Real Sociedad

Florentino, ¿y de esto qué hay?

Willian José y Agirretxe se lamentan de una ocasión fallada. /J.M.L
Willian José y Agirretxe se lamentan de una ocasión fallada. / J.M.L
Cinco penaltis

La actuación del árbitro desluce una noche en la que la Real nunca se encontró a sí misma porque el Real Madrid se mostró superior y jugó con doce

ÁLVARO VICENTE

  • 1

El colectivo arbitral, «claramente mejorable»...

Sé que para cuando llegan a esta columna tienen una opinión más que fundada de la actuación de Iglesias Villanueva, pero me resulta inevitable acordarme hoy del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, cuando hace unos días decía que el trabajo del colectivo arbitral de la Liga era «claramente mejorable». Se me ponen como escarpias.

  • 2

Cómo y cuándo un árbitro es decisivo

Porque un árbitro puede estar desafortunado una tarde, el mejor escribano echa un borrón, pero lo de Iglesias Villanueva lleva a pensar que fue premeditado porque hizo de un partido de guante blanco, una carrera de obstáculos para la Real y un jardín para el Madrid. Fue determinante en el desarrollo porque Mayoral hace falta a Llorente en el inicio de la jugada del segundo gol cuando la Real había empatado y podía dar un paso adelante. Árbitros como este que saben cuándo ser decisivos supongo que son los que quiere Florentino.

  • 3

Sin ayuda, el Madrid, superior en el centro

El Madrid no necesitaba la ayuda del árbitro porque desde el primer minuto demostró ser superior a la Real y lo normal es que se llevara la victoria. Fue capaz de quitarle el balón a la Real como hace mucho no se veía en Anoeta. Desde que pasó el Sevilla en la pasada temporada no recuerdo algo igual. Los blancos desarmaron el centro del campo de la Real, siempre fueron uno más, y por ahí se empezó a poner cuesta arriba.

  • 4

La Real persigue sombras hasta el minuto 27

Hay un dato que refleja las dificultades que tuvo la Real para ser ella misma: no fue hasta el minuto 27 cuando consiguió enlazar una posesión larga y los diez jugadores pisaron el campo del Madrid. Los blancos lograron desactivar a la Real en la primera media hora. En la segunda parte las fuerzas se igualaron algo más, pero a la Real le siguió costando pisar el área rival con peligro.

  • 5

Que sirva de lección para el futuro

Seguro que esta derrota, la forma en la que se produjo, con Illarra y Zurutuza desactivados y con Januzaj y Canales descolgados, va a permitir a Eusebio descubrir una verdad que no conocía hasta ayer. La Real murió con las botas puestas y solo por eso merece el reconocimiento. Una lástima que hoy escribamos poco de fútbol.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos