El frontón y los amigos para desconectar

A pesar de haber trabajado tantos años fuera de casa, Garitano «nunca» ha perdido el contacto con sus amigos. «Siempre que podíamos nos acercábamos a Butarque y luego hacíamos una comida o cena. Si venía él a Bergara, íbamos a la sociedad. En los fogones no le he visto, pero sí tiene buen saque», cuenta Unzurrunzaga. Tras su fichaje por la Real, Garitano «seguro que busca» tiempo libre para su otra afición: la pelota. «Cuando llega el parón de la Liga en Navidad, siempre aprovecha para asistir el día 25 al Astelena de Eibar. Es una tradición para él. Siempre ha sido 'Irujista' y ahora también sigue a nuestro paisano Beñat Rezusta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos