Ganar tiempo al tiempo

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Con la marcha de Eusebio y el nombramiento de Imanol como técnico del primer equipo hasta final de temporada, el Consejo persigue la intención de anticiparse al futuro y recuperar el ánimo de una deprimida plantilla que desde octubre solo ha sido capaz de sumar más puntos que los cuatro últimos de la tabla: Levante, Deportivo, Las Palmas y Málaga.

La primera misión del oriotarra es la básica de cualquier entrenador: ganar partidos. Ahora mismo no está garantizada la permanencia y hay que hacerlo cuanto antes para no sufrir ningún susto al final. Y no será fácil, porque la Real colecciona por derrotas sus visitas a Ipurua, después llega un Girona que sueña con Europa, hay que viajar a Las Palmas para medirse a un rival con el agua al cuello y posteriormente es el Atlético el visitante de Anoeta. Por referirnos a los cuatro primeros envites. Un estreno potente para un entrenador sin experiencia en la elite.

La Real, como dijo su presidente, se juega dar una buena imagen en estas nueve jornadas pero también su futuro. Hay muchos jugadores cuya situación para la próxima temporada no está nada clara y convendría que se trabajase bajo una idea de club más que de equipo. Si hay futbolistas que no van a seguir sería bueno que no ocupasen el sitio de otros que sí podrían continuar, siempre que tengan el mismo nivel, por supuesto. Que ya sé que hay que ganar partidos.

Ahora mismo uno no sabe si Kevin está descatalogado o no, si Guridi es una alternativa real para el centro del campo, si Bautista puede ser el nueve de la Real algún día, si Agirretxe y Carlos Martínez volverán a ser los que eran, si alguien cuenta con Pardo, si Juanmi va a dejar de ser el jugador número doce, si Januzaj jugará algún día dos partidos seguidos después de haber sido el fichaje-estrella de la temporada... Por no hablar del futuro de Prieto, Canales o De la Bella, por mucho que le quede un año más por delante. Incógnitas que sería bueno resolver para perfilar de la mejor manera posible la próxima campaña, no vaya a ser que se repitan los mismos errores y nos encontremos con otra plantilla de 25 efectivos sobre el papel pero de solo catorce hombres sobre el campo.

El caso es que ahora no hay un director deportivo que tome esas decisiones y que sugiera al entrenador el camino a seguir. Imanol confesó ayer que el club le ha dado «carta libre» para hacer y deshacer, pero convendría que sus decisiones respondiesen a una lógica más amplia que la de hacer un once cada domingo. Porque si no, la maniobra de destituir a Eusebio no habrá servido para nada.

Será curioso también comprobar con qué sistema juega Imanol. La Real tomó el 1-4-3-3 en sus tres primeros equipos con la llegada de Eusebio para adaptarse al dibujo del lasecano y ahora que se ha ido sería llamativo que se mantuviese. Especialmente cuando Imanol dispondrá de dos buenos delanteros para jugar juntos, como Willian José y Juanmi, y no tiene extremos específicos para ese 1-4-3-3.

Por todo esto necesita la Real firmar cuanto antes al nuevo responsable deportivo. Porque el proyecto de esta temporada caducó el pasado domingo y desde ya hay que saber hacia dónde nos dirigimos. Recuerdo que Nihat parecía un bulto sospechoso en la banda y de delantero marcó una época.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos