Asier Garitano: «En un mismo partido deberíamos jugar de tres formas diferentes»

Asier Garitano, entrenador de la Real Sociedad. / LOBO ALTUNA

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Asier Garitano (Bergara, 1969) apuesta por la exigencia entre semana para poder rendir al máximo en los partidos del domingo. «Para mí lo más importante es lo que se hace de lunes a sábado. Es lo que me marca. Una vez que acabe el partido del domingo, cojo los apuntes, los tiro a la basura y empezamos de nuevo el lunes», asegura. No cree en los sistemas de juego ni en los dibujos: «Un domingo jugaremos a una cosa y el siguiente a otra. Y me gustaría que en el mismo partido pudiéramos jugar a tres cosas diferentes». El nuevo técnico está entusiasmado: «La Real es un club grande, siempre lo ha sido. Lo he visto desde fuera y ahora lo confirmo desde dentro».

- ¿Qué le parece el nuevo Anoeta?

- Lo vi el día que jugamos con el Leganés ante la Real, el 12 de mayo, y lo volví a ver el día que firmé el contrato, el día 24. Pensé que había caído una bomba. Me impactó lo que se había avanzado en apenas dos semanas. Intuyo lo que puede ser y me encanta. Va a ser una pasada porque nos va a permitir tener cerca a la gente.

- ¿Cuánto influye acercar el aficionado al terreno de juego?

- Es fundamental.

- ¿El equipo suma más puntos con la gente cerca?

- No sé si son puntos, pero para el jugador de casa no tiene nada que ver. Esa cercanía de la gente, de tú gente, nos va a hacer más fuertes sí o sí.

«El nuevo Anoeta va a ser una pasada; para un equipo es fundamental tener a la gente encima»

- He empezado por preguntarle por Anoeta porque considero que la figura del entrenador es fundamental en un momento como éste en el que hay que tratar de ganar aficionados para el nuevo campo. ¿Es Garitano quien puede liderar este cambio, el que enganche al aficionado?

- Es lo que quiero. Busco que el equipo represente a Gipuzkoa, a su gente. Hay que intentar que el guipuzcoano se sienta cada vez más partícipe de su equipo, de la Real Sociedad. Es el objetivo. En Leganés fue sencillo de conseguir porque desde que llegué siempre fuimos dando pasos adelante y la gente se enganchó. Aquí espero lograrlo, sé qué significa la Real, y es lo que quiero. La gente es parte fundamental para decidir adónde puede o quiere llegar un equipo. Hacerles partícipes, tenerles más cerca en el nuevo Anoeta, nos va a ayudar a conseguirlo.

- ¿Se identifica con la nueva corriente de entrenadores, encarnada en la figura de Ernesto Valverde, por ejemplo, que llama a las cosas por su nombre y maneja las situaciones con naturalidad?

- (Se encoge de hombros) Siempre he sido así, es mi personalidad, y no voy a cambiar. Soy un tipo humilde, con un lenguaje cercano, pero con más ambición que nadie, por eso estoy aquí, para pelear con los mejores.

- ¿Palpa que la Real está en un momento importante de su historia reciente por la inauguración del nuevo estadio y porque es ahora cuando hay que subirse al carro de los grandes clubes, por aquello del reparto de los ingresos derivados de los derechos televisivos?

- La Real es un club grande, siempre lo ha sido. Lo he visto desde fuera y ahora lo confirmo desde dentro. Y no solo eso, sino que cada vez mejora, quiere seguir creciendo y no se conforma. Todas las ideas van encaminadas a poder estar más cerca de los mejores. Me siento identificado. Pero cuidado, no vale solo con hacérselo creer al jugador sino que hay que hacer partícipe también a la gente. Soy consciente de que tendremos que ser nosotros los que les vayamos dando.

«Tengo las ideas muy claras. No voy a ser diferente a lo que me ha hecho llegar aquí»

- Me suena a discurso a largo plazo cuando en el fútbol, por desgracia, el resultado del domingo condiciona todo.

