estoy muy tranquilo. Lo único que me preocupa es seguir mejorando y corregir los errores que tuve en estos dos partidos. Si pasa algo, pasará, pero eso ya no depende de mí.

- ¿Le ilusiona que un equipo de Champions esté detrás suyo?

- Obviamente. Cuando se habla de uno de esos equipos a uno le llena de orgullo porque significa que estoy haciendo bien las cosas. El trabajo se vio reflejado en el rendimiento de la pasada temporada y en la cita con la selección.

- Los anteriores veranos su nombre también fue relacionado con otros equipos y se quedó...

- A la Real siempre le estoy agradecida porque fue el primer club que me abrió las puertas de Europa y me hizo sentir como en casa. A mi familia y a mi novia nos tratan de la mejor manera y siempre voy a estarle agradecido. Lo que tenga que pasar, pasará, pero ya no depende de mí. Yo solo estoy centrado en hacer las cosas bien con mis compañeros.

- ¿Da prioridad a jugar en un año con Mundial? Eso en la Real lo tiene garantizado.

- Yo le doy importancia a todo en la vida, no solo a jugar. A sentirme bien, a sentirme arropado, a sentirme importante, a sentirme querido. No solo a jugar. Necesito estar en un ambiente en el que yo me pueda expresar de la mejor manera para alcanzar mi mejor rendimiento. A eso es lo que siempre voy a aspirar en mi carrera. Sé que en la Real eso lo tengo, porque estoy feliz. Hoy por hoy solo estoy centrado en comenzar bien la temporada.

«Este año es el Mundial y quiero estar allí. Para eso tengo que hacer una gran temporada»

«No estoy inquieto ni apresurado ni ansioso. Solo me preocupa seguir mejorando»

«Si la Real me quiere vender, me venderá; y si no me quiere vender, no me venderá»

«Es un orgullo que se interesen por mí porque eso significa que estoy haciendo bien las cosas»

- ¿Qué objetivos se marca para esta temporada?

- Europa para nosotros es sumamente importante. Nos costó muchísimo entrar y hay que aprovecharlo. Queremos estar ahí y llegar lo más lejos posible. No estar un año sí y tres no. Queremos ser regulares y estar todos los años en esta competición, que es muy atractiva para jugar. Y para eso tenemos que ser un equipo sumamente regular como lo fuimos el año pasado. Y tirar todos para el mismo lado.

- ¿Es la Europa League la competición más accesible para hacer algo grande al no participar Real Madrid y Barcelona en ella?

- Bueno. También entra en juego la suerte. En la Copa tuvimos la mala suerte de que nos tocara el Barcelona. Si nos hubiese acompañado el calendario, quizá hubiésemos llegado más lejos. Sabemos que la Liga es sumamente complicada y en Europa también pelearemos con todas nuestras armas para llegar lo más lejos. Es difícil y lo aceptamos. Somos conscientes de que si queremos hacer algo grande, tenemos que dar un 110% de nuestras virtudes. Y esperemos que todo vaya encaminado y la gente nos acompañe. Y la salud también.

- ¿Cree que están preparados para mantener el rimo del año pasado en las tres competiciones?

- Va a ser difícil, pero necesitamos de todos, no solo de los once que salen a jugar. También de los que vienen de fuera, de los chicos del Sanse, de todos. Necesitamos que todos den el 110% porque si no, no nos va alcanzar para ninguna de las tres competiciones. Y queremos lograr algo grande.

- ¿Qué recuerdos le trae volver al mismo lugar en el que comenzó su etapa en la Real?

- Muy buenos. Era mi primera experiencia en Europa. Todo era nuevo. Pasé una semana encerrado en Amsterdam. Parecía que estaba preso, no podía hablar con nadie, pero a partir de ahí todo fue a mejor.

- ¿Qué imagen guarda de aquel día?

- Me acuerdo de la primera vez que los vi a todos. Fue en la sala de vídeo y estaban mirando un partido de la Europa League. Yo tenía 21 años y volver a este hotel me trae muy buenos recuerdos.

- ¿Quién fue el primero con el que se cruzó?

- Recién entré por la puerta vi que estaba sentado Zubikarai en unos de estos sillones. Yo no conocía a casi nadie pero él fue el que se levantó y me saludó. El resto de los chicos estaban viendo el partido o en la sala del físio.

- Recuerdo su primer entrenamiento bajo una fuerte lluvia...

- La semana que estuve en Amsterdam hasta que se cerró mi pase hizo muy buen tiempo y en mi primer entrenamiento, va y llueve. Fue un adelanto de lo que se me venía encima luego en San Sebastián.

- Tenía temor a cómo se adaptaría al fútbol europeo, ¿qué tal ha ido?

- El primer mes veía pasar las pelotas y no agarraba ninguna. Era sorprendente la velocidad con la que jugaban aquí y la potencia con la que pateaban el arco. A medida que fui entrenando me adapté y he ido progresando como arquero.

- Su debut no fue nada sencillo, ya que cayó lesionado en aquella triste tarde de Krasnodar...

- Es verdad. Primero la semana que estuve en Amsterdam a la espera de incorporarme a la Real y luego esa lesión en Krasnodar el día que caímos eliminados de Europa. No pasé dos buenos meses, pero a partir de diciembre de 2014 empecé a jugar y todo ha ido muy bien.

- Le costó parar su primer penalti y eso que venía avalado por una buena fama en Argentina...

- Son cosa de rachas. La pasada temporada me lanzaron cuatro al principio y no me metieron dos de ellos. Hay que mejorar en todos los aspectos. En no quedarnos descompensados cuando atacamos, en que no nos hagan tantas contras... Son muchos aspectos a mejorar.

- La pasada campaña estuvo once partidos sin encajar pero recibió muchos goles, ¿qué meta se marca para esta?

- Hay que intentar bajar esa cifra. Los rivales ya saben la manera en la que lastimarte y tienen buenos jugadores, pero nosotros debemos intentar frenarles. Hay que progresar para hacer una mejor temporada.

- ¿Qué le dijo Sampaoli en su primer convocatoria con Argentina?

- Me dijo que tenemos la suerte de tener el mejor cuatro de la Liga, Illarramendi. Muchos compañeros de la selección me dijeron que jugamos muy lindo y que les gustaría jugar con nosotros, pero el presupuesto creo que no llega -risas-. Tener un estilo y una identidad es muy apreciado fuera de la Real. Para mí es importante hacerlo bien esta temporada porque me he visualizado muchas veces defendiendo la portería de Argentina en el Mundial pero somos 50 millones de habitantes y está difícil ser el primer portero de la selección.

Más

Fotos

Vídeos