- No creo en el largo plazo.

- Entonces...

- El largo plazo es una consecuencia de lo que se hace en el día a día.

- ¿El manido 'partido a partido'?

- Ni eso: día a día. Para mí lo más importante es lo que se hace de lunes a sábado. Hay que ser capaz de competir entre semana para jugar el domingo y no al revés. Y eso da luego la posibilidad de estar con los mejores a medio-largo plazo.

- Así que a usted mejor no hablarle de ciclos de partidos o picos de forma en el transcurso de una Liga.

- No, no, no. Sólo pienso en el primer partido. Queremos llegar en las mejores condiciones al primer partido y una vez que acaba el primer partido, buscaremos la mejor calidad del siguiente día para llegar bien al segundo partido. En todo lo demás, no creo.

«Los jugadores dicen que entreno mucho; siempre digo que para mí no hay días ni horas»

- Por eso, por lo que hemos visto en el Leganés, no tiene ningún problema en sentar a un jugador que viene disputando los últimos cinco partidos y darle la oportunidad al que no está jugando.

- A los jugadores les suele chocar al principio actuar así, pero nos ha funcionado porque hemos tenido una idea clara: sabíamos quiénes éramos, qué queríamos conseguir y con quiénes competíamos. Se trata de hacer ver a los jugadores qué quieres lograr y que todos estén convencidos sin tener la tentación de coger atajos.

- Pero hoy en día es difícil encontrar jugadores que no frunzan el ceño cuando se les dice que no van a jugar un determinado partido.

- Alguna vez ya me lo han dicho, pero hasta la fecha nunca he tenido problemas con ningún jugador.

- ¿Cómo lo consigue?

- Yo me creo lo que veo.

«Creo en los espacios, en atacar los puntos débiles del rival y #no en los sistemas»

- ¿A qué se refiere?

- A lo que veo entre semana, eso es lo más importante para mí. Una vez establecidas unas pautas, los jugadores han respondido bien y han competido bien. Sé que no es lo mismo entrenar en la Real que en otros sitios, pero todo depende del convencimiento de los jugadores, de hasta dónde quieren llegar. Yo soy muy claro: les planteo qué vamos a hacer, por qué y adónde queremos llegar. A partir de ahí mi pregunta es clara: ¿Estamos o no estamos? Si aceptan las pautas, no me vale que a mitad de temporada... (pone cara de enfado) Si estamos, estamos.

- He tenido la sensación en los últimos tiempos de que hay cierta tendencia del jugador de Zubieta a acomodarse. Hay jugadores que saben por sistema que van a jugar el domingo hagan lo que hagan entre semana.

- No sé qué ha pasado hasta ahora pero si ha sido así puedo asegurar que eso se ha acabado. Si la Real me ha firmado supongo que es porque sabe lo que puedo hacer. Insisto en que yo me creo lo que veo en el día a día. El jugador tiene que sentir y ver que es así. Creo en ello, lo he hecho siempre, es lo que me ha traído a la Real y no voy a cambiar. Tengo las ideas muy claras. No voy a ser diferente a lo que me ha hecho llegar aquí.

«Me gustaría que en el mismo partido pudiéramos jugar a tres cosas diferentes»

- ¿Qué número de jugadores piensa tener en la plantilla para tratar de tenerlos a todos enchufados?

- Veintiún jugadores más tres porteros, más o menos.

- ¿Los jugadores desayunarán y almorzarán en Zubieta?

- Eso no va cambiar. Zubieta da muchas posibilidades.

- ¿Es partidario de hacer dobles sesiones de entrenamiento?

- Sí, en algunos momentos de la temporada.

- ¿Y sesiones específicas por líneas?

- También.

«Soy un tipo humilde y con un lenguaje cercano, pero con más ambición que nadie»

- Me preocupan los jugadores que han subido al primer equipo en los últimos años y no terminan de tener minutos con regularidad. ¿Va a hacerles un seguimiento especial?

- Hay que ver la respuesta de ellos. Si no han jugado será por algo. ¿Qué han dado en el día a día? Hay que tener presente que el nivel de los jugadores de la Real es alto y no es fácil hacerse un hueco. Pero insisto: lo que pase el domingo es una consecuencia de lo que pasa del lunes al sábado. Es lo que me marca. Una vez que acabe el partido del domingo, cojo los apuntes, los tiro a la basura y empezamos de nuevo el lunes. No porque un jugador no haya jugado un domingo significará que no vaya a jugar tampoco en el siguiente. Yo voy a muerte con los míos. No voy a tener ninguna duda de los jugadores que voy a tener. Les exigiremos todo lo que se pueda y más. Mi sensación es que la respuesta va a ser buena porque hay talento en la plantilla.

«Busco que el equipo represente a Gipuzkoa y que la gente se sienta partícipe del club»

- ¿Va a cerrar las puertas en los entrenamientos?

- Nunca lo he hecho, menos en alguna situación puntual. Tengo que ver cuánta gente se puede acercar un día normal a Zubieta entre semana. En Leganés apenas teníamos movimiento de gente, pero yo sí quiero hacer partícipe al aficionado de la Real. No sé si será mejor o peor, pero es lo que he hecho siempre.

- ¿Qué duración aproximada tienen sus entrenamientos?

- Los jugadores dicen que entreno mucho. No sé. Siempre les digo lo mismo: para mí no hay días y horas. Igual tengo intención de hacer una sesión de una hora y si no me gusta lo que veo igual la alargo a dos. Conmigo los jugadores saben cuándo empiezan pero no cuándo acaban.

- He leído en alguna entrevista que usted confesaba no saber cuál es su fútbol. ¿Lo sabe ya?

- Sigo sin saberlo. Cuando me preguntan a qué juego siempre respondo igual: un domingo jugaremos a una cosa y el siguiente a otra. Y me gustaría que en el mismo partido pudiéramos jugar a tres cosas diferentes.

- Eso mismo ya lo sufrió la Real en el partido que jugó en Leganés...

- (Sonríe).

- Así que preguntarle por su sistema de juego parece absurdo.

- Es que no creo mucho en los sistemas y sí en otras cosas.

- ¿En qué cree?

- En intentar dar al equipo una capacidad para poder jugar de diferentes formas: presionar alto cuando interese, presionar bajo para poder salir después, dominar el juego directo... No se pueden jugar todos los partidos de la misma forma. Creo en los espacios y no en los sistemas o dibujos.

- ¿En los espacios?

- Veremos dónde es más débil el equipo contrario y trataremos de atacar esos espacios, y viceversa.

- ¿Encuadra ahí la incorporación del ayudante Rubén de la Barrera?

- Quiero rodearme de gente especialista. En Leganés, aunque los resultados han sido buenos, seguro que he fallado en algo y tengo que mejorar en algunas situaciones. Quiero tener gente que me ayude a tener otro punto de vista. Otra cosa es la estructura de trabajo: ahí no hay tu tía.

- ¿Qué jugador, qué demarcación, marca a qué juega en cada momento su equipo?

- Me marca el equipo, su mentalidad, la idea, el hambre que tenga. Por eso es tan importante el trabajo diario. Quiero que mis jugadores compitan entre semana para luego jugar, y no al revés. Hay más de un jugador que me ha dicho 'Asier no te preocupes, yo entreno a mi ritmo, pero luego compito como el mejor'. Ese conmigo no juega. La exigencia entre semana tiene que ser grande porque si un jugador no está habituado a competir por todo entre semana luego no va a poder ofrecer su mejor nivel el domingo. Podrá hacerlo una vez pero no muchas más. No me valen los que se entrenan a medio gas.

- Quizás lo puede hacer Messi y algún otro superdotado...

- Pero es que Messi en el día a día también es el mejor. Seguro que cuando participa en un rondo es el mejor, cuando hace una posesión su equipo tiene que ganar y cuando tiran a portería, es el que más goles mete. Eso hace de lunes a sábado; luego llega el domingo, y también es el mejor.

- ¿Si empezara hoy la Liga tendría jugadores para competir con garantías?

- Sí. La Real, hoy, tiene jugadores muy buenos en todos los puestos. Vengo de Leganés, donde cada año teníamos que firmar doce-trece jugadores. Si me hicieran esta pregunta en Leganés contestaría que me faltan unos cuantos a estas alturas. El año pasado, por ejemplo, no tenía ni portero, así que no hubiera podido empezar la Liga. En la Real, con los jugadores que tienen contrato, hay un buen equipo. ¿Equilibrado? En algunas situaciones hay que equilibrarlo más.

- ¿Cuáles?

- Laterales derechos hay un porrón, Odriozola, Joseba (Zaldua), Gorosabel; más problemas ha habido en la Real en el centro de la defensa y por eso han llegado diferentes jugadores en los últimos años; en el lateral izquierdo Kevin; en el centro del campo Illarramendi, Zurutuza, Pardo, Igor, viene Guevara; en situaciones de banda quizás andamos un poco más justos. Debemos equilibrar esas tres-cuatro-cinco cosas.

- ¿Y si vienen a por alguno de sus jugadores? Odriozola, Willian José...

- No merece la pena entrar en suposiciones. La Real, en cualquier caso, está preparada para reaccionar.

- ¿Se entenderán Olabe, un profesor del fútbol, y usted, alguien terrenal?

- Roberto es Roberto. Cuando hemos hablado él como Real Sociedad y yo como entrenador de hacia dónde tienen que ir las cosas hemos coincidido en muchas cosas, así que no va a haber problema. Si no, no estaría aquí.

- ¿Por qué ha decidido quedarse en Zubieta en pretemporada y no hacer concentración en el extranjero?

- Hemos estado viendo sitios y al final, para la idea de trabajo que tengo, creo que en Zubieta vamos a estar mejor que en ningún sitio. Jugaremos siete-ocho partidos amistosos.

- ¿Cuánto condiciona jugar los tres primeros partidos de Liga lejos de casa debido a las obras de Anoeta?

- No es lo mejor. Es raro. Este año le pasó al Atlético, lo hablé con el 'Cholo' (Simeone) y me dijo que cuesta. No podemos hacer nada para cambiarlo, así que habrá que adaptarse.

- ¿Nos vamos a divertir con la Real de Garitano?

- No sé. La gente, igual que nosotros, se divierte si se gana. No he visto a nadie contento después de perder. Muchas veces me decían en Leganés 'no habéis ganado, pero habéis dado buena imagen'. ¿De qué vale eso? El fútbol profesional son resultados, cuenta ganar y yo quiero competir con todo el mundo, poner a la Real cuanto más arriba mejor. La intención es jugar bien porque vamos a estar más cerca de ganar, es clarísimo.

- ¿Qué piensa cuando escucha que el presidente Aperribay le hubiera hecho un contrato vitalicio?

- Entiendo el mensaje. Hay un dato contundente: en los últimos veinte años han pasado por la Real veintidós entrenadores. Es la leche que el presidente tenga tanta confianza en mí, pero lo que cuenta es ganar. Si no lo haces, da igual que tengas un contrato indefinido.

- Usted llevó al Leganés a semifinales de la Copa eliminando al Real Madrid. ¿Llegará a igualar o mejorar eso con la Real?

- Nada me gustaría más. Pero para eso hay que pensar como en Leganés: desde la primera eliminatoria ante el Valladolid el objetivo que puse a los jugadores era ganar la Copa. La mentalidad era esa. Sabía que en la Liga, con el Leganés, es muy difícil competir ante los grandes, pero en una situación corta, en una eliminatoria, podíamos pelear con cualquiera. Ganamos al Valladolid, Villarreal, Madrid y perdimos ante el Sevilla. No puedo decir que vamos a ganar la Copa, pero seguro que vamos a competirla desde la primera ronda con mentalidad de ganar sea cual sea el rival.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos